Inicio
 
 
 
¡18 de julio!
Juan Chicharro Ortega
Presidente Ejecutivo de la FNFF
  
 
Escribo cuando aún resuenan en mis oídos las palabras del Presidente del Gobierno, Sr. Sanchez, esta mañana, en el Congreso anunciando la inminente exhumación del Generalísimo Franco del Valle de los Caídos. Sí, resuena en mis oídos el odio profundo con el que las ha pronunciado. Me pregunto de donde habrá arrancado ese odio tan visceral que sin duda le corroe el alma desde hace tiempo. A él y a sus correligionarios. Hombres y mujeres jóvenes que ni por asomo sufrieron jamás ningún tipo de privaciones por la sencilla razón de que son pequeños burgueses que ni siquiera habían nacido cuando murió Franco. Son personas, en muchos casos, incluso, herederos de sangre de otros que por aquellos tiempos estaban instalados cómodamente en el régimen. ¿Hará falta que lo demostremos tirando de lo que llaman “dossieres”? ¿de dónde les nace este odio? O, aún más, esta frivolidad, puesto que se puede asegurar su absoluto desconocimiento de los sufrimientos que provoca cualquier guerra. Sí, he llegado a la conclusión de que son simplemente unos frívolos poseídos de una falsa verdad que nos quieren imponer por la fuerza a los demás. 
 
El 18 de julio de 1936 más de media España se alzó en armas para defender la integridad de nuestra Patria y las raíces cristianas de nuestra nación ante la inminente revolución comunista que amenazaba la propia existencia de España. Y por desgracia sobrevino una cruel guerra civil en la que sufrió toda una generación.  
 
Hoy, cuando ya parecía que las heridas de aquella guerra estaban curadas gracias a la sabia decisión de quienes sí habían sufrido la misma y que decidieron que nunca más se volviera a producir algo similar, aparecen en nuestro espectro político unos iluminados que nos quieren retrotraer a las mismas desgracias de aquellos aciagos días. Afortunadamente muchas son las diferencias entre la España de hoy y la de entonces y gracias en muchos aspectos a que de aquel 18 de julio surgió una inmensa clase trabajadora propiciada por un régimen que se dedicó bajo la capitanía de Franco a transformar socialmente España. Hoy es imposible que se produzcan hechos similares a los de entonces salvo que estos politicastros de casta propicien situaciones nada deseables. 
 
Una de sus primeras medidas “estrella” será, según sus palabras, la exhumación del Generalísimo Franco como punto de partida para con posterioridad desacralizar el Valle y si pueden volar o dinamitar la propia Cruz como último objetivo. Así lo han expresado explícitamente. No nos engañemos. Este es el plan. Y esperemos que la propia Iglesia Universal, que tiene mucho que decir en este abyecto plan, lo impida entre otras muchas razones por el recuerdo debido a quien fue su benefactor y a quien deben su existencia, amén de que no querrá contribuir a la desafección de millones de españoles vaciando aún más las iglesias de lo que ya están.  
 
Sí, este es un 18 de julio especial. España se juega en estos momentos, una vez más, su existencia como nación cristiana. 
 
En estos momentos el Gobierno seudo marxista de España pretende gobernar contra una inmensa mayoría de españoles a los que desprecia y a los que pretende herir profundamente en sus sentimientos. 
 
Yo escribo sin odio alguno; de hecho no lo siento en absoluto, aunque, eso sí, me invade un sentimiento de pena por estos gobernantes sectarios y totalitarios. Unos gobernantes burgueses que, una vez logrado el enfrentamiento social que están propiciando, volverán a sus “dachas”de verano en sus buenos coches y disfrutando de la buena vida de la que gozan gracias al sistema que pretenden destruir y al que le deben todo. Un sistema que nació de la ley a la ley desde el franquismo que nació un 18 de julio de 1936 y que se transformó a través de la Constitución del 78.  
 
Y termino dejando mi pluma a un hombre de la generación actual, que nos escribe desde la perspectiva de la distancia - vive en los EEUU - ingeniero de caminos y que cree en el futuro de una España alejada del marxismo bolivariano al que nos quiere llevar el Sr. Sánchez y sus apoyos comunistas.  
 
 
Llamada al Alzamiento de la Verdad
 
Alfonso Chicharro y Aznar
 
6.03 am de la mañana a punto para salir a trabajar como todos los días de lunes a viernes, cumplir mis obligaciones y dar lo mejor de unos mismo, por tus ideales y por tus principios. Son estos últimos los que muchas veces uno se pregunta cuales son y donde se encuentran. Dónde están esos ideales que venían representados en las canciones, en los poemas, en las lecturas….; que han sido de esos principios que hace hoy de la persona un sustento para la felicidad de las familias. Que es lo que ha ocurrido desde hace pocos años hasta estos días.
 
Hoy no existe un mayor sufrimiento físico que hace 40 años, por suerte; sin embargo existe un sufrimiento psicológico, moral, social e incluso religioso. Hoy muy poca gente se siente segura, ni dentro de sus propias familias, ni en su propio país, ni con la presencia de nuestro querido Padre del cielo.
 
Hoy como en el 1936 hace falta un movimiento revolucionario, muchos se sorprenderán a que me refiero. El movimiento que me refiero es a la vuelta de los grandes ideales y principios que hacen verdaderamente feliz a la persona, donde el hombre se siente dignamente hombre y la mujer se siente dignamente mujer.
 
Esos principios donde prevalece la educación, la formación cultural, la elegancia y buenos modales. Que han sido de esas personas que eran elegante hasta en lo más mínimo, que han sido de esos días en los que no valía todo, al contrario, el esfuerzo hacia que todo valiera.
 
Hoy desde este minúsculo artículo llamo a un nuevo alzamiento, al alzamiento de nuestras familias, de ser siervo del que nos rodea, del que nos necesita, alzamiento a la lucha por el encuentro de la verdad, la verdad que nos hace libres y nos hará felices. Si hoy estas sufriendo es porque no conoces la verdad. Alzaros de nuevo ante la denigrante situación que viven nuestras familias. Quien, en su propia familia, por mucho que piense o crea que están bien no ha visto desgarros de sufrimiento; quien no, que tire la primera piedra.
 
España y su gente han sido una nación de grandes ideales, no hay país que tenga tan grandes sus ideales como los de España y no hay gente que más los desaproveche que los propios españoles. Uno de los grandes alzamientos en España debe ser volver a respetar, valorar, restaurar la grandeza de nuestra patria, de nuestras familias, de nuestra fe, de la figura tan importante de un padre, de la figura tan esencial de una madre, de aquellos que sirven a nuestra nación de la manera que lo hicieran, de aquellos que dieron su vida por el futuro de una Nación que hoy más que nunca está necesitada de valientes, de gente sin miedo, gente de fe, fe en la grandeza de nuestro país, fe en la lucha por la verdad y fe por el encuentro personal que todos y cada uno de nosotros tendrá al final de su vida con El. No tengáis miedo, alzaros y triunfareis. Volved al espíritu de la marcha, jamás diréis que estáis cansados, no te quejes de la fatiga, ni del dolor, ni de hambre, ni de sed, cumple con tu trabajo, rinde al máximo, día y noche, respeta la vida desde su concepción sin excepción; cuida, respeta y protege a tus ancianos. Amigos, luchemos por la superación, no habrá obstáculo grande que no puedas superarlo, cuanto más vulnerable sea tu vida, mientras luches por la verdad, por los ideales de grandeza, mayor será tu honor. No quieras reconocimiento en la tierra, pues ahí se quedaran, búscalo en el más allá, búscalo después de la muerte, donde el hombre será hombre y la mujer será mujer. Ante la caída levántate, acuérdate de siempre pedir perdón, y de perdonar, se agradecido hasta en lo más mínimo, sonríe ante cualquier dificultad, y llora cuando haya que llorar, pero nunca abandones el camino de la verdad.
 
Hoy comienza un nuevo alzamiento. El alzamiento de los españoles unidos frente a los españoles que quieren dividir, el alzamiento de los hombres de palabra frente a los poderes de la palabrerías, hoy comienza la lucha de la verdad frente a la mentira, hoy comienza la lucha y encuentro de la felicidad frente a los que quieren implantar el sufrimiento, hoy comienza la lucha del amor entre españoles frente al odio de los intereses. Alzaros y triunfareis. España, al final, siempre triunfara.
 
Hoy escribo esto en honor a los principios e ideales que se me han transmitido de generación en generación, hoy escribo en la Fundación Nacional Francisco Franco, en honor a los ideales y principios que gente de bien tuvo que defender ante la decadencia imperante de una época difícil para nuestros antepasados, hoy escribo esto ante la decadencia que vivimos actualmente en nuestra sociedad, hoy escribo esto en honor a mis dos abuelos que lucharon por la verdad; hoy escribo esto por el orgullo que tengo de que el Presidente Ejecutivo de la FNFF luche por la verdad, hoy escribo esto por mi padre hombre con grandes principio e ideales que con su ejemplo me ha ensenado el camino de la verdad.  
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía