La Voz de Hispanoamérica
 
 
 
Chile: Ataques a la libertad de expresión
El pasado diez de junio, miles de leales al general Pinochet se reunieron en un teatro con objeto de hacerle un homenaje. Grupos de izquierdistas se concentraron alrededor del mismo, atacando y violentando a cuantos pretendían acudir al acto, impidiéndoles sus derechos a la libertad de reunión y expresión mediante la violencia marxista. A continuación reproducimos una carta de una asistente.

 
Queridos amigos:

Les comento lo siguiente..de mi viaje a Santiago el 10 de junio.

Llegué desde Chillán al Caupolicán a las 8 de la mañana, había un cordón de carabineros, con mi credencial de la Fundación Presidente Pinochet pude ingresar sin problemas. Ahí a cada rato se metían los marxistas y trataban a agredir a quien fuera en una acción flash. Carabineros en todo momento vigilante y siendo agredidos por los defensores de la libertad y los derechos humanos. No dejaron entrar a nadie a partir de las 9,30. Golpearon a mucha gente que no dejaron entrar. Había delegaciones que venían de Antofagasta y otras ciudades que fueron agredidos y no llegaron: miles de personas.

Los periodistas se dedicaron a entrevistarlos a todos ellos. y solo seguían con sus cámaras a cualquiera que se moviera más fuerte, especialmente a los rojos terroristas. Los camarógrafos provocaban con sus desplazamientos y ligereza con cámaras que se avivara la cosa.. no ayudaban a nadie. Solo querían ver sangre. Azuzaban a mi entender...

Cuál sería mi sorpresa que al salir del teatro Caupolicán, no lo podía creer, estábamos rodeados por fogatas y cientos de marxistas asesinos tirándonos cuanto objeto se les pusiera por delante. Si estos dementes no hubiesen sido alejados en la medida de las posibilidades por carabineros estas bestias habrían incendiado el Caupolicán con todos nosotros dentro ¡esa es la realidad! Era tanto el odio y su actitud, insultos agresividad que no se llegaba a comprender que esto estuviera pasando en nuestro país.

Después de esperar casi una hora, comenzamos a salir. Carabineros abrió y despejó las calles que eran más fáciles   y nos dejaron como a seis cuadras del teatro, supuestamente más solas y tranquilas. Caminaba protegiendo mi cabeza con mi chaqueta , mientras varios hombres y mujeres lanzaron sobre mí, ladrillos de gran porte y piedras que no se de dónde sacaban: me daba la impresión que eraMaría Magdalena  o una mujer musulman lapidada. Pero seguí, pensé que quedaba poco que caminar. Una mujer me agarró del cuello con sus dos manos y otra   me reventó brutalmente un huevo en mis ojos, quedando cáscara dentro del globo ocular y no podía ver nada, quedando ciega entre esa manada de bestias salvajes que atacaban a, ancianas, ancianos, mujeres especialmente como yo.

Pasaba por ahí una camioneta, y le pedí al señor que me sacara. Subí y me dejó en el metro del parque O¨higgins. No había locomoción. Me fuí al metro y venía una tropa de desalmados arrancando, siguieron de largo y los que los asustaron fueron jóvenes de los nuestros. Una señora me reconoció y vió como estaba, los jóvenes me ayudaron y me sacaron del ojo un trozo de cáscara del porte del una moneda de 10 pesos. Subimos al metro y ellos me fueron a dejar a la estacion escuela militar donde me esperaba mi hija Camila llorando. Todo ha sido una pesadilla .

Esto no ha logrado amedrentarme. Al contrario, me doy cuenta lo mal que ha actuado el gobierno y ha sido sobrepasado por la mal llamada lucha por los derechos humanos y sus manadas de delincuentes y funeros que ganaron con la cantaleta del no. Esa es la gente con la que cuentan los concerta, esa calidad de personas quiere el poder en nuestra patria a través del miedo mantienen a millones de compatriotas de rodillas.

Felicito a la diputada señora María Angélica Cristi por la iniciativa que tuvo ayer en incidentes y promover que se castigue a los funadores (criminales, marxistas asesinos). Dios permita que los senadores y diputados la acompañen en esta lucha y que los metan presos a todos. Siga adelante diputada. No desmaye que Chile y sus mujeres la apoyaremos. No podemos permitir que la mentira y maldad reine nunca más en Chile. ¡Que la sed de venganza del odio marxista llegue al gobierno !

Ah, me olvidaba: habíamos más de tres mil personas en el teatro Caupolicán,, no como dicen los medios de comunicación y hubiese estado repleto si no los agreden los cerdos marxistas prohibiéndoles ingresar.

Buen eso es por mi parte  

Eugenia Aguilar Soto, presidente de la Fundación Presidente Augusto Pinochet Ugarte

Ñuble


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía