La Voz de Hispanoamérica
 
 
 
Chile: Carta al Presidente de la República
 
 
 
SANTIAGO,  19 DE MAYO DE 2013
SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
DON SEBASTIAN PIÑERA ECHEÑIQUE
PRESENTE  
 
   SEÑOR PRESIDENTE:
 
   Dicen que la tercera es la vencida, y como esta es mi tercera carta a su excelencia,  tengo aún la esperanza de obtener una respuesta, por parte suya.
 
   Todas las anteriores han tenido relación con lo que hoy quiero plantear, fundamentadas en hechos reales y concretos.
 
   Coincidentemente  le envié una el 21 de Mayo de 2012, que es una fecha muy importante e histórica,  porque celebramos el día de las “Glorias Navales”, pero que lamentablemente es utilizada para realizar también la cuenta pública al país. No sé si llamarla “cuenta pública” u “ofertones de temporada”, en especial cuando el año es de elecciones.
 
   Sabemos que en esa cuenta pública se harán nuevas promesas, se manejaran las cifras a entera conveniencia y se hará ver al actual gobierno como el mejor de todos.
 
   Es un discurso latero y repetitivo, en especial cuando viene de una persona que no agrada y cuya  palabra empeñada, no tiene ningún valor.
 
   Lo anterior, Usted sabe que lo digo principalmente por las promesas que hizo al sector militar y que no tiene intenciones de cumplir.
 
   Manejar las cifras, estadísticas y encuestas, como acabamos de presenciar con el INE, es algo que aprendieron a hacer tan bien como sus colegas de izquierda, por lo que la confiabilidad en su discurso será nula y de promesas ni hablar.
 
   Pongo como ejemplo el show que montaron con abrazos, bombos y platillos en celebración por la baja en la tasa de delincuencia, hace un par de meses atrás y que ha sido la mayor tomada de pelo, que me ha tocado presenciar en mi vida.
 
   Pero quiero ir al grano y lo que hoy me tiene sentado frente al computador escribiendo esta carta es una situación lamentable, penosa e indignante, que vivió la semana pasada el señor Brigadier don Miguel Krassnoff Martchenco.
 
   Y quiero que sepa de antemano, que esta situación la hemos sentido en el alma, toda la “Familia Militar”, que votamos por Usted en las elecciones presidenciales y que nos tiene amargamente arrepentidos.
 
   Cuando los médicos tratantes, certificaron la muerte cerebral de María Lorena Krassnoff Bassa (Q.E.P.D.), hija de mi Brigadier, éste recibió autorización para ser trasladado a Temuco por 48 horas, para poder despedirse.
 
   María Lorena seguía conectada y con vida, por cuanto esa autorización con plazo, era una invitación a tomar una medida apresurada, para acelerar el triste desenlace, que ningún padre podría jamás tomar con un hijo.
   
   Como esta dolorosa noticia fue  filtrada a la prensa, que lucra con las desgracias ajenas, los angelicales marxistas ya tenían preparado su show de pacíficas funas, a la llegada de mi Brigadier a la clínica, el que tuvo que ingresar por una entrada lateral.
 
   Ante las amenazas de transformar los alrededores de la clínica y posteriormente el funeral en un campo de batalla, y conociendo la cobardía e ineptitud de su gobierno, para garantizar la seguridad, cuando de subversivos se trata;  mi Brigadier Krassnoff en un acto de nobleza, dignas de un Soldado y Cosaco, pidió su inmediato traslado a Santiago, quedando con el dolor más grande que puede sentir un hombre, que es la pérdida de una hija y más encima no poder acompañarla en su despedida.
 
   Situaciones similares ya habíamos visto, durante su gobierno, en los casos del Brigadier don Christoph Willike a quién no se le permitió asistir al funeral de su esposa, o casos como el del Capitán de Carabineros  don Guillermo Cofré, a quién se le negó reiteradamente el indulto pese a su deteriorado estado de salud o el Coronel don  Luis Osorio (Q.E.P.D.), a quién se le negaron los honores militares más el velatorio y posterior misa, en la Catedral Castrense.
 
   Quiero que sepa señor Presidente, que intentaremos aprender de sus amigos de izquierda y aunque no es parte de nuestra formación, seguiremos al pie de la letra el eslogan de ellos “NI PERDÓN NI OLVIDO”, porque cuando se cae en las peores bajezas de nuestra raza  humana, debe haber una reacción y hoy nos está invadiendo la rabia e impotencia de  ser tratados con “odio”, como los peores asesinos, después de haber salvado al país de una guerra civil por culpa de ustedes, los oportunistas, destructivos y nocivos políticos.
 
   Olvídese de la falsa reconciliación entre chilenos. Eso “nunca” podrá ser posible, porque aunque todos los políticos estén alineados y quieran dar una dura muestra a las FF.AA.; que 17  años de prosperidad para el país,  pero de inactividad de ustedes, es un precio que deberán pagar eternamente, para que “no” intenten nuevamente construir lo que la “democracia” destruyó; más aún ahora qué, habiendo saboreado el gusto por el dinero mal habido y fácil, que les otorga el poder acusar ser víctimas de la “Dictadura”, a muchos responsables del quiebre Institucional, éstos tendrán que seguir alimentando el “odio” por siempre y por todos los métodos posibles, a fin de mantener esta lucrativa empresa.
 
   Usted y su gobierno, merecen una condena constitucional por abandono de deberes, porque hacer respetar las Leyes y nuestra  Constitución vigente, no es un “capricho” sino una “obligación”,  compromiso sagrado que por cobardía, no han  querido asumir y cumplir.
 
   Como ni la Constitución y las Leyes son cumplidas por ustedes como autoridad y por el antro político en general, ahora la “moda” es ofrecer “cambios” por cada candidato.
 
   Por ejemplo, la Ley Electoral fija claramente los plazos para las propagandas políticas, pero nadie las respeta y nadie las hace respetar.
 
   Con el ejemplo que ustedes dan todos los días, es imposible pedir ahora el respeto que la autoridad, siempre tuvo.
 
   El señor Brigadier Krassnoff, es un destacado y honorable Oficial superior del Ejército que está privado de libertad en forma “aberrante”, pero al transformarse en un ícono del odio marxista, lo más cómodo para ustedes es mirar hacia el lado y no tomar medidas, porque es lo políticamente correcto.
 
   Lo políticamente correcto es un “asco”, donde se ha vulnerado flagrantemente el Estado de Derecho.
 
   El Juez Comunista Alejandro Solís, condenó más de 20 veces al señor Brigadier Kassnoff, sin haberle tomado “nunca” una declaración. “NUNCA” Señor Presidente.
 
   Este señor Juez de clara tendencia política, nunca había hablado con su “víctima” y ya lo había condenado a más de 120 años de cárcel y digo “víctima” porque está claro que fue Juez y parte, donde no importaba el aspecto legal, sino cumplir con la “venganza” que su partido le exigía.
 
   Eso Señor Presidente se llama “prevaricato” y es un “delito”.
 
   En el mundo entero no se tiene conocimiento de una brutalidad como ésta y de la cual ustedes son cómplices por omisión.
 
   Este juez corrupto debiera estar tras las rejas y sin embargo, dejó el Poder Judicial en gloria y majestad, con honores y grandes ceremonias de reconocimiento por parte de sus socios, donde destacan su partido, el PC., el honorable Terrorista Teillier, las administradoras de la empresa DD.HH., la Jefa de la Oficina  protectora de delincuentes de su gobierno, Lorena Fríes y como broche de oro el mago de la medicina forense mundial marxista, Director del Servicio Médico Legal Dr. Bustos. (Tengo fotos de esta reunión de gran camaradería).
 
   Pero Usted me dirá que los poderes del Estado son independientes y que el Ejecutivo no puede inmiscuirse en materias de otro poder.
 
   Claro, bajo esa premisa el cumplimiento de la Ley  recae en el poder Judicial,  y el gobierno no puede hacer “nada”, cuando frente a sus narices se procesan y condenan personas por casos que están prescritos y amnistiados, por haber transcurrido 40 años, donde las condenas se han afirmado en presunciones y la presunción de inocencia cuando se trata de un uniformado, “no” tiene para qué respetarse, como lo vemos también en los casos de carabineros que primero son dados de baja y después se investiga.
 
   Que lamentable es qué para los casos recientes de Terrorismo y Subversión, ese poder Judicial presuma la inocencia de “todos” los inculpados, aunque se cuente con todas las pruebas necesarias, argumentando siempre la ilegalidad en las detenciones o sobre carga de pruebas.
 
   Me imagino que la independencia de los Poderes del Estado, no dan potestad a una autoridad para actuar a su antojo, al margen de la Ley.
 
   Le recuerdo Sr. Presidente, que solo en su gobierno se han presentado más de 1.200 querellas por casos añejos y prescritos, incluyendo el enfrentamiento donde murió el Terrorista Miguel Enríquez, y para que mencionar los vergonzosos casos donde desentierran personas con una obsesión enfermiza, para retroalimentar el odio hacia el gobierno Militar y tratar de adjudicarle estas muertes, aunque los médicos de la época certificaran los decesos por otras causas. Esto es tristemente parte del millonario “negocio” de los DD.HH.   
 
   De la misma forma en que sus Ministros de Interior y Subsecretario Ulloa, han aprovechado cada espacio en TV, para presentar querellas contra agentes del Estado del Gobierno Militar, pudieron tener la hombría de hacerlo tras las declaraciones del Terrorista Sebastián Larraín, alias Guillermo Teillier, quien públicamente confesó sus homicidios y atentados, pero nuevamente primó lo políticamente correcto, por tratarse de un honorable Diputado de izquierda y ante esto es mejor guardar silencio.
 
   Como nos hubiese gustado que el gobierno elegido con nuestros votos, volcara sus esfuerzos a hacer respetar el Estado de Derecho, como prometió en su campaña y “no” en seguir alimentando la injusticia y el odio por medio siglo.
 
   Hacer justicia en un país donde la “venganza” esta por sobre la “Ley”, es imposible y por tal razón el único camino viable es acudir a un “Tribunal Internacional”, lo cual Señor Presidente, debiera ser motivo de un fuerte cambio de dirección en su actitud, porque esto nos denigra como nación.
 
   Usted que es conocedor de la disciplina del mundo Militar, mantiene una pasiva calma con los atropellos a nuestro sector, pues sabe que no somos un peligro para la estabilidad y que jamás haríamos algo que atente contra el ordenamiento legal, escenario muy conveniente para “no” dar tribuna a nuestras peticiones y en contraste, “si” a quienes son un evidente peligro, como los subversivos y la izquierda, que actúan como veneno en la sociedad, exacerbando el clima de agitación.
 
   Además en este año de elecciones presidenciales, debe pensar que nuestro sector “no” apoyaría jamás a la Izquierda, por lo que la derecha tiene asegurado su voto.
 
   Con respecto a eso debo informarle, que usted nos demostró que entre ambos bandos políticos “no” hay  ninguna diferencia, por lo cual le sugeriría no dar por hecho nuevamente nuestro apoyo, lo que quedó de manifiesto en las pasadas elecciones de Alcalde, con el “Plan Ahora” y que se mantiene vigente.
 
   Señor Presidente Piñera, en Diciembre la “Familia Militar” dirá “basta” en un papel dentro de una urna y su sector pagará la incapacidad que Usted tuvo, de mantener lealtad con quienes lo elegimos Primer Mandatario.
 
   Saluda a Usted                                                                                                     
 
 JORGE TEJOS RODRIGUEZ                                                                   
Oficial de Ejército (R)    
 
 
   PD.: Con el respaldo de los Agricultores tampoco cuente, ya que en menos de un año hemos tenido 4 paros, sin una respuesta satisfactoria y por el contrario, la “ley de seguridad interior del Estado”, que tanto los aterra emplear contra la verdadera delincuencia, ha sido justamente al rubro que alimenta el país, a quien más cerca han estado de adjudicársela. 
 
   También tenemos en la retina el atroz crimen del matrimonio Luchsinger Mackay, junto a las barbaries que viven los agricultores en la zona de guerra de la IX Región, donde diariamente pierden el trabajo de toda una vida, mientras ustedes observan desde su oficina sin reaccionar  y su empleada Lorena Fríes, llega a la zona con un Ejército de protectores de los asesinos.
 
 
Relacionado con este tema, pueden leer el artículo "In memorian de Lorena Krassnof"
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía