La Voz de Hispanoamérica
 
 
 
Chile: Carta de un Oficial del Ejército al presidente Piñera
                                                   
Jorge Tejos Rodríguez
Oficial de Ejército (R)  
 
 
Señor  Presidente de la República don Sebastián  Piñera Echeñique

 
A pocos días de una fecha histórica, donde conmemoramos 133 años, de la gran gesta heroica del Capitán Arturo Prat  y sus valientes Marinos, que dieron la vida por nuestro querido país y sus altos destinos, este  21 de Mayo, en que además su excelencia el Presidente de la República da la cuenta anual de su gestión al país, en un momento de su mandato donde las encuestas tan promocionadas y publicadas, lo sitúan en el porcentaje más bajo que ha tenido un primer mandatario en los últimos 40 años,  me he permitido escribir algunas líneas para expresar lo que sentimos miles de Chilenos y que pueden explicar en algo la situación descrita.
 
Usted ganó las últimas elecciones presidenciales con más de un 51% de los votos y las encuestas en este momento le dan una aprobación de un 24%, lo que significa que más de la mitad de las personas que lo apoyamos, por múltiples razones ahora no lo estamos haciendo.
 
Paradójicamente en su gobierno se han sacado adelante muchos proyectos que durante años fueron solo “proyectos” y se han realizado obras tangibles que podrían hacer pensar que las cosas se están haciendo y haciendo bien. Sin embargo las “opiniones de la gente” (frase muy usada por ustedes los políticos) dicen lo contrario.
 
Puede ser que usted no caiga bien a la “gente” o el trabajo de sus opositores sea magistral y estén produciendo orquestadamente un lavado de cerebro brillante, como sólo ellos saben hacerlo. Lo extraño es que estos adversarios políticos también están bajos en las encuestas con un nivel de aprobación mucho menor  que el suyo, exceptuando a la Señora Bachelet, que después de todo el show mediático del 27 F, donde claramente demuestra una impresionante falta de liderazgo, ella mantiene su nivel histórico de aprobación.
 
Lo que queda clarísimo en todas las cifras es que la clase política está desgastada y muy desprestigiada, y en esto la “gente” no tiene nada que ver. Este desprestigio lo han sembrado ustedes que se olvidaron que la política está para servir a un país y está para gobernar con justicia, y no para servirse a sí mismos,  que es lo que todos  percibimos, porque sólo vemos una politiquería sucia, agresiva, descalificadora y que mantiene un grupo pequeño de la sociedad, lucrando y aprovechándose de los poderes del Estado.
 
No soy analista político ni me interesa serlo, pero como ciudadano chileno, tengo el derecho y deber de hacer presente, hechos que a mí en lo personal, habiéndolo apoyado en las elecciones me tienen  a un lado de la trinchera totalmente contrario al suyo.
 
Soy un  oficial de Ejército en retiro e integro grupos de personas nacionalistas, que creíamos antes de las elecciones, que apoyábamos a un gobierno de derecha republicana, hasta que usted nos abrió los ojos y nos mostró que ésta, es parte del pasado y que lo que queda es más de lo mismo, es decir politiquería populista y demagoga, sin respeto a nuestros valores más fundamentales,  tradiciones e historia.
 
La familia militar a la cual pertenezco y que usted recurrió con falsas promesas de justicia, en momentos en que necesitaba los votos para ganar las elecciones, se encuentra totalmente alineada y convencida de su falta de palabra y a través de sus distintas agrupaciones y redes sociales, han creado diversas formas de hacer notar el disgusto, por lo que consideramos una “traición”, como por ejemplo el “Plan Ahora”, que usted debe tener antecedentes y que no ahondaré  en detalle sobre sus  objetivos  ni su accionar.
 
Personalmente creo que ese 30% que le está faltando para mantener su nivel de aprobación inicial está en nosotros, porque dudo que alguien de izquierda en el país le haya dado su voto o lo haga en el futuro. Sus opositores políticos están detrás de todos los movimientos sociales, que sólo han acarreado odio, caos, saqueos, delincuencia, pérdidas millonarias al país y eso usted lo sabe muy bien.
 
Lo que no logro entender es el por qué de su insistencia y esfuerzos permanentes,  por complacer a una izquierda que es capaz de repetir la historia y llevarnos al infierno como país, con tal de lograr sus objetivos evitando a toda costa,  poder mantener el orden institucional, como tampoco logro entender su desesperada lucha por desprestigiar y destruir al sector que pudo ser su más fiel aliado.
 
Le daré algunos ejemplos que respaldan mis palabras y que nos tienen totalmente desconcertados, haciéndonos pensar  que estamos bajo un 5to. Gobierno de la Concertación o a veces en algunos capítulos negros, al régimen de la Unidad Popular y no en uno de derecha como creímos antes de las elecciones, dejando de lado,  por supuesto, los aspectos económicos que de eso usted parece saber bastante.
 
Para no extenderme demasiado, me remitiré a aspectos específicos que tienen relación con promesas incumplidas, persecución a miembros de las FF.AA., falta de compromiso con nuestra verdad histórica,  su falta de liderazgo y mal asesoramiento. Nombraré solamente dos promesas incumplidas, una tiene relación con la aplicación de justicia al mundo militar y la otra con su slogan “delincuentes se les acabó la fiesta”.
 
En la primera, usted se reunió con más de mil personas pertenecientes a las FF.AA. y de orden, donde sin que nadie se lo haya exigido, prometió que en su gobierno se terminaría con la discriminación que afecta en los tribunales al personal uniformado, garantizando el respeto al debido proceso.
 
Pues bien, usted no hizo lo que prometió, si no todo lo contrario, incrementó en todos los niveles la persecución, el desprestigio y la humillación hacia nuestra familia. S
 
u discurso en el círculo español, el 08 de noviembre de 2009, lo anexaré a esta carta para que lo vuelva a leer, ya que fueron sus palabras textuales sin poner y quitar ni una coma. Discurso que por lo demás está grabado y se encuentra publicado en la web.
 
Después de leerlo me pregunto, ¿debido proceso o prevaricación?, no hay que ser abogado para entender que un juez que militó en las juventudes comunistas no está facultado para administrar justicia, cuando está relacionado con los patrocinadores de las querellas y que los secuestros permanentes no existen en ninguna legislación del mundo o que las leyes no pueden ser aplicadas en forma retroactiva.
 
Pero el ministro del interior Sr. Hinzpeter  y el subsecretario del Interior Sr. Ubilla, han patrocinado una verdadera cacería contra nuestro sector, sin tomar en cuenta sus palabras y se encuentran reabriendo todo caso posible, aunque la Corte Suprema los tenga cerrados y archivados, con una finalidad absolutamente fuera decontexto.
 
Esto lo digo porque los casos ocurrieron hace 39 años y los supuestos autores en su totalidad son ancianos, que están tratando de vivir en paz, sus últimos años de vida. Totalmente contrario a sus promesas, este cruel recrudecimiento de la persecución judicial bajo su administración, donde a todas luces se ha comprometido “el mantener vivo el odio e impedir la reconciliación”, se puede evidenciar en que recibió el gobierno con 340 querellas y actualmente hay más de 1.200.
 
Se suma a lo anterior, la negativa a conceder los beneficiosc arcelarios que cumplen uniformados con todos los requisitos de un ciudadano normal conforme a la ley, haciéndose una discriminación inexplicable y a conceder indultos a los mismos que se encuentran en condiciones terminales de salud y peligro de muerte, en un acto de inhumanidad sin precedente.
 
A esto debemos sumar la humillación del personal enfermo que acude a los centros hospitalarios, engrillados como animales por disposición de su ex ministro de justicia.
 
Cabe destacar, como a usted le consta, que todos los terroristas que participaron en hechos de sangre en el país, se encuentran amnistiados o indultados y muchos han reincididos en actos delincuenciales y desangre.
 
¿Cree usted  que un enfermo terminal que no puede caminar y que con suerte se puede desplazar en una silla de ruedas, puede ser un peligro para la sociedad, más aún cuando éste perteneció a una institución armada de la República y que fue sentenciado con argumentos jurídicos inexistentes en nuestra legislación y anticonstitucionales?
 
Otra promesa incumplida, donde los actores principales son los Srs. Hinzpeter y Ubilla, es su lucha contra la delincuencia.
 
Los informes nos señalan que durante su gobierno, la delincuencia  ha aumentado sustentablemente, en relación a los gobiernos anteriores, donde sus correligionarios siempre criticaron duramente, la falta de compromiso de esos gobiernos por combatir realmente este flagelo. Usted terminó brindando al delincuente todas las condiciones, para que después de los festines que se dieron con la ayuda del Sr. Cumplido y los legisladores de todas las bancadas, en los últimos 18 años, ya pasaran a ser una parte importante  de la sociedad, con más derechos y privilegios que cualquier otro ciudadano y esto se produce por dos motivos fundamentales: la justicia “no” está haciendo su trabajo y suministro con su subsecretario tampoco.
 
A esto súmele el terror gigante que todos le tienen en Chile a los DD.HH.
 
En efecto, su ministro y su subsecretario están demasiado ocupados reabriendo casos para  encarcelar a ancianos ex uniformados, tratando de convencer a los tribunales de justicia  que son un peligro para la sociedad, donde a la fecha ya suman más de 860 querellas, dejando que a diario veamos en TV, desmanes, saqueos, quemas y bombas, pero  “no”responsables, a excepción de los casos donde pueden culpar a algún carabinero, que sin sumario ni investigación, los dan de baja presumiendo siempre que son culpables, trato completamente contrario al delincuente que con fotos y filmaciones se sigue presumiendo su inocencia y al rato quedan libres.
 
Esto lo vemos “todos los días” y  no son hechos aislados. Su ministro del interior, que en una oportunidad lo vi parado junto a usted, cuando  expresó al país que la lucha contra la delincuenciad efinitivamente se perdió,  ha patrocinado también  la presentación de querellas en casos emblemáticos del pasado, como la muerte del presidente Frei y Allende y como broche de oro, ahora una querella a quienes resulten responsables de la muerte del General Bachelet.
 
Esta querella ni siquiera la presentó su hija cuando fue presidenta, pero don Rodrigo Hinzpeter, como ya perdió la lucha contra la delincuencia, tiene tiempo de sobra para perderlo en la muerte de un General que falleció de un infarto frente a cientos de testigos, en un partido de basquetbol, durante su permanencia en la cárcel.
 
En todo caso desconozco  si esta querella se presentará contra Dios u otro ser superior, porque el hombre no tuvo participación alguna.
 
Me imagino que además le costará mucha plata al Estado.
 
La falta de compromiso con la verdad histórica, también la veo a diario, pero  usted por acción u omisión es el mayor responsable.
 
Hace algunos días se estrenó en CHV, canal que muchos creemos le sigue perteneciendo a usted, la película  Amar y morir en Chile que contó con el patrocinio y auspicio de todos los chilenos, por lo menos los que pagamos impuestos.
 
$ 135.575.059 asignados el 2007, para esta inmoral y asquerosa película. Una indecencia que no tiene nombre, porque es un homenaje a los terroristas asesinos que actuaron en contra del país en la década de los 80 y los enaltece como si hubiesen sido héroes de guerra.
 
En la película muestran asesinatos atroces de carabineros y escoltas del presidente de la Republica y ni siquiera los nombran.
 
“Se pitearon a un Paco”, es la frase de un actor que personifica a un agente de CNI, después que una terrorista  asesinara a sangre fría a un carabinero en un radio-patrulla, sin que se muestre su nombre ni siquiera al final de la película, donde se destaca con letras la labor gloriosa y heroica de estos terroristas que murieron por su patria.
 
Inmoral y vergonzoso que no se hayan dignado ni siquiera a dar el nombre de los hombres que vestían uniforme y murieron sirviendo a su país.
 
Eso refleja claramente en que nos transformamos como sociedad, “se pitearon un Paco”, sólo eso basta para comprender que somos y seguiremos siendo esclavos del odio marxista y el solo hecho de dar elnombre de un uniformado es innecesario, porque ellos eran los asesinos y los terroristas los buenos.
 
- Se imagina usted Sr. Presidente que en Estados Unidos, un gobierno asigne fondos para honrar a los terroristas que secuestraron los aviones y atacaron las torres gemelas.
 
¿US $282.448 para magnificar la obra de los terroristas?
 
A ese presidente lo cuelgan en la plaza principal de Washington.
 
¿O que el gobierno Inglés o Español hicieran lo propio asignando Euros $ 218.669 para enaltecer el nombre de los heroicos terroristas que colocaron las bombas en las estaciones de buses y trenes?
 
-Acá en Chile se hizo eso justamente y nadie dijo nada, porque nos acostumbramos a ver a los terroristas como víctimas y los uniformados como asesinos.
 
Nadie recuerda ya, las miles de vidas que salvaron los integrantes de la brigada anti explosivos de CNI y el Golpe de Carabineros, ni los civiles y uniformados asesinados en atentados terroristas.
 
Tampoco se recuerda la mayor internación de armas en Chile, que permitiría un genocidio y guerra civil que hubiese cambiado por completo los destinos de nuestro país, al tratarse de armas con sus respectivas municiones de gran poder de fuego, para alistar una división de Ejército completa, y ese era sólo el inicio, hasta que fue descubierta y desarticulada por personal de inteligencia. Ese caso acaba de ser sobreseído y archivado sin responsables por la justicia, y por supuesto que eso ya no le interesa a nadie de su gobierno ni a la prensa (mayoritariamente de izquierda), que lo mostró sólo con letra chica.
 
El nombre de los carabineros y militares muertos que se mostraron enla película, Sr. presidente, si es que le importa son:
 
Ejército:              
CB1. MIGUEL ÁNGEL GUERRERO GUZMÁN                           
CB1. GERARDO REBOLLEDO CISTERNAS                           
CB1. CARDEMIO HERNÁNDEZ CUBILLO                           
CB2. ROBERTO ROSALES MARTÍNEZ
 
Carabineros:      
CB2. PABLO SILVA PIZARRO                           
CB2. JUVENAL VARGAS SEPÚLVEDA
 
Estos hombres eran hijos, esposos y padres, tenían nombres y apellidos, tenían como juramento servir fielmente a su patria hasta rendir la vida si fuese necesario.
 
Para recordar y honrar sus nombres y su sacrificio en cumplimiento del deber, si se pueden emplear fondos fiscales de todos los chilenos y hacer una película que recuerde las circunstancias de su muerte, pero sólo en nuestro país se honra y enaltece la acción de  sus  asesinos.
 
Detrás de este indignante exabrupto, está el lucrativo negocio de los DD.HH., donde se enriquecen directores, actores, abogados y muchos otros distorsionando la historia. (Por favor lea el articulo ¡Chilevisión engaña a los chilenos! De don Eric Villena D., donde queda claro que esta bajeza de film debió llamarse Odiar y mentir en Chile).
 
 A esta lista podemos agregar  a 11 funcionarios que quedaron lisiados, gravemente heridos durante el atentado a su excelencia el Presidentede la República Capitán General don Augusto Pinochet Ugarte  y quedan más de 700 uniformados muertos en acción, que no se los nombraré en esta carta por espacio.
 
Al día siguiente de esta mugrosa serie mostrada en su aparente excanal, usted fue a visitar el museo de la memoria, que en mi sector llaman “museo de la memoria corta”, porque sólo muestra del 11 deseptiembre de 1973 hacia adelante.
 
Yo creo que eso es un error porque “solo” se trata de la memoria que la izquierda revolucionaria  (que es la responsable de todo), porque en ese odioso y vengativo museo, jamás mostrarán a civiles y uniformados asesinados por terroristas ni las atrocidades del gobierno de la Unidad Popular.
 
Pero ese grotesco museo del odio y la venganza marxista, no lo financia el “comunismo chilensis” ni internacional. No señor, hábilmente nos tienen a todos los chilenos pagando y convencidos de que se trata de una gran obra reconciliadora.
 
Usted Sr. Presidente es su mayor fans y no sé si saca plata de su bolsillo para apoyarlo, pero sí sé que lo  amarraron con recursos públicos, esos que salen de nuestro bolsillo y que son fáciles de usar en cualquier estupidez.
 
Yo reclamo como chileno y contribuyente que mi dinero, mi esfuerzo, mi apoyo a las arcas del Estado, aunque sea poca, se utilice de buena forma en obras que sirvan realmente a Chile como país y no en las mismas basuras que nos siguen dividiendo, pero que solo rememoran y victimizan al mismo sector que nos agredió y obligó a actuar.
 
Un presidente de su tendencia  política, debería haber parado esto y no haberlo  avalado, se supone que tiene la obligación de fiscalizar, denunciar y sancionar el mal uso de los fondos fiscales.
 
Me hubiese gustado  ver una presentación de querella, por parte del ejecutivo en contra de los responsables de este estreno difamador y anti patriota, porque esto es un robo y una bofetada a todos los ciudadanos honrados. Ese dinero pudo ser empleado en salud o  educación.
 
¿Alguna vez ha concurrido a un homenaje a los militares, marinos, aviadores, carabineros, personal de investigaciones o civiles que murieron víctima del terrorismo?
 
¿Algún acto que recuerde a esos hombres, que en los últimos 18 años nadie nombra, pero que murieron cumpliendo con su deber sagrado por su país?
 
¿Qué pasó con las miles de personas que pidieron la intervención de las FF.AA. y que celebraron la segunda liberación nacional?
 
¿No ven la TV y las atrocidades que el marxismo ha introducido en nuestra alma nacional?
 
“Se pitearon un Paco”, ¿en eso nos convirtió la izquierda? Valemos tan poco que ya ni nombre tenemos. Definitivamente impresentable y lo anterior nos produce una sensación de pena, rabia, frustración y vergüenza,  porque ese 30 % que “no aparece en ninguna encuesta”, nunca se imaginó que estas cosas de la Concertación, se repetirían en un supuesto gobierno de derecha.
 
Su falta de liderazgo Sr. Presidente  es evidente, tan evidente que con su forzada sonrisa ha tratado de quedar bien con Dios y con el diablo, pero a la “gente” eso le cae muy mal (me imagino que se habrá dado cuenta o alguien se lo habrá dicho).
 
Falta de liderazgo que no le ha permitido lograr poner orden en la casa, donde muchos sectores han  aprovechado esa incapacidad para imponer  con presiones sus distintas exigencias.
 
También se nota en no poder profesionalizar muchos cargos públicos, donde sus actores tratan de figurar con acciones populistas, que no tienen objetivos y resultados de interés al desarrollo nacional.
 
Ministros a cargo de la búsqueda de aviones perdidos, cuando no es su rol, pueden dar cuenta de esto o ministros sentados en la Onemi en cada temblor, cuando esa función se supone la debe manejar una persona idónea, sin la presión de otras autoridades o que para poder sancionar el vandalismo de las calles un ministro diga al país que presentaran un “proyecto de ley” cuando con la legislación que está vigente, basta y sobra para condenar estos actos.
 
Malos asesores como el Sr. Hinzpeter  que ha tenido que dar  disculpas públicas, casi con llanto, por aplicar la ley de seguridad interior del estado, dan una clara señal al país, que a este gobierno ya no le quedan  herramientas para mantener el orden, la  seguridad y la institucionalidad.
 
Esclavos de la farándula, esclavos de las encuestas, esclavos de los dd.hh., eso aparentan en su actuar algunos de sus ministros y por eso tendremos que seguir viendo “chivos expiatorios”, que sirvan para sus ambiciones políticas personales y que no hay que ser brillante para saber que para ese rol, tienen a su disposición a las Instituciones Armadas y de Orden.
 
Para finalizar, quiero expresarle que después del Presidente AugustoPinochet Ugarte, el único primer mandatario que demostró “algo” de liderazgo fue el Sr. Ricardo Lagos Escobar, que aunque pensando totalmente distinto a mis ideas y desagradándome mucho sus asesores y colaboradores,  demostró tener los pantalones bien puestos cada vez que el país lo requirió.
 
Usted podría seguir ese ejemplo y golpear la mesa y aplicar el rigor de nuestra legislación “sin miedo” y presiones.
 
Espero que este 21 de mayo, evite como hombre  que la Escuela Naval sea cobardemente atacada por antisociales o por lo menos que permita que éstos se puedan defender, sin desmembrar y descabezar posteriormente a esa grandiosa Institución, como sería lo habitual en su actitud.
 
Me despido como un indignado más, que ha sentido en el sufrimiento de familias de ex jefes y camaradas, como en el propio  ver tanta injusticia, maldad, destrucción de valores, pérdida de nuestra institucionalidad, falta a la verdad  y desamparo por parte de nuestras autoridades.
 
De ante mano le informo que no apoyaremos las campañas políticas de ningún miembro de su Gabinete ni sus pares del Congreso.
 
Le anexo para refrescar su mala memoria lo expresado en el círculo español el 08 de noviembre de 2009.
 
Saluda atentamente a Usted
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía