La Voz de Hispanoamérica
 
 
 
Chile: Jueces de Izquierda baten su propio récord

Hermógenes Pérez de Arce

El último Boletín del Plan Ahora (plan que propicia no votar por concejales el 28 de octubre si no han sido liberados los presos políticos uniformados) da a conocer algo que parecía imposible: la segunda sala penal de la Corte Suprema (Juica, Dolmetsch, Künsemmüller, Brito e integrante Gmo. Silva) ha condenado a diez años y un día de presidio, sin beneficios, a dos suboficiales (r) de Carabineros, Gamaliel Soto y Clenardo Figueroa, ¡por haber detenido, el 14 de septiembre de 1973, al doctor Eduardo González Galeno, del hospital de Cunco, y su cónyuge; y haber entregado al primero a la Fuerza Aérea en la base Maquehue de Temuco y a la segunda a la cárcel de mujeres de la misma ciudad! Por supuesto, la condena de primera instancia la había impuesto el inefable ministro sumariante Alejandro Solís.

El memorable récord que han establecido todos esos magistrados, rompiendo el anterior suyo propio, consiste en que no sólo han desconocido todas las leyes penales vigentes y, por tanto, el debido proceso, cosa que han hecho muchas veces, sino en que ahora han impuesto diez años y un día a dos modestos suboficiales (r) reconociendo que ¡no han cometido delito alguno! Porque, por más que uno hurgue en el Código Penal y en leyes especiales, jamás encontrará tipificado el delito de "entregar a un detenido en una base aérea y a su cónyuge en la cárcel de mujeres".

Además, este récord constituye una hazaña muy particular: para burlar todas las leyes, los ministros de izquierda han recurrido nuevamente a su "ardid" favorito, el afirmar que hay "secuestro permanente" del doctor González Galeno, porque nadie conoce su paradero final. ¡Pero los mismos jueces, en la misma sentencia, establecen que los dos suboficiales de Carabineros ENTREGARON al doctor en la base aérea de Maquehue! Por consiguiente, si LO ENTREGARON el 14 de septiembre de 1974, no pueden presumir (como lo hacen en los demás casos de condenas ilegales) que lo mantienen actualmente secuestrado, su excusa habitual para no aplicar la amnistía ni la prescripción.

Y también este fallo establece, a la vez, una nueva marca en materia de sevicia (crueldad) contra dos uniformados ancianos, de baja graduación y que, ciertamente, sólo podían estar cumpliendo una orden superior de traslado y no actuando por iniciativa propia.

Sin duda, todo esto pone en evidencia que en la superestructura judicial del país "el odio es más fuerte".

Por eso, quienes estamos contra este estado de cosas, que tiene convertido a Chile en una nación donde el odio pasa por encima de todas las normas, debemos votar blanco o nulo en las elecciones de concejales del 28 de octubre, según aconseja el Plan Ahora.

Es la única forma de protesta que nos queda a los ciudadanos de bien ante la indiferencia que la clase política y los poderes públicos observan frente a este estado de cosas.

 



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía