La Voz de Hispanoamérica
 
 
 
Chile: La Araucanía
 
Rafael González Rees
Contraalmirante ( R )
 
 
   Ante los graves atentados terroristas ocurridos recientemente en la Región de la Araucanía, parece que el Gobierno ha decidido actuar. La verdad es que hace muchos años que existe el terrorismo en esa región, sólo basta con consultarle a los agricultores de la zona, como por ejemplo al señor René Urban quien ha sufrido sobre cien atentados en sus fundos; constatar los asesinatos perpetrados recientemente del Sargento de Carabineros Hugo Albornoz y de los parceleros  Héctor Gallardo y Osvaldo Zapata; consultarle a las empresas forestales como Arauco y Mininco, que han sufrido innumerables ataques a su maquinaria, tala de árboles, incendios, etc.; a los transportistas quienes han perdido, en los últimos años, sobre 80 camiones a manos de los terroristas siendo amenazados con armas de fuego, sufriendo ataques a balazos en muchos casos y posteriormente viendo como son quemados sus camiones; también debemos mencionar el ataque a balazos a un Magistrado que realizaba su trabajo en el área y, por último, debemos agregar los innumerables ataques a carabineros con armas de fuego, etc.  
 
   Todo lo señalado el Gobierno lo había calificado como actos delictuales, seguramente para bajarle  el perfil a lo que estaba sucediendo y, sólo ahora,  luego del brutal asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay, ha resuelto darle a estos hechos el calificativo de actos terroristas.  
 
   La indecisión del Gobierno y el temor que ha tenido y que sigue teniendo para pacificar la zona, de acuerdo a las normas que le otorga nuestro ordenamiento jurídico, creo se debe a que nuestras autoridades temen ser criticadas  por los parlamentarios marxistas y sus partidos, en especial el Partido Comunista, todos los cuales se han opuesto a la aplicación de la Ley Anti-Terrorista; temor a ser criticadas por las ONG de derechos humanos, tanto nacionales como extranjeras y por el Instituto Nacional de DDHH liderado por la abogado Lorena Fries. Sabemos que todos ellos son muy celosos en cautelar y defender los derechos civiles de los terroristas y guerrilleros y no así los  de sus víctimas. A este respecto, creo que sería importante conocer la composición y la filiación política de los integrantes de ese Instituto, el que también se ha opuesto a que se aplique la ley Anti - Terrorista y es un gran crítico del actuar de Carabineros; junto a lo anterior, conocer sus atribuciones, ya que, por lo visto, pareciera ser un organismo superior al Estado en lo que tiene relación con materias de carácter moral, de seguridad  y de orden público.  
 
   Por otra parte, es importante destacar y tener presente ante el problema que estamos enfrentando, que el pueblo mapuche se ha estado mezclando con europeos desde la llegada de los conquistadores españoles en el siglo XVI; desde hace cinco siglos  ha contribuido en forma importante a forjar la Raza Chilena, es decir, esa raza nacida del capital aporte de España y el pueblo mapuche, más el aporte de los británicos, alemanes, croatas, italianos, franceses, irlandeses, griegos llegados a estas tierras, sin olvidar el  de los palestinos y libaneses procedentes del medio oriente, junto a otras razas en menor proporción. Es por lo señalado que nuestra raza tiene un fuerte componente mestizo, traspasando los mapuches, a través de este mestizaje, sus valores, cultura y cualidades, todo lo cual ha enriquecido a la Nación Chilena. Por todo lo anterior, ellos deben ser considerados como chilenos.  
 
   Ahora bien, a raíz del último atentado  el Gobierno ha iniciado una mesa de diálogo  con los representantes mapuches de la zona, tendiente a buscar una solución al supuesto conflicto. Al respecto, creo que ante la presión existente, la urgencia por encontrar una solución al problema y aislar a los terroristas, tanto  los parlamentarios como los representantes del gobierno que asisten, deben actuar sin apuro en este  largo y difícil camino que han iniciado, pensando muy bien lo que se va a proponer y comprometer y tener en su agenda ciertos puntos o criterios que estimo son indispensables  para llevar adelante las conversaciones, como por ejemplo:  
 
   -La negativa  a formar un Estado Autónomo en nuestro territorio ya que Chile es indivisible y unitario.
   -No negociar con los terroristas de la CAM y hacerlo sólo con los legítimos representantes de los mapuches.
   -No negociar con aquellos líderes que reciben dinero de organismos internacionales para apoyar las acciones terroristas.
   -El reconocer al Estado de Chile como ente superior al cual ellos deben obediencia y al que deben  someterse, tal como lo hacemos el resto de los chilenos.
   -Integrar al pueblo mapuche al resto del país y al desarrollo en lugar de segregarlo.
   -No transformar en mártires a los terroristas, como ya está empezando a ocurrir.  
 
   En la búsqueda de soluciones, los partidos marxistas y sus parlamentarios van a estar, seguramente, por apoyar la creación de un Estado Autónomo, que es lo que desean y han planteado las organizaciones más extremas, hecho que de concretarse le causaría un grave daño a nuestro país y lo debilitaría; es probable que en esta posición sean apoyados por otros parlamentarios  simpatizantes tanto de la Concertación como de la Alianza.  
 
   Junto a lo anterior, es muy importante establecer, en la investigación que se lleva a cabo por el asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay, qué fuerzas políticas nacionales y extranjeras están apoyando a la guerrilla y el terrorismo y descubrir de qué países y organizaciones provienen los recursos o fondos destinados a ellos para atacar y dañar a Chile. Una vez obtenida la información darla a conocer al país y no ocultarla. Asimismo, creo que los violentistas extranjeros que colaboran con el terrorismo  una vez detenidos, deberían ser juzgados y encarcelados en lugar de expulsarlos del país, como ha sucedido hasta ahora.  
 
   Estimo, además, que en estas materias, tan delicadas, deben ser consultadas nuestras FFAA.; ellas tienen mucho que decir sobre este asunto y, creo que en las negociaciones de la mesa de diálogo deben estar presentes, además de las autoridades nacionales y representantes de las organizaciones mapuches,  los representantes de los agricultores, de los transportistas y de los empresarios de la zona, quienes han sido las víctimas del terrorismo.  
 
   Con todo, pienso que será muy difícil poner término a la violencia  a no ser que el Gobierno resuelva actuar con una real voluntad  para  acabar con la barbarie y hacer que impere el Estado de Derecho, para lo cual debe hacer uso de todas las herramientas que le otorga la Constitución y la ley y hacerlo sin complejos ni temor de ser criticado tanto dentro como fuera del país. Ha llegado el momento de poner término a este caos y desgobierno, antes de que sea demasiado tarde. La baja de las filas de Carabineros del cabo Walter Ramírez va en dirección opuesta a esto último y  será una excelente noticia para los terroristas  y una pésima noticia para los agricultores y los carabineros desplegados en la Araucanía. Al respecto, creo que lo que grafica en mejor forma la situación de desesperanza, de abandono e impotencia de los agricultores de la región está contenido en las declaraciones hechas por el señor Jorge Andrés Luchsinger, hijo del matrimonio asesinado, quien manifestó lo siguiente: “Para nosotros no espero nada. Ya nos mataron a los papás, nos quemaron la casa, ¿qué más van ha hacer?,  ¿matarme a mí?. Lo que sí tienen que hacer la autoridades,  es para el resto de los agricultores”.  
 
   En este contexto, estimo, además, que el Gobierno, en lugar de perseguir a los miembros de las FFAA y de Carabineros que salvaron a Chile de una guerra civil, de su destrucción y de una dictadura comunista, debería destinar ese esfuerzo y recursos en la lucha contra el terrorismo en la Araucanía y detener la agresión de que está siendo objeto nuestro país, tanto por  parte de organizaciones políticas internas como extranjeras. Un ejemplo claro sobre esto lo constituye el caso del Ministro Chadwick  y del Sub Secretario Ubilla,  con el Programa de DDHH del Ministerio del Interior y el gran número de abogados que lo componen quienes, en lugar de estar fabricando querellas contra los militares, deberían estar avocados a esta tarea. Este hecho constituye, a mi juicio, un grave error y una vergüenza pera la Alianza  y el Gobierno.  
 
   Por otra parte,  debemos señalar que durante el Gobierno Militar no existió el terrorismo ni la violencia en la Araucanía. Es más, el General don Augusto Pinochet fue nombrado en 1989, “Ulmen  Futa Lonco” lo que significa “Jefe Máximo, Conductor y Guía” por la Junta General de Loncos y Caciques de Nueva Imperial y de las treinta Comunas de la Región de la Araucanía, distinción que no ha sido otorgada, que yo sepa, a ningún otro Presidente de la Republica. El título se le concedió en reconocimiento por su preocupación por recuperar la dignidad del pueblo mapuche, por otorgarle beneficios sociales y entregarle tierras. Todo el problema comenzó durante el Gobierno del Presidente Patricio Aylwin, cuando se aprobó la Ley Indígena  y el asunto fue tomado por grupos políticos interesados en crear el caos y en debilitar  a nuestro país, por lo que estimo, en consecuencia, que su origen tiene, fundamentalmente, un fuerte componente ideológico- político.  
 
   Por último, creo que Chile se debe  desvincular de todos aquellos organismos internacionales ante los cuales  ha subordinado su soberanía, mediante los tratados firmados principalmente durante los Gobiernos de la Concertación, de manera que los chilenos podamos resolver nuestros problemas internos  y no dejarlos en manos de extranjeros de dudosa moral, filiación política o filosófica.        
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía