La Voz de Hispanoamérica
 
 
 
Chile: PLAN AHORA, NUESTRAS RAZONES

1. El Plan Ahora se inicia ante el incumplimiento de la promesa del entonces candidato Sebastián Piñera, formulada el 8 de noviembre de 2009, poco antes de las elecciones presidenciales, cuando él solicitó reunirse con militares retirados en el Círculo Español, ante la asistencia de cerca de un millar de oficiales y suboficiales en retiro de todas las agrupaciones y círculos que reúnen a los ex miembros de las FF.AA. y Carabineros. El texto de lo prometido por el entonces candidato es el siguiente:

“Me quiero referir al tema de la justicia en nuestro país. En mi administración se terminará con la discriminación que afecta en los tribunales al personal uniformado, el Gobierno demandará que a todos se aplique los principios que siempre han orientado a la justicia…Se tomarán las medidas para haya para todos una justicia que se aplique en forma oportuna y sin mantener procesos “ad aeternum”, que nunca terminan. Para los uniformados, en servicio activo o en condición de retiro, habrá una justicia justa que no discrimine, sino que a todos garantice el respeto de las garantías fundamentales como es el debido proceso. A los tribunales se les va pedir, de acuerdo a nuestra legislación, la correcta aplicación de los tratados internacionales y el principio de prescripción de los delitos. Si se aplican tratados internacionales que no son leyes en Chile, ¡No hay juicio justo!

Se demandará a los tribunales aplicar lo que es esencia, lo que garantiza un verdadero estado de derecho. La justicia tiene que ser aplicada en forma equitativa, y los principios de la justicia, como el debido proceso, como las normas de prescripción, como la imparcialidad de los tribunales, como la presunción de inocencia, como la oportunidad en que la justicia debe ser aplicada; debe aplicarse a todos los chilenos sin ninguna distinción.

Creo que lo anterior es un principio que honrará a nuestro país, fortalecerá nuestro estado de derecho y apuntará definitivamente a conquistar una plena y total reconciliación en un país que, por distintas razones, estuvo sometido a divisiones muy profundas, que generaron mucho encono, mucho rencor, mucha odiosidad entre los chilenos”.

2

La promesa se puede ver y escuchar en: http://www.youtube.com/watch?v=PsbbrbdVx5I

2. La Familia Militar Chilena considera el incumplimiento de la promesa del actual presidente, como una traición a la palabra empeñada y una burla a quienes le dieron sus votos, imprescindibles para alcanzar la primera magistratura.

3. Además de lo anterior, el Plan Ahora justifica su accionar por algo que seguidamente nos resultó incomprensible: el recrudecimiento de la persecución judicial bajo la administración del Presidente Piñera, avalada por el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior. ¡No podíamos creerlo! Recorrer la página web de esta entidad gubernamental (http://www.ddhh.gov.cl/) es constatar que desde allí se orquesta la mayor parte de las querellas contra los militares. Allí se cobijan más de ¡30! agrupaciones cuyo único norte es mantener vivo el odio e impedir la reconciliación, mientras la encargada de tal oficina y los abogados izquierdistas que allí laboran, recorren el país azuzando a los verdaderos enemigos de la libertad. Actualmente hay más de 1.200 querellas en contra nuestra. El Sr. Piñera recibió su gobierno con cerca de 340. ¡Bonita forma de cumplir lo prometido!

La situación ha llegado a tal nivel de gravedad que se alcanzaron situaciones similares a las que se sufrían en las purgas estalinistas: ¡Laesposa de un cabo de carabineros (R) - ambos mayores de 70 años – también presa en una causa de derechos humanos, para presionar al esposo para que confiese un crimen que no cometió¡

4. Se suma a lo anterior, la negativa de conceder los beneficios carcelarios a los camaradas que cumplen con los requisitos para acceder a ellos, de acuerdo a los reglamentos penitenciarios y a la ley. Si hoy ya se ha variado en algo esta negativa, aún se conceden en forma absolutamente restrictiva, haciéndose una clara discriminación por el sólo hecho de ser ex uniformados.

5. La absoluta negativa a conceder indultos, incluso a camaradas que permanecen en condiciones terminales de salud y en peligro de muerte, no tiene otra explicación que una fuerte debilidad de carácter y falta de visión de estadista de quien nos aseguró que “la justicia tiene que ser aplicada en forma equitativa”.

Mientras los nuestros prácticamente agonizan y mueren en Punta Peuco, Cordillera y diversos penales del país, a los delincuentes comunes de similar condición de salud sí se los incluye en programas de indultos para que pasen sus últimos días junto a los suyos. Caso emblemático es el del Cap. Guillermo Cofré, para quien ni siquiera se puede reclamar la cristiana misericordia. Este oficial de Carabineros (R) se encuentra postrado desde hace 3 años, padece de insuficiencia respiratoria aguda y las secuelas de un accidente vascular encefálico. Está al borde de la muerte desde el año 2009, tanto así que recibió los Últimos Sacramentos el año 2010.

6. En tanto, ningún ex terrorista se encuentra encarcelado, pues todos fueron amnistiados o indultados por los sucesivos Gobiernos, a partir de la ley de amnistía de 1978. Todos los ex violentistas de izquierda hoy gozan de libertad, tranquilidad, trabajo e indemnizaciones. Sólo para los ex uniformados no existe igualdad ante la ley. Recientemente el Poder Judicial, con intervención de jueces militares, ha sobreseído a ciertos terroristas responsables de la internación de armas por Carrizal, operación destinada a causar la muerte de miles de chilenos. Se les ha dejado definitivamente libres, en correcta aplicación de la ley y de la prescripción. En cambio, los ex uniformados son encerrados en las cárceles porque los mismos tribunales no les aplican la ley de prescripción: grosero e inaceptable doble estándar, nunca visto en nuestra historia.

7. El Plan Ahora y sus adherentes consideran que los partidos de gobierno UDI y RN son co-responsables en que la persecución y la injusticia se perpetúen, al no presionar en orden a obtener un cambio de actitud por parte del gobierno. Ambos partidos olvidaron que deben vida y hacienda a los militares, marinos, aviadores y carabineros, y hoy miran hacia el lado haciéndose los desentendidos. ¡Y pretenden justificar su traición con el caso Riggs, situación que ni siquiera está fallada en tribunales y que ha originado procedimientos judiciales que en otros países han terminado estrepitosamente. Esto se llama traición y oportunismo, puro y simple.

8. Se nos ha hecho saber que el principal impedimento para favorecer a los nuestros estriba en que el Poder Judicial es independiente y no se le puede instruir sobre las causas de DD.HH. ¡El Presidente Aylwin no tuvo reparos en instruir al Poder Judicial!... en cambio, el Sr. Piñera recorre el Museo de la Memoria y derrama alguna lágrima ante la institucionalización de la mentira financiada con fondos estatales, olvidando sus palabras cuando nos dijo que “A los tribunales se les va pedir, de acuerdo a nuestra legislación, la correcta aplicación de los tratados internacionales y el principio de prescripción de los delitos…”

9. El Plan Ahora y sus adherentes consideran que mientras se mantenga la situación que afecta a los presos políticos militares desde hace más de 20 años, el manoseado “Estado de Derecho” no existe en Chile, porque no puede aceptarse que un Poder Judicial esté dedicado a ejercer la venganza de un sector de la sociedad contra otro por hechos sucedidos hace 40 años, y para lo cual actúa torciendo y violando la ley (especialmente la prescripción), inventando delitos, haciendo prevalecer leyes no existentes y recurriendo a un sinfín de argucias, subterfugios y tropelías legales. Eso tiene un nombre: prevaricación.

10. Por todo lo anterior y no quedando otro recurso que aplicar la máxima presión dentro de la legalidad, el Plan Ahora busca causar el mayor daño electoral posible al actual gobierno, a la UDI y RN, inicialmente partiendo en el último escalón de la política nacional (los concejales) en la próxima elección municipal, con el fin de ponerlos en la necesidad de optar por cumplir lo prometido o sufrir el necesario escarmiento por su traición. De no lograr su objetivo antes de las elecciones municipales, el Plan Ahora continuará el 2013.

11. Téngase presente que el Plan Ahora y sus adherentes no hubiéramos querido llegar a este extremo, pero nos vemos obligados a recurrir a hacer uso de la única arma de que disponemos en estos momentos para restablecer la justicia y el Estado de Derecho, cual es: restar nuestros votos a quienes tienen el poder de hacer que se cumpla la ley. ¡Nuestros votos ya no serán más los “votos cautivos” de RN y UDI!

12. Súmese a lo anterior, nuestro apoyo a la noble y gloriosa institución de Carabineros de Chile, que por efectos de la misma perversión que antes hizo regar con la sangre de sus mártires las calles de la patria; hoy son asesinados, agredidos, vilipendiados e injuriados con falta de leal respaldo de quienes ostentan la autoridad, incluso por diputados. Están siendo entregados a las hordas que asolan nuestras ciudades, haciéndose prevalecer hoy estúpidamente un supuesto derecho a la libre expresión, en detrimento de la libertad de desplazamiento de los ciudadanos honestos, del respeto a las personas y sus bienes, del orden público, de la paz social y de las normas esenciales de una civilizada convivencia.

¡IGUALDAD ANTE LA LEY PARA TODOS LOS CHILENOS!

¡LIBERTAD AHORA PARA LOS LIBERTADORES DE CHILE!

¡VIVA CHILE!

Directiva Nacional y Comité Ejecutivo – Plan Ahora



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía