La Voz de Hispanoamérica
 
 
 
Chile: Zona de guerra terrorista, responsabilidad política judicial
 
 
Santiago, 08 de Enero de 2013
 
SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA
SEÑORES PARLAMENTARIOS
SEÑORES MINISTROS DE ESTADO
SEÑORES DEL PODER JUDICIAL
SEÑORA DIRECTORA INDH
SEÑORES DE LA PRENSA NACIONAL
 
PRESENTE
   La muerte anunciada y recientemente concretada del matrimonio LUCHSINGER MACKAY, tiene a todo el sector agrícola de luto a lo largo del país.
 
   Por respeto a su familia guarde el debido silencio, mientras se realizaban sus funerales.
 
   Debo señalar que la preocupación por los parientes y amigos que viven en la  “zona de guerra” en la IX Región, es permanente.
 
   Ellos no tienen la seguridad de despertar vivos al día siguiente, pues a la fecha no hay quién les puede garantizar esta básica y elemental confianza, que solo se pude tener donde impera el “Estado de Derecho”.
 
   Ese terror permanente de esta gente, donde muchos pertenecen a la tercera edad, y que no saben cuando les tocará su turno, se ha materializado durante el tiempo, con el beneplácito de ustedes, nuestras autoridades, que se han negado a admitir la existencia de “terrorismo”.
 
   A usted señor Presidente, le imploraron tomar las riendas con fuerza y cumplir su rol de primer mandatario, el que tiene como mandato constitucional “imponer” el cumplimiento de nuestro ordenamiento Jurídico e Institucional.
 
   Era usted quién debía asegurar, haciendo uso de sus facultades, la vida libre y segura de las personas que viven en una zona, que se rige por la misma normativa legal del resto del país, pero que una minoría la está transformando en un verdadero campo de batalla, con más de 800 atentados terroristas solo el año 2012.
 
   Para don Werner y doña Vivian, ya es demasiado tarde. Sus vidas fueron ultrajadas, mientras usted sonreía forzadamente ante las cámaras, tratando de agradar a moros y cristianos, intentando subir las encuestas y convencer alpueblo de lo bien que está todo en Chile.
 
   Su dedicada labor de agradar a “todos”, lo ha hecho con un sacrificio digno de Ripley, aunque su simpatía no llega a más de un tercio de la población, pero esa misma situación lo ha llevado por el camino de la permisividad a “todo”, lo que le tiene las manos atadas a hacer respetar, el frágil Estado de Derecho.
 
   Usted ha sido cómplice del blindaje extremo del “terrorista”, porque no ha hecho más que victimizar a los otrora “reyes del mal”, persiguiendo con furia y encarcelando a quienes combatieron este flagelo en el pasado, manteniendo la cacería que emprendieran los gobiernos anteriores, pero incrementándola con ayuda de la odiosa oficina de DD.HH. del Ministerio delInterior, que no ha titubeado en martirizar a los terroristas y demonizar a los agentes del Estado, encargados de contener y erradicarlos.
 
   Combatir el terrorismo ahora que se intercambiaron los papeles, y que se sabe el destino que tendrá el que intente enfrentarlo, es imposible, más aún cuando cuenta con un manto o escudo protector impuesto por ustedes mismos, con esa manipuladora y perversa oficina de DD.HH.
 
   Su Ministro del Interior, que no se inmutó por la muerte del parcelero ATILIO ZAPATA (Q.E.P.D.), una semana antes del brutal crimen del matrimonioLUCHSINGER, mientras interponía una querella criminal por la muerte hace 38años de uno de los terroristas y asaltante de bancos más temibles de nuestra historia, se conmovió ante un atentado incendiario al domicilio de un agricultor, donde murieron quemados sus perros, visitando la zona, sin tomar una sola medida correctiva y eficaz.
 
   Los congresistas, legisladores, parlamentarios, honorables o como sequieran llamar, también cómplices de la situación por aprobar leyes que protegen con una ternura casi paternal al delincuente y nada que salvaguarde los derechos de las verdaderas víctimas, se mantienen siempre atentos al actuar de nuestras policías, para aplastar su labor acusándolos de uso indiscriminado de fuerza neutralizando e invalidando su trabajo.
 
   Uno de ustedes, el Senador Espina culpó al poder “In”judicial, de los alcances que estas acciones terroristas mantienen en la zona, y yo le encuentro razón en eso, pero quisiera pedirle que tenga la decencia de hacer un “mea culpa”, junto con asumir su responsabilidad como uno de los que hace décadas tiene la función de presentar y aprobar las “malas” leyes que nos rigen, y como parte de la coalición de gobierno, que no se olvide que fue el señor Hinspeter, quién durante casi tres años cedió a todas las presiones de estos delincuentes, destruyendo la ley que nos protegía de ellos y pidiendo perdón al país entero, por intentar aplicarla.
 
   Ahora dos especímenes de alta alcurnia DC y honorabilísimos según sucurrículum, que se caracterizan por tener un afecto especial hacia Carabineros, denuncian al arrepentido señor Ministro Chadwick, por no ejercer  acciones legales contra de los camioneros que cortaron la ruta 5, en protesta por los atentados terroristas que sufren a diario, pero jamás han interpuesto una denuncia por los muertos y heridos que sus socios mantienen en la zona (cuando uno de ellos agredió a una Carabinero en el templo de la perdición, es decir el Congreso, nadie lo llamó maricón porque el uniforme, le quitó su calidad de mujer y humana).
 
   Curiosa forma de justificar sus pordioseras y mezquinas dietas.El Intendente responsabilizó al propio señor LUCHSINGER de su asesinato, por no pedir el resguardo policial correspondiente, pero esta falsedad absurda queda de manifiesto al escuchar a mis parientes, que permanentemente han pedido esta custodia y se lo han negado por innecesaria.
 
   Del poder “In”judicial, prefiero no manifestarme ya que he conocido de cerca su actuar, con los casos de mis ex camaradas de armas, que han sentido en carne propia la negación al debido proceso, la inexistencia de la presunción de inocencia, la amnistía decretada por la misma ley, la prescripción del delito, que en sus casos son eternos y en contradicción a ellos, los subversivos y terroristas que no tienen responsabilidad penal alguna en este moldeado “Estado de Izquierdo Derecho”.
 
   La señora Lorena Fríes, empleada pública con un millonario presupuesto anual, para actuar contra el mismo Estado, ha concurrido raudamente a la zona con sus tropas de asalto, a velar por los derechos humanos del único “humano” hasta ahora, como dicen ellos “don” Celestino Córdoba tránsito, de etnia mapuche al parecer por sus apellidos y con la única misión de victimizar a “don” Celestino y tratar de culpar de sus heridas y penosa situación, al señor WERNER LUCHSINGER.
 
   La prensa hará lo propio apoyando las acciones de la señora Fríes y empañando la labor de nuestras esforzadas policías, como ya es costumbre y seguirá tratando de “jóvenes” a los maleantes que en todas partes del mundo tienen su identidad y designación, pero que en Chile no es correcto emplearla, me refiero a sus verdaderos nombres: DELINCUENTES, SUBVERSIVOS Y TERRORISTAS.
 
   Todos sabemos que detrás de todos estos movimientos está el Partido Comunista, que mantiene en el parlamento como un honorable integrante, a uno de los peores y más peligrosos subversivos de nuestro reciente pasado, el señor Tellier, que además tiene la desfachatez de opinar en TV, sobre sus socios y compañeros, exigiendo la no aplicación de estados de excepción y leyes, que a él mismo incomodaron en su actuar terrorista.
 
   Este conflicto nada tiene que ver con las tierras, porque está demostrado que más del 90% de las que se han entregado se encuentran totalmente abandonadas, por lo tanto es un deber gubernamental dilucidar las verdaderas intenciones de esta guerra desatada.
 
   La responsabilidad de este asesinato vil, cruel y atroz, recae en los hombros y conciencias de todos ustedes que han actuado cobarde y negligentemente.
 
   Mis mayores sentimientos de pesar a la familia LUCHSINGER MACKAY (Q.E.P.D.) y a todas las esforzadas familias que viven en el centro neurálgico de una Región sin ley. 
 
JORGE TEJOS RODRIGUEZ, agricultor VII Región. 
 
PD. Hemos ofrecido ayuda a nuestros amigos agricultores de la IX Región, y cuando corra sangre, el señor Tellier y señora Fríes, habrán triunfado nuevamente. Tendrán a sus mártires como el terrorista Matías Catrileo (joven Catrileo para la prensa), para rememorarlos con saqueos, muerte, destrucción y más destrucción; y nosotros tendremos todo el rigor de la ley encima, por intentar defender la vida de personas que no califican como “humanos” en nuestro país, por actuar y vivir honorablemente respetando el “Estado de Derecho”.  


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía