Comunicados
 
 
 
Comunicado: La FNFF constata que el Generalísimo sigue presente en Cataluña
 
 
            Ayer, 18 de julio de 2017, fue uno de los días de más tráfico en la página web de la FNFF y de más difusión de los tuits enviados desde la cuenta de la Fundación. Un solo tuit superó las 40.000 impresiones. Su texto es el siguiente:

“Agradecemos a los separatistas catalanes que mantengan vivo el recuerdo del Caudillo en la Cataluña que visitó 15 veces”

Se escribió con motivo de la campaña de carteles en varias ciudades catalanas en que los separatistas tratan de provocar en los ciudadanos la participación en el referéndum anunciado por las autoridades en sedición del Principado. Y ha sido reseñado por El Periódico de Cataluña y La Vanguardia.

A los miembros de esta FNFF no deja de asombrarles el empeño de tantos catalanes con la figura del Generalísimo Franco cuando van a cumplirse 42 años de su fallecimiento en loor de multitudes. Es cierto que, gracias a las políticas económicas y sociales aplicadas por los Gobiernos del Caudillo, Cataluña obtuvo grandes beneficios, como la instalación de la SEAT y la cesión del Castillo de Montjuic en Barcelona y la red de autopistas en los años 70, uno de los factores que ayudaron a su desarrollo, junto con la paz social y las inversiones del Instituto Nacional de Industria (INI).

La participación de los catalanes en el Régimen del 18 de Julio fue tan importante como leal. En 1971, en el Gobierno de España había cuatro ministros catalanes y en las Cortes Españolas 61 procuradores catalanes (uno de ellos el padre del actual conde de Godó).

 
 

Según los planes del PSOE y del resto de la izquierda, se debe erradicar todo los testimonios de la obra de la Era de Franco y hasta multar a quien los recuerde. Igualmente, se pide la supresión de esta Fundación por parte de quienes honran a La Pasionaria (que amenazaba de muerte a los diputados de las derechas en las Cortes), a Francisco Largo Caballero (organizador del golpe de estado de octubre de 1934), a Lluís Compayns (otro golpista que permitió el asesinato de más de 8.000 catalanes en la guerra) y a Sabino Arana (el perturbado racista fundador del PNV). ¿Desean hacerse con el ‘copyright’ de la figura de Franco para asustar con ella a los más simples de sus seguidores?

Sólo podemos explicar esta obsesión con el Caudillo con los mismos argumentos que expuso recientemente un periodista catalán ante la ola antifranquista de una región española donde las masas vitoreaban a Don Francisco Franco cada vez que la visitaba:

“Cuando un pueblo tarda más de 40 años en olvidar a un muerto es que, seguramente, eran felices. Sí, además, necesitan ese tiempo para atreverse a matarlo, cuando en vida simplemente callaban, es una enfermedad”

Ahora un sector de la sociedad catalana, la que vive de las subvenciones, de la mentira y del odio, recurre a la figura del Caudillo, que visitó 15 veces el Principado sin que se mostraba la furia que aparece hoy en las calles catalanas, para sus fines espurios.

Algo tienen claro: con Franco no se habría celebrado un referéndum de ruptura con el resto de España.

Nos permitimos añadir que el cumplimiento de la Constitución y las demás leyes por parte del Gobierno nacional no convierte a éste en franquista (el ministro Catalá manifestó que se encontraba orgulloso de la llamada ley de ‘memoria histórica’), sino en civilizado. Las instituciones judiciales de EEUU y Alemania han dejado claro a grupos de separatistas texanos y bávaros que no están legitimados para romper sus unidades nacionales.

Recordamos, no sin preocupación, que la ruptura de la Constitución de 1931, así como la violencia contra la oposición desarmada, por parte de un Gobierno ilegítimo y de los partidos que lo apoyaban, fueron las causas del estallido de la guerra civil hace ahora 81 años.

 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía