Actualidad
 
 
 
Cuando Unamuno y Millán Astray se dieron la mano

Moisés Domínguez Núñez

Ángel David Martín Rubio

Desde mi campanario Blog

Recreación de la escena publicada en “El Adelanto” de Salamanca (13-10-1936). Dibujo de Moisés Domínguez Núñez

Las recientes investigaciones dadas a conocer por Severiano Delgado Cruz, bibliotecario de la Universidad de Salamanca, y de las que se han hecho eco numerosos medios de comunicación como el ABC del 8 y 9 de mayo han venido a poner de actualidad y a confirmar algo que desde este Foro venimos sosteniendo argumentadamente desde marzo de 2016 al denunciar «la gran mentira histórica del enfrentamiento entre Unamuno y Millán-Astray».

 
 
Recreación de la escena publicada en "El Adelanto" de Salamanca (13-10-1936). 
Dibujo de Moisés Domínguez 

El golpe ha sido acusado por diversos ideólogos que ahora se esfuerzan en ofrecernos relecturas del mito para el que carece de importancia la verificación histórica de lo sucedido. En socorro de la interpretación de la ultraizquierda han acudido autores como Antonio Elorza para quien «las palabras no serían esas, pero los contenidos estaban ahí» (risum teneatis, amicis). Es más, Elorza vuelve a apoyar su relectura sobre una interpretación distorsionada de una conocida imagen que es sistemáticamente reproducida mientras se oculta la que inmortalizó el momento en que Unamuno y Millán Astray se dieron la mano. «La foto de la salida del acto evita cualquier disquisición ulterior», sostiene Elorza, cuando la realidad es todo lo contrario. No es una sino que son dos las imágenes tomadas a la salida del Paraninfo salmantino el 12 de octubre de 1936 y es cierto que las fotos impiden cualquier disquisición ulterior pero en sentido contrario al pretendido por el agit-prop del Frente Popular.

En efecto, hace apenas unos días volvíamos sobre la cuestión (Millán Astray-Unamuno: una batalla ganada y una mentira menos que rebatir) al hilo de una histórica fotografía silenciada durante años por todos los que se han ocupado del suceso y que fue publicada en el diario salmantino El Adelanto del 13 de octubre de 1936. Así lo documentaron los miembros de la Plataforma en defensa de Millán Astray y de ello nos hicimos eco en junio de 2017. Por aquellas mismas fechas, localizamos el original de dicha foto en un fondo documental, con una calidad mucho mayor que la reproducida en el deficiente papel periodístico de la época.

 
 

Foto publicada en “El Adelanto”, 13-octubre-2017. Editada para H en L

Dicha imagen venía a confirmar el resultado de nuestras pesquisas acerca de los escoltas que acompañaban al veterano legionario aquel día histórico (Millán Astray con Unamuno. No contra Unamuno). Aunque el relato de Portillo en 1941 fuera decisivo a la hora de difundir el mito como sostiene Delgado Cruz, pudimos comprobar que la historieta sobre el desencuentro había sido ya forjada previamente por la propaganda roja e incluso a los pocos meses circulaba en la prensa de zona nacional la frase atribuida a Millán Astray (“¡Mueran los intelectuales!”) . Es más, junto a los testimonios aducidos por Delgado (Eugenio Vegas Latapié, dirigente de Renovación Española; el de José Pérez-López Villamil, psiquiatra de Millán Astray, y el de Esteban Madruga) estimamos muy relevante el aducido por nosotros de Pemán, quien se refiere a la escena ahora documentada fotográficamente al recordar que Unamuno se despidió de Millán Astray «y ello demuestra que el ambiente no era tan arrebatado…» (ABC, Madrid, 26-noviembre-1964, pág. 3: La verdad de aquel día).

Dibujo de Moisés Domínguez Núñez

Volviendo a la imagen que ha evocado en su dibujo Moisés Domínguez, se pueden observar, con más detalle, elementos que en la imagen original pasan más desapercibidos como la mano que ofrece Unamuno al general legionario. Creemos que su trascendencia es grande para que vayan cayendo los muros pseudohistóricos construidos sobre mentiras y medias verdades por historiadores “de prestigio”, poco escrupulosos con el manejo de las fuentes primarias.

Ahora anotaremos algunos datos biográficos del autor de la fotografía que creemos interesantes y que hoy salen por primera vez a la luz.

La imagen está firmada por el veterano fotógrafo y retratista Almaraz. Poco sabemos de él. Se llamaba Eustaquio Almaraz Santos y había nacido el 13 de diciembre de 1898 en la localidad zamorana de Villamor de los Escuderos, hijo de Gabriel y de Casilda. Se desplazó a trabajar a la cercana Salamanca y montó un estudio de fotografía y retoques de retratos “Studio Almaraz”, en la calle Doctor Riesgo, número 96 (conocida anteriormente como la de Toro y después de la Guerra Civil, como la del Generalísimo). En los anuncios en prensa local se anunciaba que su galería tenía «un buen servicio de calefacción, para que los niños no se resfríen cuando sus mamas les desnudan para fotografiarse».

En este taller se formaron algunos fotógrafos de prestigio, como su paisano Ángel Laso, Felipe Torres o el pintor Alberto Rico Salabert. Almaraz trabajaba tanto fotografías de estudio para bodas, bautizos y comuniones, como reportajes gráficos, para la prensa en los diarios locales El Adelanto y La Gaceta de Salamanca y en los nacionales Ahora, ABC y otros de los que era corresponsal fotográfico. Entre 1934 y 1936 Miguel de Unamuno posó varias veces en su estudio.

Se casó con María Martín González y falleció en su domicilio de Salamanca el 30 de septiembre de 1975. Sus restos reposan en el cementerio de San Carlos Borromeo de dicha capital.



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía