La Voz de Hispanoamérica
 
 
 
Desde Chile: Carta de Álvaro Corbalán
 
 
Cárcel de Punta Peuco, 28 de Enero de 2014. 
Sra.Carmen Gutiérrez, viuda de Piñar y familia
Sr. Miguel Menéndez Piñar
Presente
 
 
   Distinguida Sra. Carmen y apreciado Miguel:
 
   En estos  momentos difíciles que están enfrentando, profundamente afectado por lo ocurrido, no saben la impotencia que he sentido al estar imposibilitado de tener una mayor cercanía y de haber podido acompañar hasta su última morada, a mi amigo Blas Piñar López (Q.E.P.D.). Quiero   hacerles   saber,   a   través   de   estas líneas, la consternación que me embarga, dolor que comparto con cada  uno  de  Uds.,  y dolor que también hago mío. Es terrible la ausencia del ser querido, pero la Vida es sólo un préstamo...la muerte nos iguala...Confío en la fuerza y valor interior de UD. Sra. Carmeny de todos los suyos,  para poder sobrellevar tan irreparable pérdida.        
 
   La figura de don Blas Piñar, de tan especial personalidad, político, nacionalista y profesional de elite, de mente preclara y pluma privilegiada, con una cultura superior, de principios morales y cristianos tan sólidos, siempre al día y con un comentario edificante sobre el quehacer nacional, imperturbable ante cualquier eventualidad, siempre sagaz, creativo, inteligente, perseverante, oportuno,caballero, admirado por sus discípulos, y seguidores en todo el mundo, inspiraba confianza a todos y destacaban sus buenos sentimientos. Sus extraordinariascondiciones humanas, son reconocidas por quienes tuvimos acceso a su persona y lo reflejaban en toda su humanidad y en toda su grandeza. Trabajó por la felicidad de los suyos y de su Nación y  tiene un lugar de privilegio en los que fuimos gratificados con su amistad.        
 
   Nos hicimos amigos cuando ya estaba privado de libertad, en el año 2002, y acrecentamos esa amistad con un permanente intercambio epistolar. Tuve el alto honor que hiciera la introducción al último libro que edité y donde señala: “…lo que me impresionó de Álvaro Corbalán es su entereza ante la injusticia y ante la manipulación de la historia”. "...por dentro la verdad sufre la dentellada insistente de las termitas, y por fuera, la puñalada inmisericorde de su enemigo. De aquí que, sin miedo y sin vacilaciones, haya que salir -como Álvaro Corbalán lo hace- en defensa de la Verdad, porque -¡qué advertencia para los liberales!- solo, nos dice el evangelista San Juan, somos libres si vivimos en la Verdad (8,32)".   
 
   Por mis difíciles circunstancias, producto de mi privación de libertad, debido a estas causaspolíticas, disfrazadas de jurídicas, no nos fue posible mantener un mejor contacto en estos últimos años, pero me dio la inmensa sorpresa de llamarme por teléfono al Hospital Militar, donde me encontraba convaleciente de una operación quirúrgica. Seguramente se enteró por amigos comunes y se dio el tiempo de hacer ese enlace que me emocionó hasta las lágrimas al despedirnos y escuchar sus últimas palabras: "¡Viva Chile!",  "¡Arriba España!". Presentí que era ese nuestro último contacto.Recuerdo con sentimientoprofundo dos intervenciones que me calaron profundamente en una de sus aplaudidas intervenciones que hizo en Chile. La primera, fue un poema de suautoría inspirado en un viaje en nuestro país a la Laguna de San Rafael:
 
“Permitidme que recuerde en esta tierra amada los
versos que un día escribí contemplando el glaciar de San Rafael,
residuo del tercer día de la Creación:
Arcángel de las islas y del hielo,
de la luna en plenilunio,
de la nieve, de la lluvia y del glaciar;
te lo pido, suplicando como un ruego,
bajo el azul del cielo sobre el azul del mar,
mira este paisaje y luego
bate tus alas de seda y fuego,
vete por el mundo y dile
que aún queda un paraíso al sur de Chile
donde poder soñar”. 
 
   La segunda intervención que no puedo omitir en este instante fueron sus palabras dirigidas a su amigo, el Capitán General don Augusto Pinochet Ugarte:
 
   Estimo que el mejor retrato que podemos ofrecer al mundo del general Pinochet, porque revela su alma limpia y su profundo amor a Chile, es la "Oración del Soldado", que él mismo compuso. La Oración del Soldado dice así:
 
"A Ti, oh Dios todopoderoso, que ayudaste
con tu sabiduría infinita a desenvainar
la espada y empuñarla para recuperar
la libertad de esta patria, que tanto amamos,
te pido lo que tantas veces te imploré
en el silencio de la noche, antes de ese
11 de Septiembre: ayuda hoy a este pueblo
que con fe en Ti, busca su mejor destino".         
 
   Don Blas, tenía una alianza con la “Libertad”, con la positividad que fue su abono predilecto; fraterno, de mente lúcida y receptiva, no tenía bolsillos vacíos en la mente..., profundamente cristiano, reflexivo, maestro en el manejo del lenguaje articulado en las altas esferas políticas, intransigente en la defensa de lo que consideraba legítimo...,  ennobleció los buenos Principios. Por ser tan cercano a Dios fue un hombre feliz, porque todas sus energías las dedicó a sus edificantes propósitos, a elevadas realizaciones, y por ello hoy día cuandomedito sobre su muerte, más noble y altruista veo su nueva vida..., vida deviajero en tránsito, porque jamás puede morir quien ha dado lo mejor  de sí mismo por su Patria y ha sido un triunfador.        
 
   No es pertinente explayarme, en el campo político de su exitosa trayectoria, donde con mayor propiedad pueden hacerlo quienes estuvieron y trabajaron con él. Sólo ha sido mi intención asomarme brevemente a esas características personales que tuve la ventura de aquilatar directamente en sus escritos, entrevistas y discursos, el plano humano, en ese trato de amigos donde también se distinguió, y cómoguardar silencio en este dolor..., cómo no decirle a su viuda y a sus familiares, que la muerte irremediable es condición de la existencia, es sólo un sueño prolongado, que es el comienzo de la inmortalidad de un hombre, que descansa en la tranquilidad de su conciencia y que por ser tan querido de nosotros, nos hace sentir una necesidad mayor de creer en un Ser superior, de expresarle hasta el último instante nuestro respeto, nuestro  Homenaje...          
 
   ¡Gracias don Blas por haber existido y... porque seguirás existiendo! En algún momento recuperaré mi libertad y les solicitaré, si Dios así lo quiere, que pueda llegar hasta mi Madre Patria y si lo tienen a bien, me permitan acceder y guiar al Campo Santo para rendirle un postrer saludo de amistad, aprecio y reconocimiento.Por ahora desde la distancia, en esta Cárcel de Alta Seguridad, en que mantienen a los Prisioneros Políticos Militares de Chile, sufro la muerte física e irreparable de su existencia y me valgo de estas palabras, para hacerles llegar mi hondo pesar a su distinguida esposa, hijos, nietos y familiares... Fuerza, entereza y resignación para afrontar esta ausencia... Que la fe pueda mitigar en parteestas pruebas ineludibles que nos impone la Vida. 
 
¡Reciban mis sinceros sentimientos de pesar!                                                   
 
Álvaro Corbalán Castilla
Teniente Coronel de Ejército (R)
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía