Diario del Alcázar de Toledo
 
 
 
Día 9 de SEPTIEMBRE
 
 
   A las 9 de la mañana y sin oírse ningún disparo en los dos campos como se había convenido, avanzó por la puerta de Capuchinos el Comandante Rojo con bandera blanca, Indicándosele desde los puestos se trasladase a la Puerta de Carros, donde fue recibido por el Comandante Piñar y Capitán Alamán, designados por el Sr. Coronel, los cuales, como prescribe el Reglamento de Campaña, le vendaron los ojos y le condujeron a presencia del Coronel. A las 9,55 marchó con las mismas formalidades. Trajo unas condiciones de rendición que como todas, pase lo que pase, fueron rechazadas, y en vista de esta contestación unas amenazas de estrechar lo más posible el cerco, bombardeo y asedio por todos los medios.
 
   A las 10.45 empezó el fuego de artillería de todos calibres, teniendo como objetivo la fachada N. en su parte occidental y principio de la 2ª Compañía. Por la tarde, se presentó una escuadrilla de 3 aviones, que arrojaron bombas por el Cerro de los Palos, Cuesta del Alcázar y una en el Torreón N. O., que no llegó a explotar después de atravesar el techo y dos pisos de escalera de hierro. No se pudo averiguar exactamente si eran aviones enemigos o no, aunque por la altura de vuelo, modo de bombardear y sitios batidos la mayoría opinó eran aparatos nuestros. Estuvieron evolucionando, hasta que volvieron a romper el fuego, disparando sobre el mismo objetivo hasta bien cerrada la noche sobre la Compañía de Tropa. Hasta las 24 horas dispararon las piezas con grandes intervalos.
   La observación acusó la entrada de unos autos, al parecer con reflectores, lo que así fue, pues sobre las 21 horas emplazaron unos que iluminaban todo el Alcázar desde el N., suponiendo seria para tirar de noche, como fue así efectivamente.            
 
   De madrugada y conforme a órdenes del Comandante Militar, se hizo una salida por diversos elementos las distintas Unidades y Agrupaciones a las órdenes del Capitán Vela Hidalgo, para encontrar la boca de la mina, que no se pudo encontrar, se tuvo fuego con el enemigo, al que se le sorprendió en esta operación, y se quemaron varias casas, que pueden estorbar los trabajos de dicha mina. Por observaciones se saca en consecuencia que la mina que un principio iban a utilizar y que se dirigía al Torre S. O. la continúan con perforadora, suponiendo se haya enlazado las dos y tengan la misma entrada; se cree que el seguir la primera sea debido a que con la segunda estén más distantes y les urja llegar cuanto antes a sus propósitos.
 
 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía