Actualidad
 
 
 
Einstein ha muerto, democracia responsable
  
 
Hugo Esteban de Andrés
 
 
   Todo régimen político solido y prolongado genera una intelectualidad progresista trigeneracional de signo contrario, sólo con que Franco hubiera sido un Jefe de Estado de izquierdas hoy Wyoming, Almodóvar, Javier Marías, Willy Toledo, Iñaki Gabilondo, Joaquín Sabina etc pedirían el voto para la derecha, esto demuestra la inconsistencia de cualquier ideología (en Rusia, Cuba, China, Corea del Norte y Venezuela el progresismo es anticomunista). Pero inconsistencia no es sinónimo de inocuidad, porque el cerebro de un niño es demasiado influenciable y las consecuencias pueden ser devastadoras: al recién llegado a escena Pablo Iglesias (36 años, ateo, sin hijos, vive solo), hijo único, le bautizaron Pablo en homenaje al fundador del PSOE, iniciado en la ultraizquierda violenta por sus progenitores Pablo Iglesias era todavía un niño cuando su padre -ex miembro del FRAP- se fue de casa, y con sólo 13 años Pablo buscando el calor de un hogar terminó encontrándolo en las juventudes del Partido Comunista. Habría bastado que Franco hubiera sido un Jefe de Estado de izquierdas para que el probable Presidente del Gobierno de España en noviembre 2015 se llamara Juan Pablo Iglesias en homenaje al Papa que propició la Caída del Muro. Además de la inconsistencia de las ideologías y de lo influenciables que son los niños, el ejemplo de Pablo Iglesias demuestra la importancia de tener una familia, que es la célula de la sociedad.    
 
   Que líderes locales de opinión yerren su diagnóstico es lógico, pero cuando mentes preclaras a nivel internacional como Chomsky, Bauman, Paul Krugman o Stephen Hawking tampoco dan con la tecla es que hay un problema. Si Cristiano o Messi fallan un gol a puerta vacía suele ocurrir que el balón les botó mal. Nuestro terreno de juego es el paradigma científico y si no está en condiciones el balón suele botar mal. Todo gran descubrimiento científico provoca un efecto dominó en el resto de disciplinas científicas, siguen cayendo fichas con la aparición de vanguardias artísticas y la posterior llegada de nuevas herramientas a la sociedad, herramientas que modifican los hábitos de sus individuos estableciendo entre ellos nuevas formas de relación que se traducen en nuevos modelos económicos que generan nuevas tensiones y rozaduras, rozaduras que la política, última ficha del dominó, trata de minimizar, siempre sin éxito por ser la sociedad un niño en desarrollo que el mismo día que estrena zapatos empieza a necesitar un número más.     
 
   Pero cuando el avance científico no va acompañado de un avance moral la sociedad se colapsa, la política se convierte en una víctima más incapaz de minimizar rozaduras (no hay dios que le haga un zapato a este crío!) y el individuo entra en shock: "Durante el almuerzo una delegada de sección no prueba la ensalada del menú porque "todo es química, estos tomates no saben a nada", la delegada pide risotto porque "la merluza es congelada" y se despide de sus compañeros antes del postre porque tiene cita en una clínica de fertilización para que le implanten embriones congelados ya que durante su juventud, para disfrutarla al máximo, y más tarde para sentirse realizada acudiendo como delegada de sección a estos almuerzos de trabajo, decidió posponer su maternidad con anticonceptivos químicos.     
 
   Si el hijo de esta mujer nace y como los tomates o la merluza del menú no huele a nada ni sabe a nada ella probablemente acudirá a un psicoanalista quien -porque nunca le explicará que la vida es una manta corta- cronificará su alienación, siendo el resultado final que antes o después, de un modo u otro, la insipidez e "inodorez" del hijo de la delegada de sección terminará siendo responsabilidad del Presidente del Gobierno de turno. Si no le votó quizá le pone una querella criminal.     
 
   El restyling de Einstein a la obra de Newton, bello y complejo como las grandes obras de arte, deslumbró a una comunidad científica que sin prever consecuencias se lanzó en avalancha para resolver las incógnitas que planteaba, especialmente las de desarrollo más fácil y resultados más vistosos. La sociedad compraba a diario millones de preferentes de Vida Fácil, pero pocos leían la letra pequeña, "la aceptación de cada ventaja lleva implícita la aceptación de cinco inconvenientes de serie". El resultado fue que hoy la comunidad científica pasa más tiempo achicando agua que izando velas. Aquella comunidad científica, de tanto subir al telescopio para viajar al cosmos y bajarse al microscopio para volver al átomo se acostumbró a ver al hombre a través de lentes, ora aumentado ora disminuido, nunca ya en su dimensión real, y no volvió a mirarlo a los ojos. Y obcecada de cálculos infinitos y ecuaciones imposibles olvidó la sencilla regla de que para avanzar se necesitan dos pasos porque con uno nos quedamos en el mismo sitio. Olvidó que la Humanidad es un gigante que camina y que sus dos piernas se llaman Ciencia y Moral, que sólo Ciencia había adelantado su pierna, que faltaba la otra para avanzar. En plena euforia creativa, con Einstein desde Hollywood sacando la lengua al mundo, aquella comunidad científica desvirtuaba la Relatividad confundiéndola con Relativismo, y entre ruidos y oropeles nadie escuchaba el canto de un caminante en una España entonces sin caminos, "no hay muchas verdades, verdad sólo hay una, lo que hay es muchas mentiras". Se practicó un sucedáneo de ciencia que después de un siglo nos ha dejado el cuerpo, como los zumos de supermercado, con más carencias que vitaminas. Un sucedáneo de ciencia que firmó su sentencia de muerte al contradecir el principio básico de toda ciencia afirmando que el Azar existe (con tal de que nadie reparase en Dios terminaron poniéndolo a trabajar de croupier). Messi y Cristiano siguen fallando goles, el césped está impracticable, imposible tocar, hasta que un nuevo paradigma científico permita volver a jugar por el suelo y disfrutar del partido lo práctico es una defensa ordenada y balonazos a la olla por si suena la flauta y en un rechace cae algún gol. Tres balonazos:     
 
   1- "Nunca seremos libres". Libertad es actuar igual solo que en compañía, pero la compañía condiciona nuestros actos y dado que nuestro instinto de perpetuación de la especie nos obliga a buscarla... Este es el origen de todo conflicto social, y no tiene solución.       
 
   2- "La sociedad no es la suma sino el producto de sus individuos", un individuo medio vale 1, si sumamos 0'3+1+3 tenemos tres individuos con valor 4'3, pero si multiplicamos el valor real de estos individuos será 0'9. Repitiendo hasta el hartazgo que la sociedad era la suma de sus individuos los regímenes igualitarios falsearon la contabilidad de nuestro activo más importante, las personas, ésta fue la auténtica burbuja. Propiciar el desarrollo máximo de cada individuo evita que el producto tienda a cero.    
 
   3- En la democracia de hoy dos amigos cobrando el paro, sin intención de buscar trabajo hasta que se les agote y que no piensan dejar descendencia tienen 2 votos. Una madre sola, sin trabajo ni paro, con cuatro hijos menores tiene 1 voto. Dos amigos sin ninguna responsabilidad deciden el futuro de cinco personas (cuatro menores). Esta democracia fomenta el capitalismo salvaje porque no da voz a todas las personas, sólo a las que generan riqueza (mayores 18 años). Cambiando "1 hombre, 1 voto" por "1 vida, 1 voto" la madre votaría por sus hijos y su saldo electoral remontaría el 2-1 hasta el 2-5. Esta es la mejor manera de derrotar al Capitalismo, se llama Democracia Responsable.      
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía