Actualidad
 
 
 
Empleo con decrecimiento
 
 
José Manuel Cansino  
Profesor Titular de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla
Invitado en la Universidad de Lund.  
 
 
   La “cosa” parece que está cambiando aunque se comenta en forma de susurro; como confidencia en “sotto voce” en la cola del súper o en la barra del bar aliñando la conversación con una caña (sólo una) y altramuces “Saladitos”. La “cosa” es el término eufemístico con el que hemos bautizado en España a la Gran Recesión que arrastramos desde 2008 y que así la denominaron con fortuna Eichengreenand y O’Rourke.  
 
   El pírrico descenso del paro registrado en el mes de agosto -31 personas en un país de más de 46 millones- no debe ensombrecer otros datos más esclarecedores.  
 
   Por ejemplo, Eurostat acaba de certificar que después de año y medio de crecimiento económico negativo en la Unión Europea (UE), los veintisietes países comunitarios registraron un crecimiento económico positivo del 0,3 % en el segundo trimestre de este año. Un crecimiento positivo que es especialmente importante en tres de nuestros principales clientes; Portugal (1,1 %), Francia (0,5 %) y Alemania (0,7 %).  
 
   De hecho, la contribución de la demanda externa al PIB español sigue siendo positiva aunque no lo suficiente para compensar la continuada caída de la demanda interna. Tanto es así que el saldo de la Balanza Comercial española en junio de 2013 (diferencia entre exportaciones e importaciones) registró un superávit de 57 millones de euros frente al déficit de 2.226 millones de junio del año pasado. Esto permite algo tan crucial en la salida de la “cosa” como es reducir nuestro endeudamiento con el exterior. Así, nuestra capacidad de financiación con el exterior se situó en 2.762,8 millones de euros el mismo mes de junio cuando el año pasado teníamos una necesidad de financiación de 275,3 millones.  
 
   Con todo, nuestro crecimiento sigue siendo negativo (-0,1 %) y ese es el peor dato. Sin embargo, algunas comparaciones con el pasado reciente pueden reforzar nuestras expectativas de mejora. Por ejemplo, los tres primeros meses del año tuvimos un decrecimiento más acentuado (-0,4 %) y si comparamos el dato del segundo trimestre de 2013 con el del mismo trimestre de 2012 resulta que hace un año estábamos mucho peor, con un decrecimiento del -0,5 % frente al decrecimiento actual del - 0,1 %. Efectivamente la tendencia parece que soporta que la “cosa” está cambiando.  
 
   Retomemos ahora el dato del descenso del paro en 31 personas el pasado mes de agosto que en Andalucía fue de 4.674 personas. De entrada debe tenerse en cuenta que el dato de “paro registrado” no es el que mejor captura el pulso del empleo; el mejor dato es el que arroja la Encuesta de Población Activa (EPA). El último dato ha sido muy positivo. Nosotros lo avanzamos desde estas páginas antes de que lo hiciese público el Instituto Nacional de Estadística días antes de la comparecencia del presidente Rajoy por el “Caso Bárcenas”.  
 
   Más importante que el pírrico descenso en 31 parados es el hecho de que es la primera vez desde 2000 que el paro registrado en agosto no aumenta sino que desciende. Muchas empresas despiden a trabajadores en agosto para no tener que pagarles el mes de vacaciones. Además, este dato supone encadenar seis meses consecutivos en los que el paro registrado desciende, algo que no ocurría desde el año 2006 cuando, en pleno “boom inmobiliario”, teníamos un crecimiento económico del 4,1 %.  
 
   Es aquí donde debe señalarse el resultado paradójico con el que nos enfrentamos. La economía española está generando empleo al tiempo que nuestro PIB se sigue contrayendo. El análisis económico rápidamente debe alertar sobre la pérdida de productividad del empleo que esto supone (cociente entre el PIB y el número de empleados), algo que muy bien puede explicarse por el abaratamiento del empleo al que se asiste en España –la devaluación interna que tanto invocan algunos organismos internacionales-. De hecho, el coste laboral por trabajador descendió en el segundo trimestre de 2013 un 2,3 %; tres puntos por debajo de la inflación medida a través del Deflactor Implícito del PIB. En otros términos, la capacidad adquisitiva de un trabajador empleado en España, disminuyó un 3 % el pasado trimestre lo que es un “suma y sigue” de muchos meses.  
 
   En definitiva, el empleo se está abaratando tanto en España que incluso puede reducirse el paro al tiempo que se reduce el PIB. Es un resultado brutal y habrá que esperar a que la “cosa” definitivamente vuelva a poner color negro al crecimiento económico para ver el impacto que ha tenido esta brutal recesión en el reparto de la renta nacional.   
 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía