Actualidad
 
 
 
Entrevista al General Franco por Curio Mortari: 21 de julio de 1936
 
Moisés Domínguez Núñez
 
“Luchamos contra el bolchevismo, por la causa de la civilización y el orden y para traer de nuevo a España su paz y dignidad…”
 
      Ante la afirmación realizada por algunos historiadores de que fue el norteamericano Jay Allen el primer periodista extranjero en entrevistar al General Franco, ya pusimos los puntos sobre las ies demostrando que esa aseveración no se sustentaba por ningún lado, (Pulse sobre este enlace). También es curioso que la historiografía haya dejado de lado estas otras entrevistas que recogen, con la frescura del momento, las ideas, principios y motivaciones que llevaron a Franco a unirse al levantamiento militar.
 
      Al utilizar solo una fuente, es decir, la entrevista concedida por el General Franco a Jay Allen en Tetuán la mañana del 27 de Julio de 1936, solo ponían encima de la mesa una visión, la visión partidista de Jay Allen, que todos sabemos era contraria en lo personal y en lo político a Franco.
 
      Si se hubieran puesto encima del tablero todas las entrevistas realizadas entre el 18 y el 27 de Julio de 1936 y todas las publicadas pocos días después de la concedida a Jay Allen veríamos con meridiana claridad que la ÚNICA que entra en contracción con las demás es la que se publicó en el Chicago Tribune, al ofrecernos Jay Allen una visión diabólica y maquiavélica de la imagen del General Franco. No diremos que los otros periodistas no fueran partidistas pero, al menos, podemos asegurar que tienen cierto criterio y mantienen una misma línea argumental sin inventarse ni añadir nada de su cosecha.
 
      Es por eso que hoy traemos a colación una nueva entrevista concedida por el General Franco al corresponsal de La Stampa de Turin CURIO MORTARI (1892-1955) y que exponemos en su totalidad para que el paciente lector pueda compararla con las otras entrevistas y no se quede solo con la propaganda de Jay Allen.
 
      Esta entrevista se tuvo que realizar o bien la tarde del 20 de Julio o la mañana del 21 de Julio de 1936, independientemente que saliera de Tetuán para Roma el 30 de Julio. Además apostillamos que salió publicada en el Popolo d'Italia, Roma, el 31 de Julio de 1936, en su página cinco. Y sobre todo, amén de la mención a la lucha contra el comunismo y la unidad de España, me ha llamado la atención la alusión que hace al refuerzo aéreo inminente.
Franco en Cáceres (Fotograma de la película
rodada por René Brut el 30-agosto-1936)
     
      Anotamos que no fue la última entrevista que concedió el General Franco al reportero de La Stampa. El 18 de Agosto se encontraba en Sevilla Curio Mortari y es allí donde lo entrevistará nuevamente. Y dado que el que suscribe es un humilde estudioso de la presencia de periodista en la ciudad de Badajoz tras la toma de Badajoz el 14 de Agosto de 1936 no quiero que quede en el olvido lo que dice Curio Mortari sobre esta ciudad de frontera:
 
“El combate por la conquista de Badajoz fue particularmente fiero. Se luchó en las calles, conquistando el terreno palmo a palmo. Cuando las olas de asalto del Tercio y de los Marroquíes entraron en el corazón de la ciudad, cadáveres de rojos permanecían aún colgados, como grandes marionetas, de ventanas y balcones. Eran francotiradores y pistoleros que los precisos disparos de los hombres de Rifien, de Riff y Jebali habían fulminado, mientras que siguen tratando de luchar, con el método tradicional de la guerrilla”. La respuesta de Franco: “Es inútil para mí precisar la importancia de las operaciones de Badajoz. Ellos han dado lugar a un poderoso bombardeo de nuestra parte y una feroz lucha en las calles de la ciudad. Esta ocupación, además, ya se había decidido el día de la caída de la ciudad de Mérida, nudo vital de la situación. Mérida fue tomada con una brillante acción que busca la conquista del "puente romano", que es el único acceso a la ciudad”.
 
      En 1937, este periodista recogió todas sus andanzas en un libro titulado Con gli insorti in Marocco e Spagna, (Milan, edita Fratelli Traves).
 
      Y sin más dilación exponemos esta entrevista:
 
ENTREVISTA CON EL GENERAL FRANCO
 
“Luchamos contra el bolchevismo, por la causa de la civilización y el orden y para traer de nuevo a España su paz y dignidad".
Tetuán, 30(Julio 1936). El ayudante del General Franco me anunció que tenía algo interesante que decirme, agregó: “Puede ir a donde más le agrade y decir simplemente la verdad"
 
.La verdad es la que he comprobado, por mí mismo, estos días visitando a lo largo y ancho el Marruecos español, donde siempre encontré la tranquilidad, normalidad y un gran entusiasmo por el movimiento del General Franco.
 
UNA HORA DE COLOQUIO
 
La entrevista que me concedió el general Franco no pertenece a la categoría de las entrevistas en serie, de breves minutos, dadas por él durante estos días. Estuvimos juntos durante un buen rato, estaba presente sólo el Comandante Armada(Comandante del Estado Mayor Ramón Armada Sabau), ayudante del general que habla muy bien el italiano. El General Franco sabía perfectamente que yo era el primer periodista que llegó a la zona del (Protectorado) Marruecos español y sobretodo el único que no creía en las turbias noticias que retratan a los rebeldes como bandidos sin escrúpulos, listos para asesinar a los extranjeros. Le pregunté con absoluta confianza que era una entrevista para mi periódico. También el ser italiano fue una cualidad que tuvo en cuenta para que tuviera más fuerza mi petición.
 
No es alto, pero irreprochablemente estilizado con el uniforme de campaña color mostaza, en el que destacaba como única distinción, la Cruz laureada de San Lorenzo (sic) la más alta condecoración militar de España. El General Franco me recuerda al tipo del perfecto “hidalgo” de la que está orgullosa la tradición española. El pelo negro con ligero toque plateado, ojos grandes pensativos, de rasgos finos, daban a su cabeza un aspecto de un retrato antiguo, sacado de una ilustre galería. Nada, por lo tanto, de la desaliñada imagen del líder rebelde que han dibujado las noticias tendenciosas.
 
POR LA TRANQUILIDAD DE ESPAÑA
 
Cuando comenzó a hablarme sus ojos se iluminaron. Las palabras salen lentamente frenadas por el peso del pensamiento casi constante.
 
“Estoy muy satisfecho”. Dice. Habló durante mucho tiempo, sabiendo la confianza que tiene en nosotros y la impresión de que se encuentra en Ceuta que no había sido destruida por las armas de gran calibre de los navíos de Madrid. “Ellos tiran muy mal pues están dirigidos por simples suboficiales y marineros”. Exclama. El General Franco construye esta frase con un ligero toque de ironía. A continuación, prosigue:
 
“Por supuesto, esto no impidió al calibre de 335(Se refiere al cañoneo del Destructor “Sánchez Barcáiztegui” que a las 10 de la mañana del día 20 hizo varios disparos en dirección Ceuta y ésta a la vez hacía disparos con la artillería de Costa ) matar y herir a 35 personas inocentes de la población civil. Este es el éxito de Madrid porque sólo tres chabolas fueron afectadas por proyectiles, mientras que la fortaleza se mantuvo intacta. Y también antes de ayer donde los bombardeos aéreos de Tetuán mataron e hirieron a la población civil. Esto demuestra la importancia de la crucial presencia de las naves estacionadas en el puerto de Tánger con desprecio flagrante de la Constitución Internacional (que gobierna esta ciudad) por parte de Madrid. Si la justicia debe ser igual para todos no es justo permitir el estacionamiento y abastecimiento de buques en la bahía de Tánger que van a matar a personas indefensas, y por lo tanto bajo la seguridad y protección de la ley internacional. Este tratamiento es tanto más injusto por cuanto que mis fuerzas combaten contra el bolchevismo, por la causa de la civilización, el orden y para traer de nuevo a España su paz y dignidad. No oculto el hecho de que el enorme éxito de nuestras armas aparezca algo más lejano, especialmente para aquellos que quieren explotar esta característica de la lentitud para propósitos subversivos. Estamos tranquilos : Tenemos el éxito asegurado, no tenemos el horizonte perdido, nuestro plan no tiene el carácter habitual de un pronunciamiento impetuoso y superficial, es mucho más sistemático y calculado pues el tiempo actúa a nuestro favor, y la locura de los saqueos y la destrucción harán que las fuerzas comunistas enemigas se queden sin reservas de alimentos y municiones. Hay que esperar a que el caos y la furia desordenada de los subversivos se apague como se apagan todos los focos revolucionarios al no dotarlos con la fuerza de la organización de un ejército estructurado”.
 
AVANCE METODICO
 
“El Gobierno de Madrid en su aberración ha abiertos las armerías y los arsenales a la plebe, armando hombres, mujeres e incluso niños convirtiéndolos no en soldados sino en bandidos. Se cometen masacres terribles de personas desarmadas, que no ocurrieron en nuestras propias fuerzas: los sacerdotes, monjas, mujeres y extranjeros han sido sacrificados y quemados, como ha ocurrido en estos días en Málaga que se encuentra en llamas y todavía humeante.
 
Estos hechos refuerzan nuestra decisión, pero hay que ser sumamente prudentes sin excluir la fuerza ni la victoria. Nuestra columna avanza con calculado método, organizando el territorio conquistado para descartar cualquier amenaza por la espalda.
 
Andalucía es toda nuestra; las columnas marxista en la zona de San Sebastián ya han sido batidas por nuestras fuerzas y su jefe capturado. Nuestra columna que partió de Zaragoza ha batido a la fuerzas de Cataluña. Todos los puertos del Atlántico y del Mediterráneo están en nuestro poder, excluida Málaga que aun esta convulsionada por bandas criminales, ahora puedo anunciar que Valencia está en nuestro poder”.
 
En ese momento preguntó al General Franco: ¿Quizás le perjudica la falta de una flota?
 
El General responde: “No niego que la traición de los marineros que mataron e hicieron prisioneros a los oficiales que desde el principio estaban listos para unirse a nuestra causa ha quitado la libertad de movimiento para enviar tropas a España, pero pronto voy a tener otros medios para proveer el transporte de grandes fuerzas regulares y voluntarios que arden en deseos de combatir”.
 
Evidentemente el General Franco hace alusión a la fuerza aérea y continua:
 
“Además no he dicho que todas las fuerzas navales están en contra. El buque Almirante Cervera esta de nuestro lado y tres nuevos buques, a saber, los cruceros Baleares, Canarias y España se están equipando en los astilleros y pronto zarparan para adherirse e a nuestro movimiento. Los aviones no nos faltan para una acción concertada. Además el crucero que se encuentra en las aguas de Guinea española viaja a marchas forzadas para entrar en nuestra ayuda”.
 
UN EPISODIO SIGNFICATIVO
 
Después de un momento de silencio el General Franco añade:
 
“Por otro lado, se dice que los buques del (Gobierno) de Madrid no terminan de unirse, no hay muchos buques a favor de nuestra causa. Se destacan la falta de desmoralización entre las tripulaciones. Sólo unos pocos suboficiales envenenados por el comunismo controlan y mandan. Los soldados y marineros españoles son básicamente excelente e íntegros pero fácilmente sugestionables y necesitan para estar bien controlados la autoridad incuestionable del oficial.
 
Hemos observado el ejemplo recientemente; un suboficial herido en un barco de Madrid durante la reciente bombardeo de Ceuta, que fue respondida por nuestras baterías de costa, agonizaba a bordo del buque en Tánger, después de pedir los sacramentos, pidió perdón a un oficial que había hecho prisionero. No es un simple episodio, es un claro signo.
 
Sin embargo todos estamos dispuestos y decididos a conseguir la victoria”.
 
Y es con un firme apretón de manos que se despidió de mí este jefe con todos los riesgos para el éxito de su causa: el grado y la vida, porque él no dirige el Movimiento bajo la sombra de la seguridad de la distancia, sino desde una enorme trinchera que es hoy en día el Marruecos Español.
 
CURIO MORTARI
 
      Antes de acabar, no puedo por menos que agradecer al Sr. Giuseppe D'Errico de Biblioteca Nazionale Centrale di Roma la amabilidad y rapidez con la que me atendió mi ruegos y preguntas que fueron imprescindibles para realizar el presente
trabajo.  
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía