Sobre Francisco Franco y su tiempo...
 
 
 
Entrevista de la senadora norteamericana Mrs. Margaret Chase Smith a Franco (16-Marzo-1955)
 
 
 
La senadora norteamericana Margaret Chase Smith, en el Palacio de El Pardo, durante su entrevista con el Caudillo (Imagen de rtve.es) 
 
Francisco Franco concedió esta entrevista a la senadora norteamericana Mrs. Margaret Chase Smith el 16 de marzo de 1955: 
 
- ¿Cuál es su opinión sobre el «neutralismo»? ¿Cree usted que está aumentando en el mundo?  
 
«El “neutralismo”, que pudo ser hasta ahora una aspiración natural de las naciones no afectadas directamente por un conflicto bélico, constituye hoy una forma de propaganda que explota el comunismo con miras a quebrantar la solidaridad de los pueblos frente a la agresión. Los efectos destructores de las armas nucleares contribuyen, por el natural miedo a la guerra, a aumentar la inclinación de los pueblos hacia “neutralismos”, que la mayoría de las veces son suicidas».  
 
- Usted ha derrotado eficazmente la amenaza comunista en España. ¿Tiene usted alguna sugestión sobre la mejor manera de que los Estados Unidos puedan luchar contra el comunismo interna y exteriormente?
 
«Reconocida la acción destructora del comunismo, hay que imposibilitar su difusión por todos los medios en el interior de los países, declarándolo fuera de la ley, contrarrestando su poder de captación. Hay que poner al descubierto sus engaños y satisfacer los anhelos legítimos de las masas populares, por el progreso social y la estabilidad económica que les asegure contra el paro. En la política exterior es necesario no reconocer los hechos consumados de la expansión de los soviets sobre los países ayer independientes; intensificar, en los no ocupados, a través de la propaganda, el conocimiento de la realidad del "paraíso" comunista, y ayudar paralelamente a las naciones a resolver sus problemas económicos que les permitan su progreso social.»  
 
-¿Existe algún papel, en lo internacional, que España desease desempeñar y que actualmente no ejerce?
 
«España, que es parte de Europa y se asoma a los mares Mediterráneo y Atlántico, tiene estrechas vinculaciones con el norteafricano y el mundo hispanoamericano. No rehuye los deberes y responsabilidades derivadas de su geografía y de su Historia, y cree estar llamada a desempeñar un importante papel constructivo entre las asociaciones de naciones ubicadas en estas áreas geográficas.»   
 
- ¿Qué cree usted que deben ser las verdaderas relaciones entre nuestros dos grandes países de España y los Estados Unidos?
 
«Las que en buena hora hemos iniciado con nuestros acuerdos. Dentro del respeto mutuo a lo que es privativo de cada nación, debe aumentar el conocimiento entre nuestros pueblos. Esperamos que esto nos permita intensificar nuestro intercambio cultural, con una mayor permanencia de nuestros técnicos y becarios en los Estados Unidos, y asimismo mediante la obtención de un cupo más importante, pues hay es casi nulo, para la entrada de españoles en el país.»  
 
- ¿De qué manera pueden los Estados Unidos  ayudar mejor a España?  
 
«Teniendo en cuenta sus realidades, escuchándola y atendiéndola en aquello que se estime justo. Nadie conoce mejor que las propias naciones qué es lo que principalmente necesitan. Por ello, en la ayuda que los Estados Unidos nos ofrecen deben atendernos en primer plano en lo que nosotros juzguemos primordial.»  
 
- ¿Cómo puede España ayudar mejor a los Estados Unidos y a su seguridad? 
 
«Dados los grandes medios con que los Estados Unidos cuentan y la inmensidad de su comercio, es poco lo que en el orden material puede nuestra Nación ofrecerles. Pero en cuanto a la misión rectora que en esta era de la vida del mundo les ha correspondido desempeñar, no es poco encontrar en este lugar de Europa la fiel amistad de un pueblo recio, pleno de virtudes y de valores espirituales, con una firme voluntad de ser. En este sentido España es una avanzada de la seguridad de los Estados Unidos.»  
 
- ¿Existe alguna forma, en su opinión, de que los Estados Unidos puedan ejercer mejor su papel de dirigente mundial?
 
«El programa material y científico de la nación americana ha sido tan grande y rápido, que tal vez el propio pueblo de los Estados Unidos no se haya dado cuenta del alcance de su responsabilidad histórica en estos momentos. Toda acción rectora impone sacrificios, y no sería efectiva si no conjugase los intereses propios con los de los demás. Si los Estados Unidos escuchan a los otros pueblos y los ayudan a resolver sus problemas, habrán ganado su amistad y consolidado para muchos años su misión rectora. Ningún otro pueblo ha estado jamás en condiciones parecidas a las suyas para realizar esta misión.»   
 
- ¿Cuál es su opinión sobre el problema de Formosa? ¿Qué ayuda cree usted que se debería conceder a la China nacionalista?
 
«Chan Kai Chek es el fiel aliado de los años difíciles, y Formosa el premio a la lealtad y al esfuerzo de la China nacionalista. Nunca debiera habérsele dejado llegar a la situación actual; mas, por encima de toda otra consideración, Formosa representa, además, la defensa de otra nación aliada: Filipinas, y constituye la puerta que podría abrir al Pacífico el imperialismo comunista.»   
 
- En su opinión, ¿cuál es el carácter de la amenaza comunista en Europa? ¿En Asia?
 
«El comunismo, aunque se disfrace con la máscara de una revolución popular de carácter económico-social, constituye el mayor imperialismo que haya registrado la Historia. Carece en sí mismo de freno y de moral que lo temple. O se le pone un freno desde fuera, o acabará anegando a Europa y a Asia.»  
 
- ¿Cuáles son los mayores problemas económicos de España?             
 
«Necesita compensar en pocos años el abandono de más de un siglo, y tiene que sujetar su ritmo de marcha a los medios que le permiten su balanza de pagos. Es ingente lo que en los años pasados hemos logrado con nuestros propios medios, a costa de nuestros sacrificios. Por ello, agradeciendo en su valor las ayudas y facilidades que los Estados Unidos nos ofrecen, constituyen, sin embargo, sólo una parte exigua de nuestras necesidades.»  
 
- En el caso de que los comunistas aprovechasen plenamente la inestabilidad política de Francia y se apoderasen de ese país, ¿cree usted que se podría montar con éxito una línea defensiva con Alemania occidental en un extremo y España en el otro? 
 
«Por grave que se presente al exterior la inestabilidad de la política francesa, no creo permita considerar que pueda dejarse ahogar por el comunismo. La presencia, sin embargo, a los costados de sus fronteras de dos naciones fuertemente anticomunistas habrá de frenar al comunismo en sus cálculos expansionistas.»  
 
- ¿Cree usted que el poderío ruso está aumentando o disminuyendo? ¿Cómo ve usted el reciente cambio interno en la organización del Kremlin?
 
«El poderío militar soviético, es evidente, ha aumentado considerablemente de la guerra acá. Lo que, en cambio, parece haber disminuido es su fortaleza interna por la crisis de mando y el gran fracaso político interior.»  
 
- En su opinión, ¿están Nehru y Tito más cerca de Rusia o de los Estados Unidos? 
 
«Por su situación geográfica vecina saben de sombra uno y otro que es Rusia y no los Estados Unidos la que amenaza su independencia, y precisamente por temerla más acaban contemporizando con ella y haciéndole el juego.»  
 
- ¿Están mejorando las relaciones entre Francia y España?
 
«Por la buena voluntad del Presidente Coty y de los últimos Gobiernos de Francia, parece han mejorado algo nuestras relaciones, afectadas, sin embargo, por la situación permanente del sectarismo de muchas de sus agrupaciones políticas y la debilidad constantemente demostrada por sus autoridades gubernativas en la represión de la delincuencia de comunistas y de exilados españoles.»   
 
- ¿Qué alcance tiene la amenaza comunista en Hispanoamérica?
 
«La considero muy grave. En las actas del antiguo Komintern ya se señalaban de manera expresa, como campo el más favorable para la expansión del comunismo, las jóvenes Repúblicas de origen hispano, con sus masas de emigrantes y sus procesos económicos sin estabilizar. El comunismo, aprovechando y explotando las divisiones políticas que se presentan, trata por todos los medios de asentar la planta firmemente en alguna de las naciones de aquel Continente.»  
 
- ¿Qué cree usted que pueden hacer los Estados Unidos con relación a esto? 
 
«Como las dificultades principales de estos pueblos son las económicas, y sobre todo la estabilidad de precios remuneratorios para sus productos, es mucho lo que los Estados Unidos pueden hacer para ayudarles a conseguir el equilibrio de sus balanzas y la puesta en explotación de sus riquezas naturales.»  
 
- ¿Cómo puede España, en su calidad de Madre Patria, ayudar a Centro y Suramérica a resistir la amenaza comunista? 
 
«Por la influencia cultural, moral y espiritual que nos ofrece nuestra comunidad de lengua y la vinculación de tantos españoles en aquellas tierras que impulsa la íntima relación entre nuestras naciones y tiene un reflejo mutuo de nuestros sentimientos. La gran obra de evangelización de aquellos territorios no acabo con nuestra separación, y hoy es muy grande la cooperación de sacerdotes y religiosos españoles en la propagación de la fe y de los valores espirituales en aquellas naciones.»  
 
- ¿Cuáles son las probabilidades de una guerra en los próximos cinco, diez o veinte años? 
 
«Mientras no se devuelva su libertad y su independencia a las naciones un día soberanas y hoy aherrojadas por los soviets, la paz será siempre precaria. La situación no puede ser más inestable. De cualquier incidente puede surgir la guerra.»  
 
- ¿Cómo se puede impedir la guerra? 
 
«Como la agresión que puede desencadenar la guerra, dado el espíritu de paz de los pueblos y de sus Gobiernos, sólo puede venir de Rusia, será tanto menos probable cuanto más seguridad de perder la guerra tenga el agresor ruso. Para ello no hay como prepararse, fortaleciendo y uniendo entre sí a las demás naciones. La moral y la justicia hay que respaldarlas con la fuerza.»     
 
 
(Documento facilitado por Eduardo Palomar Baró) 
 
 
 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía