Negro sobre Blanco
 
 
 
Gaspar Gómez de la Serna, España en sus Episodios Nacionales
 
PPG - FNFF 
 
Gaspar Gómez de la Serna y Scardovi nació en Barcelona, el 3 de noviembre de 1918. Escritor, jurista y periodista. Se sumó al Alzamiento Nacional del 18 de julio de 1936 y fue encarcelado por los rojos durante la Cruzada Nacional de Liberación.
 
   Al finalizar la contienda, inició sus tareas periodísticas a la vez que concluía la carrera de Derecho. Se le considera un hombre de la generación del 36, de la Quinta del SEU, que recordando un día sus primeras colaboraciones en el diario falangista Arriba llegó a escribir que: «unos veníamos de la prisión y del silencio, otros de los campos sonoros y alegres de la guerra, alguno guardábamos todavía encendida como un sortilegio en el ánimo aquella voz enérgica, dulce y persuasiva que atrajo como un imán hacia los derroteros de la Patria el hierro nuevo de nuestras adolescencia. Toda nuestra prodigiosa capacidad para crear y para amar estaba allí, dispuesta para la disciplinada gavilla de entusiasmo y de fe que España requería».
 
   Participó con el poema El relevo del alba en el libro editado por el SEU titulado Elegía en el cortejo de José Antonio:
 
Qué camino de escarcha, tu camino,
aromado de mar de madrugada
en la llama votiva de los cirios.
Qué implacable vigilia de esperanza,
José Antonio, tu nombre, en el relevo
de la noche aterida que se acaba...
 
«...Al hombro azul del caminar despierto
pasa y vence la luz con que renueva
su tierno afán de servidumbre el cielo...»
 
¡Y este clamor anónimo en la tierra
que presente de ti, de ti responde
en tu ronda de eterna caminera!
¡Y este pisar castrense de los hombres
con su paso de paz y de batalla
que repica en la tierra como el bronce!
¡Y este pasmo de hierba atarazada
en la ingenua mudanza del sendero...!
¡Y esta vela de vientos que te guardan!
 
¡Todo el tránsito azul al día nuevo
para ti, José Antonio!¡Y la promesa
 de mirar y morir hacia lo eterno!
De sentir otra vez, cada alba nueva,
este mismo fervor que hoy con tu peso
en el hombro nos alza su bandera;
renovar, otra vez, rito y silencio
con esta misma plenitud de ahora,
y en este mismo pergeñar de incienso.
 
A este tránsito eterno de las sombras,
otra vez volveremos, José Antonio,
por el hábito antiguo de tu escolta.
 
Y el limpio amanecer que escuchó el voto
aun tendrá guardia en el difícil trance
del futuro sin ti, perplejo y solo.
Y nuestro grito vivirá en el aire,
más allá del recinto del Imperio,
donde quede la norma de tu imagen...
 
   Su obra literaria aparece repartida entre muchos ensayos, artículos y estudios publicados en los distintos medios donde colaboró, además del ya citado Arriba, en los diarios Abc; Madrid; Informaciones; y en las revistas Alférez; Alcalá; Escorial; y Haz.
 
   También fue miembro del Consejo Redactor de la Revista de Estudios Políticos. Fue uno de los fundadores y secretario de la revista Clavileño y dirigió la Asociación Cultural Tiempo Nuevo. Su primera novela titulada Después del desenlace, apareció publicada en 1945. Le siguió Libro de Madrid en 1949, y otras más que se van publicando en años posteriores.
 
   En su obra tuvieron una gran influencia los grandes intelectuales del siglo XVIII, y así se explica su descubrimiento de Jovellanos, Goya, Sargadelos... Fue Letrado de las Cortes Españolas por Oposición, Secretario General de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Fundador y Director de las Jornadas Literarias por España, Jefe del Departamento de Cultura de Educación Nacional y Director del Círculo Cultural Tiempo Nuevo. A través de estos cargos realizó una notable aportación a la cultura española.
 
   En 1963 fue Premio Nacional de Literatura “José Antonio Primo de Rivera” por su obra, Ramón, obra y vida, estudio muy completo sobre su primo Ramón Gómez de la Serna, aunque su mejor libro haya sido España en sus Episodios Nacionales: una historia de la literatura de la posguerra donde habla de la Quinta de combatientes y universitarios, gente alegre y humilde a la par; entusiasta y auténtica hasta el sacrificio, disciplinada y deportiva; católica a muerte y a veces gibelina; dotada de una positiva conciencia generacional, innovadora, desinteresada y revolucionaria.  Falleció en Madrid, el 20 de julio de 1974.


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía