Actualidad
 
 
 
Gistau y el Valle de los Caídos
 
LFU
 
 
 
 
   Confieso que, durante un tiempo, David Gistau me tuvo engañado. Su estilo fresco y buen manejo de la palabra, su juventud y su pertenencia a los “no alineados” le llevaron en sus inicios a romper los moldes de la corrección política, provocando a unos y otros por igual. Y por eso tuvo desde el principio mi simpatía y una naciente admiración.
 
   Pero todo eso hace tiempo que se acabó. Su posición abiertamente abortista y sectaria con los defensores de la vida abrieron mis ojos a la realidad y los cerraron a la esperanza. Y esta misma mañana mi decepción se ha tornado en desprecio al comprobar cómo el antaño periodista libre se ha convertido en un vocero del más rancio “progresismo” al terciar en el tema de las exhumaciones del Valle de los Caídos, sin tener ni la más remota idea de lo que hablaba, es decir, llevado tan sólo por la sinrazón del putrefacto pensamiento único.
 
   Gistau no sabe nada de la construcción del Valle de los Caídos, de ahí que hable a oídas de los "miles de trabajadores forzados", que más que forzados eran enchufados, pues había tortas por un destino que les aseguraba no sólo un salario más que digno, sino también comida, techo y escuela para sus familias en tiempos de escasez y una redención de penas de 3 días de condena por cada día de trabajo.  Ahí están los testimonios de Paco Rabal, de Peces Barba y de muchos otros, poco sospechosos de “franquistas”.
 
   No sabe tampoco que el médico Ángel Lausín, a la sazón preso en el Valle, contabilizó un total de 14 muertos en los 19 años que duró su construcción, de los cuales aproximadamente la mitad eran obreros libres que, por cierto, cobraban lo mismo que los penados. Ni sabe tampoco que existe un minucioso registro de todos y cada uno de los enterramientos con el consentimiento de las familias de cada fallecido, con la sola excepción de aquellos restos que reposaban en fosas comunes sin haber sido identificados, de uno u otro bando. Ni sabe, por último, que resulta imposible la identificación de ninguna clase de restos en los osarios porque, gracias al deficiente mantenimiento de los osarios –y del resto del Valle- por parte de Patrimonio, se encuentran mezclados los restos de los casi 50.000 cadáveres que se encuentran allí inhumados, al haberse podrido los féretros de madera por la humedad.
 
   Ni lo sabe ni le importa, porque al mono hay que darle leña aunque no haya porqué. Esto es lo que diferencia a un periodista serio de un prosaico vocero de la corrección política. Decía Albert Camús que “la mentira es el mayor enemigo de la libertad” y Gistau hace tiempo que dejó de ser un hombre libre.
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía