Caballeros y Damas de la FNFF
 
 
 
Hermandad de Ntra. Sra. Sta. María del Alcázar
 
PPG - FNFF 
 
 
 
En el homenaje a Francisco Franco, en el 120 aniversario de su nacimiento, la Hermandad de Nuestra Señora Santa María del Alcázar recibió el título de Miembro de Honor de la FNFF:
 
 
   La Hermandad de Ntra. Sra. Santa María del Alcázar nace del mismo espíritu que animó a los heroicos defensores del histórico Baluarte toledano a entregar hasta sus vidas por los ideales de Dios y Patria y así, durante el asedio que sufrieron decidieron unirse para que, independientemente de cuál fuera su futuro, en esos días inciertos aún, esperanzados desde un primer momento, pero inciertos, se perpetuara la gesta que estaban llevando a cabo, sin que ellos fueran conscientes en ese momento de su importancia y transcendencia.
 
   El 8 de agosto de 1936, cuando apenas habían pasado veinte días de un asedio que duró setenta, decidieron fundar la Hermandad de Ntra. Sra. Santa María del Alcázar, con la que cumplir un doble objetivo, en primer lugar seguir rindiendo culto a la Virgen Inmaculada cuya imagen se encontraba en el pequeño oratorio de la enfermería que había en la entonces Academia de Infantería, Caballería e Intendencia que era el Alcázar de Toledo. A esta Virgen Inmaculada se acogieron desde el primer momento, y desde el primer momento ya la llamaron la Virgen del Alcázar. Los rezos ante Ella fueron continuos y constantes, respondiendo Ella con su también continua protección hacia los defensores. De hecho, la primera vez que le preguntaron al General Moscardó su opinión sobre el Asedio, él mismo lo definió como “milagro continuo”.
 
   El otro fin de la Hermandad es el de servir de instrumento para que la memoria de aquellos héroes perdure en el tiempo y que ni se olvide ni se distorsione, lo cual puede ser aún peor. Así como Moscardó definió el Asedio del Alcázar como un milagro continuo, se puede definir también como una heroicidad continua llevada a cabo a lo largo de los setenta días que duró la gesta.
 
   Y esa labor de recordar y no dejar que se olviden los protagonistas no se limita a los que estuvieron dentro del Alcázar defendiéndolo, sino que también se recuerda con especial interés a los que los liberaron, es decir, a los que también defendieron al Alcázar, pero desde fuera y, por lo tanto, los que salvaron las vidas de los asediados. Y evidentemente se recuerda muy especialmente a su máximo responsable, al que tomó la decisión de desviar lo que pudiera entenderse su marcha natural hacia Madrid, para dirigirse hacia Toledo a liberar a aquellos que ya estaban siendo calificados como héroes por todo el mundo conocido. A Francisco Franco Bahamonde, quien al entrar en el Alcázar pronunció su famosa frase de “ahora sí hemos ganado la guerra”.
 
   Francisco Franco no dudó en expresar de muchas formas lo que para él significó el Asedio y la Liberación del Alcázar de Toledo, y lo reconoció concediendo un título nobiliario, tres cruces laureadas de San Fernando, una laureada colectiva, la más numerosa de la historia del España, así como otras muchas condecoraciones militares, ascensos hasta máximos niveles en las carreras profesionales de muchos de sus protagonistas y ayudas a la Hermandad con las que se canalizaban ayudas a los hermanos que tuvieran algún tipo de necesidad, especialmente educativa para sus hijos.
 
   Por eso la Hermandad de Santa María del Alcázar guarda un lugar especial para Francisco Franco nombrándole Hermano Mayor de Honor, como muestra del continuo agradecimiento y continuo reconocimiento que siempre tendrá hacia el Generalísimo.
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía