Actualidad
 
 
 
Jesús Sáenz de Miera: El emprendedor que agrupó a los ganaderos
Pasará a la historia como un gran defensor de los derechos de los ganaderos y a la vez un gran empresario. Dos cualidades que Jesús Sáenz de Miera, fundador de Central Lechera Asturiana, supo conjugar muy bien, como demuestra que con su muerte el pasado viernes a los 91 años, el campo asturiano quedara medio huérfano.Aunque desde 2009 Sáenz de Miera estaba apartado de la primera línea empresarial, su espíritu, ese que transformó el campo asturiano, seguía muy vivo. Leonés de nacimiento, con poco más de 20 años se trasladó a vivir a Asturias, una región en la que consiguió hacer realidad su sueño: convertir a los ganaderos en dueños de su trabajo.
 
Sus comienzos poco tuvieron que ver con la empresa. En 1942 sacó las primeras oposiciones a policía que se convocaron en España. Mientras trabajaba en la comisaría de Oviedo, estudió derecho. También fue maderero y llegó a ser presidente del sindicato de este gremio. Allí promovió la Mutualidad para Accidentes de Trabajo de los Industriales de la Madera. Fue sindicalista en la Organización vertical del Franquismo y durante un tiempo, titular de una pequeña explotación. Siempre pensó que la familia campesina no gozaba de los mismos derechos y beneficios que el resto de trabajadores. Eran años difíciles y más para un sector que malvivía. Por ello una de sus obsesiones fue que los ganaderos tuvieran la posibilidad de acceder a los mismos bienes que los demás. Y para conseguirlo había que unirse. Poco a poco comenzó a gestar un movimiento mutualista. En 1967 se crea el Grupo Sindical de Colonización de Asturias, única fórmula que entonces permitía el régimen, con el objetivo de logar la concesión y puesta en marcha de una gran Central Lechera Asturiana. Un proyecto que no hubiera sido posible sin las buenas relaciones que mantenía con el poder político. Fue procurador en Cortes de 1958 a 1971 y participó en la elaboración de la ley sindical de ese año.
 
Central Lechera Asturiana llegó a tener 12.000 socios y con el apoyo de las cajas de ahorro del Principado logró levantar una fábrica en Granda en el concejo asturiano de Siero. El 1 de septiembre de 1970 llegaba la primera partida de 25.000 litros de leche y el sueño de Sáenz de Miera se hacía realidad. Ellos mismos recogían la leche, la procesaban y la distribuían a mejor precio que la competencia.
 
Desde entonces Clas no paró de crecer convirtiéndose en la imagen y primera marca de leche del país. Para ello no dejó de innovar, primero con las formas de producción: a Siero trajo la maquinaria más moderna desde Holanda. Luego con el envase. Decidió utilizar una botella de plástico, no retornable porque creía que sería más cómoda para el ama de casa y fue ampliando la gama de productos a todos los derivados de la leche. Para abaratar costes creó su propia fábrica de piensos. En 1997 se produce la fusión de la Central Lechera Asturiana con Iberlat y se formó Capsa. Sáenz de Miera será su presidente. Siempre quiso que la marca estuviera asociada a la calidad y a la identidad de la tierra. Clas es hoy líder en leche. Capsa tiene cinco fábricas repartidas por toda España con cerca de 1.500 empleados. Sáenz de Miera estuvo cuatro décadas al frente del proyecto hasta que en 2009 decidió dejar la primera fila. Tenía 88 años y nunca se fue del todo. Como presidente honorífico estuvo atento hasta el último momento a la marcha de la compañía.
 
Jesús Sáenz de Miera, empresario, nació en Valencia de don Juan (León) en 1934 y murió en Oviedo el 21 de septiembre de 2012.
 
 
Fuente: El Mundo, 23 de septiembre de 2012 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía