Caballeros y Damas de la FNFF
 
 
 
José Antonio Girón de Velasco
 
PPG - FNFF
 
 
José Antonio Girón de Velasco nació el 28 de agosto de 1911 en Herrera de Pisuerga, Palencia. Su padre fue Justo Girón Gutiérrez, natural de Carrión de los Condes, Palencia, y su madre Clementina María Velasco Fernández de los Ríos, de Herrera de Pisuerga. Fue hijo único, y su vida política comenzó a edad temprana, en 1931, inscribiéndose en las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica, de Onésimo Redondo Ortega, y siendo uno de los fundadores, en 1934, de las JONS de Ramiro Ledesma Ramos. Licenciado en Derecho. En 1936 fue nombrado Jefe Provincial de Milicias de Valladolid de FE y de las JONS.    
 
   Durante la Cruzada Nacional de Liberación se puso al frente de las Milicias Falangistas de Valladolid y se encaminó al Alto del León, donde se integró en la Columna que mandaba el Coronel Serrador, luchando en la Sierra de Guadarrama. Fue hecho prisionero tras el asalto fallido a una casamata enemiga, y condenado a muerte, estando a punto de ser fusilado en un par de ocasiones. Al terminar la contienda se le concedió la Medalla Militar Individual por su valor. Destacar, igualmente, que en septiembre de 1936 estuvo al Mando de la Fuerza de choque preparada en Sevilla para liberar a José Antonio Primo de Rivera.    
 
   Posteriormente, pasó a ocupar la Inspección Territorial Falangista de Castilla. En abril de 1937 apoyó el Decreto de Unificación redactado en Salamanca por Franco y Serrano Suñer, por el cual se fusionaron la Falange, la Comunión Tradicionalista, y el resto de las Fuerzas Nacionales. En 1939 fue nombrado Consejero Nacional de FET y de las JONS, y Capitán Honorario de Infantería.    
 
   Al término de la contienda fue nombrado Delegado Nacional de Ex Combatientes y el 19 de mayo de 1941, con tan solo 29 años, Ministro de Trabajo, cargo que ocupó hasta el 25 de febrero de 1957. Durante su paso por dicho Ministerio se consiguieron para los obreros los mayores logros sociales de toda la Historia de España. Se aprobaron, entre otras, las Leyes que establecieron el Seguro de Enfermedad, el Instituto de Medicina, Higiene y Seguridad del Trabajo, las pagas extraordinarias del 18 de julio y Navidad con carácter obligatorio, los puestos de trabajo fijos, Servicio de Montepíos y Mutualidades Laborales, el Plus de cargas familiares, los Jurados de Empresa, el Subsidio de invalidez, etc… Se aumentó el nivel de vida de la clase obrera hasta convertirla en clase media.    
 
   Entre otras medidas muy importantes debemos destacar la creación de las Universidades Laborales, donde el hijo del obrero pudo estudiar y labrarse un porvenir digno, entre las que destacaron las de Gijón, Córdoba, Sevilla, Zamora y Tarragona. Además se creó un sistema de Seguridad Social que cubrió las situaciones de vejez, viudedad, orfandad, desempleo, jornada laboral reducida, vacaciones pagadas y una red de asistencia sanitaria con atenciones médicas y hospitalarias.    
 
   También consiguió fuertes subidas salariales para los trabajadores. Se retiró a Fuengirola, Málaga, siendo considerado uno de los promotores de la puesta en valor de aquella zona, que llegó a ser una de las más importantes del mundo en turismo y prestaciones de ocio. Tras el asesinato del Almirante Luis Carrero Blanco fue uno de los candidatos a sucederle en la presidencia del Gobierno, junto con Torcuato Fernández Miranda y Hevia, Laureano López Rodó y Carlos Arias Navarro, siendo elegido, finalmente, este último.    
 
   El domingo 28 de abril de 1974 publicó el diario falangista Arriba una declaración muy polémica bautizada como «El Gironazo», en la que se oponía al aperturismo político y defendía los ideales del 18 de julio. Esto provocó la destitución del Ministro de Información y Turismo Pío Cabanillas Gallas. En noviembre de 1974 fue nombrado Presidente de la Confederación Nacional de Hermandades y Asociaciones de Ex Combatientes. El año de 1976 dimitió como Procurador en Cortes y Consejero Nacional del Movimiento tras negarse a aprobar la ley de reforma política. El 11 de junio de 1987 fue designado Presidente del Consejo de Administración de Dyrsa, empresa editora del diario de la Confederación Nacional de Combatientes El Alcázar.    
 
   Participó y fue el promotor y organizador de las concentraciones nacionales del 20-N en la Plaza de Oriente y, posteriormente en la Plaza de San Juan de la Cruz, en las que participaron millones de personas y que nunca fueron igualadas, pese al silencio y la manipulación del sistema. Siempre fue leal a sus ideas, a José Antonio, la falange y el Caudillo Francisco Franco.    
 
   Fue autor de los libros: En Castilla, Girón habla a España; Escritos y Discursos; La libertad del hombre; Quince años de política social dirigida por Franco; Reflexiones sobre España; y Si la memoria no me falla. Murió en Fuengirola, Málaga, el 22 de agosto de 1995.
 
   El 30 de noviembre de 2013, la Fundación Nacional Francisco Franco le otorgó a título póstumo el título de Caballero de Honor, el cual recogió su viuda, en una cena de hermandad.
 
 
 
 
 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía