Actualidad
 
 
 
José Antonio Primo de Rivera Represaliado por el Frente Popular y la Ley de Memoria Histórica

Moisés Domínguez Núñez

Boletín FNFF nº 139 

Estamos viendo día sí día también como se mancilla la memoria de José Antonio Primo de Rivera. Se están derribando monolitos, quitando placas, nombre de barrios, y se está llevando acabo; desde la instituciones públicas gobernadas por partidos de Izquierda, y las privadas Asociaciones de Memoria Histórica -cebadas con las subvenciones que les dan las primeras –una verdadera e ignominiosa Damnatio Memoriae sobre la figura de “El Ausente“, evidentemente con la aquiescencia y complacencia de un Partido Popular que ni está ni se le espera cuando hablamos de la Guerra Civil.

¿Es esta situación reversible? Desde mi humilde punto de vista, si es posible revertir esta situación, haciendo mucha pedagogía y explicando hasta la extenuación que José Antonio Primo de Rivera fue una más de las miles víctimas inocentes que cayeron a manos del Frente Popular.

Y podríamos empezar, instando al Ministerio de Justicia, que reparara y declarase a José Antonio como Victima de la Guerra Civil, pues si leemos el literal de la norma, comprobaremos que se dan todos los motivos y se cumplen todos los requisitos para declararlo como tal:

“La Ley 52/2007, conocida como Ley de Memoria Histórica, reconoce el derecho a la reparación moral y a la recuperación de la memoria personal y familiar de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura. Por esta razón, en su artículo 4 la Ley contempla el derecho a obtener una Declaración de reparación y reconocimiento personal a quienes durante la Guerra Civil y la Dictadura padecieron persecuciones, condenas, sanciones o cualesquiera otras formas de violencia personal por razones políticas, ideológicas o de creencia religiosa” .

Nadie, en su sano juicio, duda que José Antonio fue perseguido, encarcelado y fusilado, por motivaciones políticas e ideológicas .Su caso, entraría dentro de la ley antedicha. Las irregularidades judiciales y legales que sufrió tanto en su encarcelamiento como en su fusilamiento, saltan a la vista y no hace falta ser ningún jurista para comprobarlo. Tan solo hay que acudir a los magníficos libros sobre José Antonio del historiador Francisco Torres “El último José Antonio “o más recientemente “La vida por José Antonio “para descubrir la realidad de los hechos alejados de mentiras y medias verdades.

Hace falta dar ese paso, que desmontaría “per sé” las mentiras y falacias con las que basan los historiadores de combate –aun piensan que están peleando con su plumas en la Guerra Civil- la vida y obra de José Antonio. Sería tan sencillo como aprovechar las armas administrativas que nos proporciona la ley, esa infausta ley, ya que el Gobierno de Mariano Rajoy no la ha derogado.

Quizás si los herederos de José Antonio Primo de Rivera dieran el paso de solicitar su reparación y reconocimiento como víctima de la guerra fratricida, podrían en un brete a la administración de justicia española, que tendría que resolver sobre esta cuestión y por ende a los partidos políticos que por acción o por omisión, hacen causa común contra el legado de José Antonio.

Esta situación es extensible , al resto de mártires de la Guerra Civil que fueron injustamente asesinados , torturados, sufrieron presidio … en la España, mal llamada Republicana, por ir a misa o utilizar sombrero . Si los descendientes de estos españoles dieran un paso al frente y solicitaran que se les expidiera ese título, un simple certificado de papel, ninguna institución, asociación, administración podría argüir que tal calle o tal plaza llevan el nombre de un “facineroso” o un “fascista“, sino la de un represaliado por el bando, que gracias a Dios, perdió la Guerra Civil. Hace falta dar ese paso , yo ya lo di hace tiempo y mi abuelo, Francisco Núñez Trejo, cautivo en un campo de concentración del frente popular y que estuvo a punto de ser fusilado por ser Guardia de Asalto y desafecto al “ régimen marxista” , ha sido reconocido como víctima de ese gobierno tan mal llamado “ democrático “ del Frente Popular. A mi abuelo, ya no le podrán quitar ninguna calle… ¿y a José Antonio?



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía