Memoria Histórica para todos
 
 
 
La otra memoria
 
 
 
José María García de Tuñón Aza 
 
   Días pasados la gran mayoría de los medios de comunicación españoles han estado alborotados a causa de que la izquierda ha vuelto a resucitar el viejo fantasma del traslado de los restos de Franco que están donde están porque así lo ordenó el rey de España. La izquierda tampoco quiere desaprovechar la ocasión de citar a José Antonio Primo de Rivera y para ello dicen que lo cambien de lugar.
 
   No solamente no quedaron conformes con haberlo asesinado sino que quieren señalar ellos el sitio donde reposen los restos de este hombre que nada tuvo que ver con la Guerra Civil y si no que lo demuestren, pero antes recomiendo que lean al masón que fue jefe de Gobierno Diego Martínez, Barrio, al cenetista Abad de Santillán, al propio Azaña, incluso me atrevería citar a Largo Caballero que negó, por vergüenza pues sabia que se iba a cometer un crimen, haber firmado el enterado cuando sí lo había firmado, según otros testigos de aquel Consejo de ministros.
 
   Los restos de ambos, solamente sus familiares son los únicos que pueden dar la autorización debida para cambiarlos de sitio o llevarlos a otro lugar. De todas las maneras a mí no me puede sorprender más ese interés cuando los que piden lo que están pidiendo no pisan una iglesia y si lo hacen se corre el riesgo que pase lo que pasó en mayo de 1931 (quema de conventos) o en octubre de 1934 (revolución de Asturias) donde se profanaron varias tumbas, entre ellas la de Zoila San Román López, enterrada en Valdecuna (Mieres), para andar a patadas con su cráneo hasta que se cansaron  y después asesinar al cura de aquella parroquia, que ningún daño había hecho, Manuel Muñiz Lobato primera víctima de la Revolución. Una vez cometido el crimen saquearon la casa y quemaron todos los libros que encontraron. Sería el prólogo del incendio de otras bibliotecas que acabaron bajo el fuego provocado por los revolucionarios.
 
   Ha tenido lugar hace días  la presentación de un libro titulado Memorias de la jurista y escritora Mercedes Fórmica. Fue en Málaga mientras que el homenajes por su labor a favor de la mujer fue aquella misma semana en Sevilla. Una de las personas que intervino en el acto, Mercedes Valdivia, se quejaba, con razón, que mientras Victoria Kent que se opuso al voto femenino que consiguió Clara Campoamor, varias calles de España lleven su nombre y, además, es objeto de culto por parte de las feministas, Mercedes Formica, que tanto hizo por la mujer, nadie le ha dedicado una calle que llevara su nombre sólo por haber sido falangista. Algo que no hicieron, por ejemplo, en Madrid con la calle Mayor que  se llamó después Mateo Morral que  fue quien arrojó la bomba al carruaje del rey Alfonso XIII el día de su boda, dejando un reguero de muertos. Ahora, la célula terrorista que recientemente puso la bomba en la basílica del Pilar, lleva el nombre de aquel anarquista, demostrando así en manos de quién podía haber quedado España si la izquierda casposa hubiera ganado el enfrentamiento entre las dos Españas. Incluso durante la República hicieron desaparecer  el monumento que se había levantado en memoria de las víctimas que causó la bomba que arrojó el anarquista. Se conoce que entonces no había memoria histórica. 
 
   Pero esta discriminación no es nueva porque además de no dársela a quien la merecía se la han quitado, por culpa de la Ley Histórica, maquiavélico invento del falso Rodríguez Zapatero, el peor presidente de Gobierno que tuvo España a lo largo de toda su historia, se la han quitado a muchos que sí la merecían. En Oviedo, por ejemplo,  llegaron a querer quitársela a Calvo Sotelo asesinado por la escolta de Indalecio Prieto. También quisieron quitársela al catedrático Yela Utrilla porque había sido falangista. En la villa de Mieres se la birlaron al diputado de la Ceda y vicepresidente de Editorial Católica, el asturiano Bernardo Aza, asesinado en Madrid. Al quitar su nombre, arrancaron una hoja de la historia, son palabras,  que utilizó, hasta algo poéticas, el actual alcalde de la villa Aníbal José Vázquez, de IU, cuando descubrieron una placa en recuerdo de uno de los protagonistas de la Revolución de Asturias, Manuel Grossi. Pero ¿en dónde estaba Vd.. señor alcalde, el día que desapareció del callejero de Mieres el nombre de Bernardo Aza?  Mientras el corregidor de aquel triste día, Vital Álvarez-Buylla, cuyo rencor anidaba en el corazón de muchos ediles, el hospital de Mieres lleva hoy su nombre. Es, la otra memoria.
 
 
 
 
 
 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía