Actualidad
 
 
 
Nuestros vecinos del Oeste. Portugal-España-Angola
 
 
José Manuel Cansino Muñoz-Repiso
Profesor Titular de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla
 
 
 
 
   Portugal acaba de salir del rescate que solicitó en 2011. Dejar atrás esta situación significa que el país vecino ya puede conseguir prestado dinero en los mercados internacionales a un tipo de interés “asumible” en lugar de hacerlo utilizando el dinero que le prestaron los socios que integran “la troika” (laComisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional).
 
   En este momento la prima de riesgo de Portugal está en torno a 200 puntos básicos (unos 220 por debajo de cuando fue intervenida). Esto supone que tiene que pagar un 3,5 % por cada bono -pequeño préstamo que pide- a devolver dentro de diez años. También supone –al menos en teoría- que el tipo de interés al que las empresas y particulares portugueses pueden conseguir préstamos ha bajado hasta alinearse de cerca con su prima de riesgo, y es que a pesar de los esfuerzos, el riesgo soberano (riesgo de que un país no devuelva su deuda) determina el riesgo de sus empresas aunque estas estén fuera de toda sospecha de insolvencia.
 
   La segunda derivada que tiene para Portugal su salida del rescate es que su política económica deja de estar intervenida por las imposiciones de “la troika”. Imposiciones que se han traducido en contestadas políticas de reducción de gasto público y subidas de impuestos.
 
   Las variables macroeconómicas fundamentales de Portugal nos dicen que tienen una renta por habitante de 19.660 dólares (España alcanza los 35.000), un 17,2 % de paro (frente al 25 % español), un déficit público que en 2013 fue del 5,5 % (un punto por debajo del español) y una tasa de crecimiento económico previsto para 2014 del 0,5 % (también un punto por debajo de la que espera tenerEspaña).
 
   Portugal es un socio comercial de primerísima importancia tanto de la región andaluza como del conjunto de España. Nuestra nación exportó en 2013 a la vecina Portugal por valor de 17.485,6 millones de euros, lo que la convierte en nuestro tercer destino por detrás sólo de Francia y de Alemania. Las importaciones españolas sumaron 9.814,3 millones. Es evidente que nuestras relaciones comerciales con los vecinos del Oeste son muy beneficiosas y han contribuido decididamente a equilibrar nuestro tradicionalmente maltrecho déficit exterior. Un problema este del déficit, no lo olvidemos, que está en el origen de nuestro brutal endeudamiento previo a la igualmente grave crisis económica desatada en 2008.
 
   A diferencia de Brasil, país con quien España mantiene directamente relaciones comerciales, o con la también excolonia portuguesa de Mozambique, con la que el país vecino apenas mantiene relaciones comerciales, Portugal sí es la puerta de entrada obligatoria al comercio con Angola. Esta República africana, gobernada por un sistema autoritario comunista, cuenta con importantes yacimientos petroleros (la biografía académica de su presidente desde 1979, José Eduardo Dos Santos, es suficientemente elocuente). Aunque su renta per cápita no alcanza los 5.000 dólares, sus élites económicas viven en verdaderos ghetos de lujo con relaciones directas con la ex Metrópoli.
 
   Pero el interés de España en la salida del rescate portugués no se limita, ni siquiera es lo más importante, a un interés comercial que suena a grosero mercantilismo predatorio. La Historia de ambos países va de la mano y el afecto mutuo está hondamente arraigado. Una encuesta de 2010 de la Universidad de Salamanca revelaba que el 45,6 % de los portugueses estarían dispuestos a integrarse en España.
 
   España y Portugal ya comparten desde hace años un único sistema eléctrico. Ambos países estamos superando una crisis financiera y real extremadamente difícil. La recuperación del crecimiento económico y la reducción del desempleo son nuestras dos tareas pendientes. No cabe duda de que las superaremos acompasadamente había cuenta de nuestra elevada integración social y económica.
 
 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía