Inicio
 
 
 
-
PROA AL VIENTO Y PRELUDIO DE LA TEMPESTAD
 Juan Chicharro Ortega
    General de División de Infantería de Marina (R)
 
Navegar proa al viento obliga al navegante a luchar contra el viento y la mar en condiciones nada favorables. Si esta situación se plantea, además, ante una previsible tormenta, acaece que cunda muchas veces el desaliento entre los que componen la dotación.
 
Siempre hay quienes son proclives a buscar la comodidad de la navegación en demanda de puertos fáciles en espera de momentos más dulces.
 
La vida nos presenta situaciones similares en multitud de ocasiones pero cierto es que sólo quienes se aprestan a hacer frente a la adversidad son finalmente los que acaban venciendo a la mar o en su caso aceptando la derrota con dignidad. La historia nos proporciona múltiples ejemplos y uno de ellos es el ocurrido a finales de septiembre de 1526 cuando Francisco Pizarro tras dos años de viajes hacia el sur de Panamá afrontando toda clase de inclemencias y calamidades, llegó con sus hombres a la isla del Gallo exhaustos.
 
El descontento entre los soldados era muy grande, llevaban varios años pasando calamidades sin conseguir ningún resultado. Allí tras dos años y medio de viajes hacia el sur, Pizarro recibió órdenes de cancelar la expedición al Perú y regresar a Panamá.
 
Fue entonces, en la isla de Gallo, cuando el extremeño trazó una línea en el suelo y, según los cronistas, afirmó: «Camaradas y amigos, esta parte es la de la muerte, de los trabajos, de las hambres, de la desnudez, de los aguaceros y desamparos; la otra la del gusto. Por este lado se va a Panamá, a ser pobres, por este otro al Perú, a ser ricos; escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere».
 
Solo 13 hombres decidieron quedarse junto a Pizarro en la isla del Gallo y de ahí a la conquista del Perú.
 
La historia les conoce como los “trece de la fama”. Todo cuanto acaece en estos momentos respecto al intento del Sr. Sanchez de proceder a la exhumación del Generalísimo Franco pretendiendo descalificar con esta acción un amplio periodo de nuestra historia e hiriendo a conciencia el sentimiento de millones de españoles motiva situaciones similares a la descrita al comienzo de este artículo.
 
El Sr. Sánchez apoyado por toda una retahíla de enemigos de la España que Franco representó : una España unida, una España fiel a sus raíces cristianas , una España en la que toda la acción de gobierno no tenía otro fin que el bienestar social de los españoles, se dispone a perpetrar una barbaridad de honda repercusión histórica. Ante esta situación de emergencia un puñado de españoles decididos a que no se tergiverse más la verdad de nuestra Patria han cruzado “la linea marcada en el suelo de la isla del Gallo” y se aprestan desde hace tiempo a la defensa.
 
En Panamá fueron 112 los que se dieron la vuelta y hoy en España son muchos los que hace tiempo ya se olvidaron de lo que le deben a la Capitanía de Franco y ya emprendieron el camino de vuelta. No quieren luchar y poco les importa lo que suceda. No son conscientes, o peor aún, les trae sin cuidado lo que pueda acaecer.
 
La España relativista que representan hoy los partidos denominados de derecha o centro derecha vive ajena a lo que está a punto de suceder; todo lo contrario de lo que sucede en la izquierda seudo marxista que representa el Sr. Sánchez. Sí, son en estos momentos sólo “13” los que han cruzado la línea de la lealtad a lo que significó Franco para nuestra Patria pero recordemos que los “13” que cruzaron la linea que marcó Pizarro conquistaron con posterioridad el Perú. Sí, somos conscientes que son sólo “13” los que se enfrentan a toda la fuerza del Estado que domina hoy el Sr. Sanchez y que la inferioridad de condiciones en la que se encuentran no augura un final feliz pero contamos con factores que nos dan esperanza para la victoria. En primer lugar - y lo hemos dicho reiteradas veces - la posición fundamental de la Iglesia Universal sin cuya aquiescencia no es posible exhumación alguna toda vez que los restos del Caudillo se encuentran en una Basílica inviolable en la que rige el derecho canónico.
 
Ni un Real Decreto ni un Real Decreto-Ley pueden ir contra un Tratado internacional como el vigente entre la Iglesia y el Estado. ¿ Habrá considerado esto el Sr. Sánchez? Es de suponer que sí . ¿ Habrá sopesado la Iglesia que si entrega los restos de Franco va a producir una desafección importante entre muchos de sus fieles? No quiero ser sarcástico pero si esto sucediera ya sé de más de uno que se hace monje tibetano. Al tiempo. En segundo lugar confiamos en que tarde o temprano los españoles sean conscientes de que la exhumación de Franco no es más que el primer paso para la desacralización final del Valle y la posterior demolición de la Cruz como algunos ya anuncian. Franco es sólo el comienzo de un sinfín de lo que prevemos va a suceder. Es un iluso el Sr. Sánchez si cree que con esta acción va a humillar a Franco.
 
El General ya les venció en la guerra y desde luego en la paz transformando España desde la miseria a la nación que llegó a ser la octava potencia industrial del mundo. Confiamos igualmente en que si el Sr. Sánchez actúa por la vía del RDL la sociedad española sea consciente de que estaremos ante un abuso normativo de dimensiones colosales. ¿ Desde cuándo la exhumación de Franco es un asunto de extraordinaria urgencia y necesidad para la nación como preconiza el articulo 86 de la Constitución? ¿serán conscientes nuestros representantes de que esto sólo sucede en las dictaduras bolivarianas? ¿acaso nadie va a reaccionar ante tamaña barbaridad? Tal vez sea así ya que como dije antes son muchos “los que se han vuelto a Panamá” en una demostración de cobardía innombrable. Sí, escribo seguramente proa al viento y en el preludio de la tempestad pero los “13” que cruzaron la línea marcada en el suelo de la isla del Gallo al final triunfaron y vencieron.
 
No sé como acabará esta batalla ideológica pero sí que siempre habrá más 13 y más 13 y más 13. Ya se oyen voces que comienzan a inquietarse y hora va siendo de que quien accedió al poder con el apoyo de quienes no tienen otro objetivo que destruir nuestra nación cumpla lo que prometió y convoque elecciones YA.
 
Y finalizo recordando a Edith Piaf cuando cantaba :
 
No…nada de nada
No , no me arrepiento de nada
 
Y no nos arrepentimos porque somos leales a nuestros principios y convicciones y por ellos nos batimos y nos batiremos desde el respeto a la legalidad que otros desprecian.
 
No…rien de rien
 
No, je ne regrette rien


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía