Negro sobre Blanco
 
 
 
Pancho Cossío, gran pintor novecentista y falangista
 
PPG - FNFF 
 
 
Francisco Gutiérrez Cossío, nació en Pinar del Río, Cuba, el 20 de octubre de 1898. Conocido como Pancho Cossío, fue un reconocido pintor. Hijo de padres también españoles, Genaro Gutiérrez, almacenista de tabaco, que llegó a ser Alcalde de Pinar del Río y abolió la esclavitud en su hacienda, y de Casimira Cossío y Mier. Poco después de nacer, estalló la Guerra por la independencia de la isla en 1898. La región fue tomada por Quintín Banderas, guerrillero que se distinguía por su crueldad con los españoles. Pero las medidas abolicionistas tomadas por Genaro Gutiérrez hicieron que el guerrillero tuviera la deferencia de facilitar la partida de la familia Gutiérrez-Cossío.
 
   La familia regresó a la Península, a Renedo de Cabuérniga, Santander, de donde era originaria. Allí permanecieron hasta 1909, en que se trasladaron a Santander. De niño sufrió un accidente en una pierna que le obligó a prolongados reposos, y le llevó, entre otras razones, a su vocación por la pintura. A los 13 años tomó lecciones de dibujo de Francisco Rivero. En 1914, decidido a ser pintor, se trasladó a Madrid, y por recomendación del Abogado Gregorio Campuzano, ingresó en el taller de Cecilio Plá. En él permaneció hasta 1918. Durante el bienio 1921-1922 se desinteresó de la pintura académica, aunque comprendía que en España le iba a ser difícil triunfar con ninguna otra. En 1923 marchó a París con el escultor, también montañés, Daniel Alegre. Ese año envió un desnudo al “Salón de los Independientes”. La obra pasó inadvertida, pero logró venderla luego por 300 francos.
 
Retrato a José Antonio Primo de Rivera, de Pancho Cossío
 
   En 1924 participó en el “Salón de Otoño” con otro desnudo, y esta vez sí atrajo la atención de los críticos. En 1925 ingresó en el grupo de pintores jóvenes españoles establecidos en París: Francisco Bores, Viñes, de la Serna; y comenzó a nacer su primer y personalísimo estilo. Desde la fundación, en 1926, de “Cahiers d'Art”, el grupo, y sobre todo él, contarían con el más prestigioso apoyo del momento. Tras realizar dos exposiciones, en 1928 y 1929, firmó un contrato de exclusiva con la “Galerie de France”, entidad que fracasó en 1931. En 1932, regresó a España.
 
   Se afilió a las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalistas, JONS, de Ramiro Ledesma Ramos y fundó la Delegación Jonsista de Santander. Después de la fusión de JONS y FE, continuó militando en el nuevo movimiento FE de las JONS. Se sumó al Alzamiento Nacional del 18 de julio de 1936. Su militancia fue siempre inquebrantable. Tras el Decreto de Unificación se mantuvo del lado de Manuel Hedilla. Se mantuvo falangista toda su vida. Entre 1933 y 1940 su actividad pictórica fue muy escasa. En 1944 expuso en Madrid, obteniendo un gran éxito.
 
Retrato realizado por Pancho Cossío a Ramiro Ledesma Ramos
 
   Continuó trabajando hasta 1948, y comenzó su serie de exposiciones en Barcelona, Madrid y Santander. Su exposición de 1950 en el Museo de Arte Moderno de Madrid significó su consagración. Entre otros galardones, obtuvo la Medalla de Honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1962 y la Sala Especial a que fue invitado en igual certamen de 1966. Sus últimos años los pasó, la mayor parte de su tiempo, en Ibiza y en la Albufereta, de Alicante. Fue un gran pintor novecentista que, partiendo del poscubismo y habiéndose acercado muy cerca de la no figuración, realizó la pintura más hondamente tradicional conocida por el siglo XX. Falleció en Alicante, el 16 de enero de 1970.
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía