Actualidad
 
 
 
Por una civilización cristiana: Digamos no al nuevo orden mundial
 
 
Efrén de Pablos
Presidente de la Asociación Cruz de San Andrés 
 
 
   ¿Somos conscientes de como los gobiernos occidentales (es decir, las llamadas "democracias" entre las que se incluye España) están esparciendo la podredumbre moral por todo el mundo, y como en buena medida lo hacen gracias a la ONU y sus organizaciones?
 
   ¿Cual es el motivo?: El Nuevo Orden Mundial pretende un mundo de individuos narcisistas cuya única preocupación sea en la práctica, la búsqueda constante de su propio interés. Individuos materialistas y nihilistas de escasos o nulos principios morales, que se someten voluntariamente a cualquier directriz que emane del Sistema político dominante por propio interés personal; individuos enmarcados en una sociedad donde la familia existe solo en un segundo plano, siempre supeditada al servicio egoísta de las dos individualidades que la forjaron y que ni siquiera han de ser necesariamente combinación de un hombre y de una mujer... y mucho menos, un nido de verdadero amor altruista, abierto a la vida.
 
   ¿Y como lo consiguen?: Principalmente por medio de la "ideología de género", que no pretende otra cosa que desvirtuar desde la más tierna infancia la verdadera naturaleza de la sexualidad humana, desligándola de sus fundamentos (el amor) y consecuencias (la maternidad), fomentando para ello el egoísmo y la cosificación de las personas, que pasan a ser objetos sexuales para nuestro disfrute y no seres merecedores de nuestra entrega afectiva, apasionada y desinteresada.
 
   Y en segundo lugar gracias al consumismo capitalista que ha creado a una subcultura según la cual, "tanto tienes, tanto vales", que nos lleva a limitar el número de nuestros hijos a nuestras “necesidades laborales” y a nuestras “capacidades económicas”, invirtiendo de facto el orden de la moral que sería natural, hasta el punto de que "amamos a los objetos y utilizamos a las personas", en vez de "amar a las personas… y utilizar a los objetos".
 
   Así, el uso indiscriminado de medios anti-concepción no busca (como venden) evitar embarazos no deseados, sino facilitar el que todos (y especialmente los más jóvenes) caigamos en la más aberrante y promiscua utilización de la sexualidad, desligándola de cuanto noble y bello hay en ella para reducirla a un simple acto egoísta de disfrute personal, sin importarnos las consecuencias del mismo ni para uno mismo, ni para su pareja, ni para el posible fruto inocente de tan estúpido, irreflexivo e inmaduro egoísmo.
 
   En ese marco de desestructuración social y personal, el "derecho reproductivo" del aborto es la piedra angular: Un acto de maldad infame y monstruosa aceptado socialmente, que consiste lisa y llanamente en matar a nuestro hijo "no deseado", por puros motivos egoístas. Una forma más de "Control poblacional" promovido por la ONU y las "democracias occidentales", que insensibiliza y/o destroza moralmente a quienes toman parte de él, aunque sea indirectamente, inhabilitándoles quizás definitivamente para amar y ser verdaderamente felices.
 
   ¿Y la "crisis económica"? La crisis económica es la guinda final de su coctel, la especia con la que se aseguran el éxito de su receta: En una sociedad individualista y hedonista sin dinero, no va a “dilapidar” sus “escasos recursos” en hijos y consecuentemente: ¿Cuando se terminará la crisis? 
 
   No sean ingenuos: En mi opinión, la crisis es provocada desde el Poder capitalista del Nuevo Orden Mundial y por tanto, no terminará nunca... a lo sumo, conoceremos ciertos momentos de desahogo, que evitarán que seamos demasiados los que nos despertemos y opongamos radicalmente…. Lo que me lleva a atreverme con una “profecía” de cosecha propia:
 
   Vienen malos tiempos para la Iglesia. Somos, la Iglesia Católica y cada uno de los que formamos parte de ella, quienes con más contundencia, inteligencia, razón, constancia y fuerza moral nos oponemos al Nuevo Orden Mundial. La Iglesia Católica es el gran bastión que no se rinde al pensamiento débil, ni a los principios New Age, ni a ninguna de las otras formas de nihilismo que insistentemente nos quiere vender el Nuevo Orden Mundial.
 
   Por ello vaticino que la Iglesia va a ser perseguida... claro que eso no es una novedad ¿verdad? No, la novedad será la intensidad de la persecución y que por primera vez, la Iglesia Católica será perseguida a nivel global.
 
   Eso explica que el Nuevo Orden Mundial y los gobiernos peleles de casi todo Occidente prefieran apoyar al Islamismo radical en todo el norte de Africa, e incluso deseen la caída de la bastante laica y aceptable (para los patrones occidentales) dictadura del  partido socialista BAAZ de Siria: Los islamistas eliminarán a los irreductibles cristianos de oriente (que son unos cristianos de moral petrea y por tanto, muy poco manejables). Al pueblo cristiano en occidente, prefieren ahogarlo a golpe de talón... es que nosotros nos hemos vuelto mucho más "blanditos". Ya no somos una sociedad como la de los 800 mártires cristianos de Otranto, que ayer domingo canonizara S. S. Francisco. 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía