Memoria Histórica para todos
 
 
 
Reflexiones sobre la Memoria Histórica

Pedro González-Bueno Benítez

            

   Los fines de la Fundación, como todos sabemos, son: "Difundir el conocimiento de la figura de Francisco Franco en sus dimensiones humana, política y militar, así como los logros y realizaciones llevados a cabo por su Régimen." Nosotros sabemos que al hacerlo,- además de cumplir con un obligado deber por múltiples razones,- estamos defendiendo a la España que yo vengo en llamar la "España Eterna", que no es más que la España Una, Grande y Libre; la España guiada por la Fe; la España con la Historia más gloriosa conocida; la España del Honor y del Valor, que es exactamente la España que después de siglos de decadencia, Francisco Franco consiguió que resurgiera tras derrotar al comunismo en el campo de batalla y gobernar durante casi cuatro décadas. Pues bien, eso que nosotros sabemos y sentimos y que consiste en identificar a Franco con la España auténtica también lo saben los enemigos de Franco y de España. De ahí proviene que desprestigiando a Franco y a su obra,- al tiempo que satisfacen sus rencores y ansias de venganza,- están atacando a la España que odian.

            Conocemos infinidad de casos que lo demuestran, sirvan de ejemplo :

- El ataque a la bandera no tiene la reacción que pudiera esperarse en cualquier nación del mundo occidental y ello debido a que al fin y al cabo la bandera rojo y gualda fue restablecida por el "Dictador."

-El ridiculizar la religiosidad de Franco y del pueblo español (bautizando despectivamente al Régimen como nacional catolicismo ) da vía libre para impunemente blasfemar y ofender a la Iglesia, hasta permitirse el que un diputado del Congreso diga públicamente que lo que hay que hacer con El Valle de los Caídos ( en el que está enterrado Franco ) es volar la Cruz.

- El Levantamiento del 18 de Julio se presenta como golpe de estado, como asonada militar, contra la II República tan democrática y tan legitima ella.

- El difundir que Franco prohibió hablar en las lenguas vernáculas ha permitido no sólo hacerlas Cooficiales por Ley, sino que ha servido de apoyo para plantear el independentismo.

            En otras palabras "lanceando a Franco" han alcanzado logros que nos parecen inimaginables, logros que nunca hubieran conseguido sin manifestar que por lo que estaban luchando era para devolver al pueblo español la libertad y la democracia que perdió España durante la "Dictadura", logros que suponen nada más y nada menos que escribir la Historia a su antojo y destruir los pilares en que se sustenta la Unidad y la Identidad de España .

            Dicho esto hagamos un poco de memoria y veamos la táctica seguida desde la Transición hasta nuestros días:

            El Rey, a la muerte de Franco, por las razones que fuera e indudablemente presionado por el exterior (naciones obcecadas con la democracia y los eternos enemigos de España) da un golpe de timón,- con el manejable A. Suárez como Jefe de Gobierno,- y con cobardía y traición, hace concesiones siempre en contra de Franco y su obra, a personajes y partidos que en los años 30 habían llevado al caos a España.

Esas concesiones entre otras logran :

- El reconocimiento del Partido Comunista.

- El que los horrores de la guerra producidos por los dos bandos contendientes sean equiparables.

- El aceptar a personajes indeseables en la sociedad, en la política y con trato deferente por parte del Rey.

        En 1978 con la promulgación de la Constitución :

- Esos personajes (Carrillo, Pasionaria,...) son elegidos diputados, creando una situación  de hecho de equiparación entre actores de la Republica y del Régimen de Franco.

- Se establece el Estado Autonómico.

- Se legalizan los Sindicatos Libres.

- El Estado se declara aconfesional.

         A partir de la promulgación de la Constitución, se va desprestigiando de forma constante la figura de Franco, criminalizando su actuación y la de su Régimen tanto en el periodo de guerra como en los años de paz.

           Transcribo la intervención parlamentaria de Jorge Fernández Díaz (en la actualidad ministro del Interior) el 17 de octubre de 2007 a propósito del Proyecto de Ley de la Memoria Histórica por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura en la que dice textualmente:

              “ Desde la transición y desde la aprobación de la Constitución se han

                aprobado más  de veinte  normas  con  rango  de  ley, decretos-leyes

                de  todo  tipo, por unanimidad, en  la  línea  precisamente de  reparar

                injusticias,  reconociendo  y  ampliando  derechos  a  personas  e  

                instituciones que  padecieron  violencia o persecución en la guerra

                civil o en la dictadura”.

         Entre otras normas destaca por su importancia la proposición no de Ley de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados del 20 de noviembre de 2002 con la manifiesta condena del franquismo con la unanimidad de todos los partidos políticos.

           Finalmente se promulga la Ley de la Memoria Histórica el 26 de diciembre de 2007 (Ley 52/2007).

           Un estudio de toda esta legislación lleva a la condena de la era de Franco desde el mismo momento del levantamiento del 18 de julio de 1936, hasta su muerte en noviembre de 1975.

           Con lo dicho al principio de mis palabras, referentes a la identificación de Franco y España, creo se puede afirmar que la gran losa que pesa sobre España es la Ley de la Memoria Histórica y hasta que no se consiga derogar esta Ley, España no recuperara su Identidad y su grandeza

           Por ello entiendo que el principal objetivo de esta Fundación, cumpliendo además exactamente con el mandato de sus fines, es concentrar todo nuestro esfuerzo en lograr la derogación de la Ley de la Memoria Histórica.



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía