Actualidad
 
 
 
Revista de Prensa sobre la exhumación del Caudillo

Majadería final; por Alfonso Ussía

Lo de la tumba de Franco sólo le interesa a un reducido retén de resentidos guerracivilistas

Majadería final; por Alfonso Ussía

30 Noviembre 11 - - Alfonso Ussía

Querer ganar una Guerra Civil que se perdió, setenta y cinco años después y triunfando bravamente contra unos huesos, se me antoja una solemne majadería. La última de este Gobierno necio y demoledor que hemos padecido los españoles durante los últimos siete años. La que fuera ministra de Fomento, la simpar Maleni Álvarez, retiró el monumento ecuestre de Franco en los Nuevos Ministerios porque no le gustaba verlo cada mañana cuando acudía a su despacho. Soy paseante asiduo de ese tramo de la Castellana y no me complace nada toparme con Largo Caballero, insigne cernícalo y voluntarioso ladrón del PSOE, pero respeto su presencia en bronce por su espacio cubierto en la Historia de España.

Comentando este hecho, Felipe González acertó de pleno. «No tiene mérito alguno y me parece una medida absurda. A Franco tendríamos que haberlo descabalgado del caballo en vida, pero nadie se atrevió a hacerlo».

Pero es que éstos son muy tontos, y prueba de ello ha sido su desmoronamiento social, que a través de las urnas no miente.

Una traca final para despedir siete años de estupidez gubernativa. Regañar a Franco y castigarlo posteriormente retirando sus huesos del Valle de los Caídos. Uno grupo de «expertos» –¿expertos en qué?– se ha reunido para vestir la memez de seriedad, con el ministro Jáuregui a la cabeza. Tres de ellos han recomendado que el Valle de los Caídos se quede como está y que sus enterrados permanezcan donde están. Pero los cursis de la meditación laica han dictaminado que los restos mortales de Franco tienen que ser vencidos y desterrados de Cuelgamuros. El Gobierno en funciones ha exigido al futuro Gobierno de Rajoy que haga cumplir el deseo de los «expertos», y emitida la exigencia, se ha reunido para decidir si en los veinte días que le queda de Gobierno en funciones tiene tiempo para llevar a cabo una gilipollez más y la de los restos de Franco es la última majadería.

Por cortesía, tendrían que haber informado a la única hija de los huesos derrotados en tan brillante y durísima batalla. Además, que la Iglesia es la que decide, y no parece que la desacralización de la basílica para convertirla en un «taller de reflexión» entre en sus planes inmediatos o a medio plazo. Una decisión ridícula. Ni clamor social ni vainas. Al español de la calle le preocupa salir del atolladero económico que este Gobierno ha creado, no formar parte de los cinco millones de parados, exigir que el dinero público se invierta en beneficio de la ciudadanía y mirar hacia el futuro, con mayor o menor optimismo. Lo del Valle de los Caídos, la tumba de Franco y el «espacio de laica meditación» sólo le interesa a un reducido retén de resentidos guerracivilistas que llevan décadas soñando la heroicidad de derrotar a unos huesos. Los huesos del jefe supremo del padre de Zapatero, de Rubalcaba, de Fernández de la Vega, de Bermejo, de Bono, de Juan Luis Cebrián y de tantísimos socialistas hijos de entusiastas colaboradores de Franco. A eso se dedica el Gobierno de España en los últimos días de sus funciones como tal.

De conseguir sus propósitos, el Gobierno de Mariano Rajoy podría crear una nueva condecoración oficial. La Gran Cruz de la Tumba Vencida, y concedérsela a los «expertos» favorables a la victoria sobre los huesos y a todos los que han intentado, con afán, llevarnos de nuevo a la España del año 1936. Unos valientes. Han conseguido que hasta los huesos sonrían.

Publicado originalmente en http://www.larazon.es/noticia/8252-majaderia-final-por-alfonso-ussia

 

Cartas a mi Tío de América por Carlos Esteban

 "En ocasiones muevo muertos"

El Generalísimo lleva muerto y enterrado hace 36 años y tenemos asuntos no para ocuparnos, sino para alarmarnos con terrible urgencia.

 Al Papa Esteban VI, en 897, no acababa de gustarle cómo le había tratado su antecesor, Formoso, así que mando exhumar su cadaver de Formoso nueve meses despues de su muerte, para someterlo a juicio en un concilio historico. Morboso, ¿verdad?

Pues aquí estamos en esas. O está la izquierda, la que se dice muy alarmada con recortes sociales y 'agendas ocultas' pero que, en el caso del diario de Roures, dedica su primera e incontables páginas interiores a... ¡Franco! No, no está usted mirando un periódico de otra época; estamos en noviembre de 2011, el Generalísimo lleva muerto y enterrado hace 36 años y tenemos asuntos no para ocuparnos, sino para alarmarnos con terrible urgencia. Es maravilloso cómo se retratan. 'Franco, fuera (si la Iglesia lo permite), abre, exultante, Público.

 Los regalos del rey Gaspar

 Gaspar Llamazares, el líder obrero y azote de los mercados financieros que, sin duda como labor de zapa, tiene suscrito un fondo de inversión de 300.000 euros, demuestra estar centrado en los problemas que agobian a su parroquia al declarar en el diario del multimillonario trotskista: "Daría parte de mi patrimonio para que Franco no tenga un mausoleo". Afortunadamente, lo he leído con el estómago vacío. Pues cambia el modo del verbo, campeón; dí claramente que lo darás, no te prives.

  Escolar el Chico se suma, y como pasa cuando quiere abarcar más de lo que es capaz de apretar, la mete hasta el corvejón: "¿Conocen ustedes algún otro país europeo que aún honre los huesos de un dictador contemporáneo en una tumba ciclópea patrocinada por el Estado?" ¡Yo, Ignacio, yo, yo! Y no muy lejano ni exótico: Francia. Date una vueltecita por Los Inválidos y podrás verlo. ¿O ya ha prescrito? ¿Cuándo prescribe el odio, Nacho?

  "¿Alguna otra capital civilizada que tenga en el skyline de su extrarradio una cruz de 150 metros de altura en homenaje al fascista que secuestró el país durante más de tres décadas?", insiste Nacho. Hombre, con tantas señas sería mucha casualidad. Pero preferiría tener un panteón dedicado a un tirano muerto que vivir en una sociedad que homenajea a chequistas muy vivos (en más de un sentido) como Santiago Carrillo, qué quieres que te diga.

De muertos y vivos

 A mí, no les voy a mentir, el asunto no me quita el sueño. Me asquea ese macabro trapicheo de cadáveres, ese rencor que, como el amor de los cuentos, va más allá de la muerte; y me entristece esa izquierda mezquina que, con cinco millones de parados y una crisis sin precedentes, hace noticia de primera página el deseo -todavía no es otra cosa- de remover los huesos de un muerto en una venganza post-mortem que costará dinero, reabrirá heridas y no nos moverá un milímetro en la solución de uno solo de nuestros problemas.

Por una vez, sólo por una vez, prefiero la estupefaciente hipocresía de ese órgano de un fondo norteamericano de inversión, El País, a la insania necrófaga de Público.

Y eso que la tensión que vive El País es de carcajada. Verles temblando ante el destino de sus valores, anhelantes de que Rajoy "haga lo que tenga que hacer" para tranquilizar a los mercados, para luego recoger en sus páginas un panegírico al libro de su viñetista El Roto bajo el titular 'Rabia contra el sistema' haría morir de envidia al mismo Tartufo.

  Publicado originalmente en http://www.intereconomia.com/blog/cartas-mi-tio-america/ocasiones-muevo-muertos-20111130

 

 La Razón, 1 de diciembre de 2011

El presidente de la Fundación Francisco Franco asegura que trasladar los restos del caudillo es imposible jurídicamente. «El monumento es propiedad privada»

Franco no se mueve, por mucho que se intente revivirlo. No hay base jurídica que lo permita, a pesar de que la Comisión de Expertos, nombrada por el Gobierno socialista, haya estimado trasladar los restos del caudillo donde «elija la familia» para evitar cualquier connotación política.

  Los expertos opinan

  1 Diciembre 11 - - A. G. Mateache / F. Cancio MADRID- Precisamente por ello, el PSOE aprobó en 2007 un proyecto de Ley de Memoria Histórica por el que el Valle de los Caídos es considerado «lugar de culto y cementerio público». Lo que, según Pedro Cerracín, abogado de la Asociación Valle de los Caídos, supone que la última palabra la tengan el abad de la Basílica y la familia respecto a la exhumación del caudillo.

 Tal y como informó Fray Anselmo a este periódico el pasado junio, su decisión está «supeditada a la de la familia». Y, según Cerracín, ésta es rotunda: «Hemos podido hablar con doña Carmen y quiere que los restos de su padre permanezcan donde están», afirma.

Propiedad privada

Por otro lado, según el presidente de la Fundación Francisco Franco, Jaime Alonso, la inmovilización del cadáver de Franco está sustentada en otros motivos. «Primero, el Real Decreto 1359/1984 del 20 de junio, establece que sólo la Comunidad de Madrid podría ser competente, no el Estado. Y segundo, todo el área perimetral del Valle de los Caídos es basílica, lo que significa que, a pesar de ser Patrimonio Nacional, pertenece al ámbito eclesial». Asimismo, Alonso añade que, algo que está pasando «desapercido» es que el informe general es propiedad privada.

 «Pertenece a la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Así que sería expropiación forzosa».

 Aún así, los socialistas continúan haciendo declaraciones a un mes de que Rajoy sea investido nuevo presidente del Gobierno. «Yo desmontaría piedra por piedra la ignominia del Valle de los Caídos», escribió ayer el ex secretario general del PSM y actual diputado por Madrid, Rafael Simancas.

 No se ha calculado el presupuesto de las intenciones del político, pero sí el de la «Resignificación Integral» que se recoge en el informe de los expertos, lo que se traduce, entre otros aspectos, en hacer un centro universal de la Memoria Histórica. «Esto significa 130 millones de euros», afirma Alonso. Con el 22,8% de la población activa en paro.

 El ministro de Presidencia en funciones, Ramón Jáuregui, propuso ayer construir en la explanada del monumento una lápida de granito con los nombres de las 33.847 personas enterradas allí, y convertirlo en un lugar «reconciliador». La fundación que preside Alonso considera «absurdas» las iniciativas escultóricas y arquitectónicas, ya que asegura que el recinto está catalogado como elemento arquitectónico especial. Y que la parcela sobre la que se asienta el conjunto monumental «está clasificada como suelo no utilizable especialmente protegido».

 Alonso añade que, por otro lado, las obras de rehabilitación y mantenimiento conciernen al plan especial y urbanístico de El Escorial. «Lo que Ramón Jáuregui no tiene en cuenta», continúa, «es que el Valle de los Caídos es un lugar para la memoria de víctimas y muertos de la Guerra Civil, de ambos bandos, y que aquéllos que no tienen nombre ni apellido es porque no se les pudo identificar».

 «Debates que no existen»

 Jáuregui, por el contrario, consideró ayer que el Valle de los Caídos «es un monumento al nacional–catolicismo, que durante años, ha sido lugar de concentración nostálgica del franquismo». Y espera que todas las fuerzas políticas, sobre todo el nuevo Gobierno, «sean capaces de llevar a cabo la transformación del conjunto monumental». Insistió en que «Rajoy no debe dejar el informe en un cajón».

 Por su parte, la respuesta del Partido Popular es rotunda. «Nosotros no vamos a seguir la estrategia de Zapatero de poner temas complejos y que dividen encima de la mesa para no hablar de lo que importa a los ciudadanos, que es el desempleo. No vamos traer debates que no existen», señaló Esteban González Pons.

 Lo que sí existe, a tenor de la opinión de Alonso, son las pérdidas económicas que ha generado La Ley de Memoria Histórica de 2007. Según los últimos datos, un año antes los ingresos fueron de 970.000 euros. «Era un monumento muy atrativo para los turistas», opina Alonso. «No sólo por Franco, sino también desde un punto de vista arquitectónico y cultural».

Publicado originalmente en http://www.larazon.es/noticia/1659-franco-no-se-mueve

Francis Franco en Antena 3 Televisión el 1 de diciembre de 2011 



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía