Actualidad
 
 
 
SI FRANCO LEVANTARA LA CABEZA
FRANCISCO FRANCO MARTÍNEZ-BORDÍU
 
Este sábado pasado 4 de diciembre, estuve en un programa-debate para informar y defender la postura de mi madre ante el informe no vinculante sobre el futuro del Valle de los Caídos que tiene únicamente discrepancias con tres votos particulares, en su consideración nº 31,  sobre la exhumación y traslado de los restos de mi abuelo.
  Manifesté lo extemporáneo y estéril de esta polémica que nada positivo en la situación crítica que vivimos, pidiendo al moderador  evitar el insulto hacia el que fue para mi un ser muy querido.
 Fue respetado por el presentador, así como por mis dos contertulios de la derecha, y por Carmelo Encinas a la izquierda,  aunque no puedo decir lo mismo en el caso de María Antonia Iglesias y Pilar Rahola.  La  interrupciones constante, el insulto permanente a mi abuelo y a mí persona, fueron la tónica de su actuación, en la que entre los tópicos y las infamias de su discurso debieron de avergonzar a los que en algún  momento confiaron en ellas para desempeñar algún cargo o función. Los votantes ya se lo demostraron a Pilar Rahola en su último y estrepitoso fracaso electoral.
    Percibí odio y el rencor por parte de quien no conocía, debido a los prejuicios que supone mi nombre y lo que representa, y me han hecho dudar de que hayamos superado las dos Españas y pasado página,  en lugar de mirar hacia atrás. En esa línea populista, María Antonia invocó a Fraga y Carrillo como artífices de la transición, cuando en realidad,  todo el mundo sabe que fue pilotada por el rey y protagonizada por la clase media que potenció mi abuelo, hoy tan expoliada e indignada
      Muchos allegados me han reprochado haber callado y no haber defendido a mi abuelo y su obra. El motivo de este articulo, es explicar las razones, que son tres.
   1-No podía bajar al nivel del insulto y la desinformación y la descalificación personal. Me educaron de otra forma.
   2-No era el objeto del debate al que había sido invitado.
   3-Por pudor. Obviamente en este asunto soy subjetivo, aunque no quisiera.
      No obstante y aceptando todas las criticas de los que  vivieron la era de Franco, no debía haber callado, ya que tras su exaltación a la jefatura del Estado (primeros de Octubre del 1.936) , nadie fue fusilado, ni encarcelado sin un juicio previo y reconocimiento en sentencia (Causa general).

Su primera Ley fue el Fuero del Trabajo (3/1938), creó la Seguridad Social, la paga extra, las universidades laborales y construyó pantanos, viviendas sociales,  forestó y repartió tierras entre los colonos. En 1975 España era la sexta potencia industrial y con pleno empleo.

Si Franco levantara la cabeza tendría el gran dolor de ver el ingente número de españoles que sufre la lacra del paro, pero a su vez la inmensa alegría de comprobar que hemos sido capaces, entre todos, de cumplir el 36 aniversario de su muerte en paz y concordia, doblando el período que él en su mandato logró con el esfuerzo de nuestros mayores y constituye la etapa más larga de paz en la historia de España, el objetivo más importante de su política.

Quiero pensar  que no es un espejismo, que mirando hacia el futuro,  con unidad,  solidaridad, tolerancia, sudor y lágrimas, lograremos superar el abismo que se cierne ante nosotros.

Sigamos todos juntos construyendo la paz.



FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía