Memoria Histórica para todos
 
 
 
Sobre la famosa y falsa "teoría del empate" en la guerra civil 1936-1939
 
 Sigfredo Hillers de Luque  
 
 
 
   Ya sabéis… Tan brutos y tan salvajes eran unos como los otros… Tantas barbaridades, salvajadas e injusticias se cometieron en el bando rojo (bando republicano dicen los “rogelios”) como en el bando nacional (bando rebelde o bando fascista dicen ellos), etc. etc.  Falso…. Comparemos, analicemos, pero sin caer en la maldita manía de la “teoría del empate”… a la que millones y millones de “oyentes” se adhieren, por pereza mental,  para evitar la fatigosa tarea de investigar, de documentar sus afirmaciones, etc.     
 
   La teoría bien difundida por los comunistas tanto durante la guerra como durante años y años posteriores a la guerra  sobre las presuntas barbaridades cometidas por las tropas victoriosas del Ejército Nacional en Badajoz, mandadas por el entonces Tte. Coronel falangista Juan Yagüe se “fabrica” para paliar y encubrir el hecho cierto que se produce en el Madrid republicano el 22 de agosto de 1936 con el asalto de la Cárcel Modelo de Madrid,  por grupos de milicianos armados ”incontrolados”, asesinando, masacrando a los indefensos prisioneros… entre ellos a Julio Ruiz de Alda (héroe de la hazaña del “Plus Ultra”; Subjefe Nacional de Falange); a Fernando Primo de Rivera, hermano menor de José Antonio… junto a otros ilustres políticos de la propia República, como p. e. Melquíades Álvarez, el diputado Dr. Albiñana, etc.,  que temiendo, con toda razón,  por sus vidas al residir en lujosas y céntricas viviendas de Madrid, fueron aconsejados a “refugiarse” en la Cárcel Modelo como lugar más seguro y protegido por las propias fuerzas de orden público…     
 
   De tal magnitud fue la tragedia o salvajada que el cuerpo diplomático acreditado en la República Española pasó aviso al Gobierno que de no atajarse tal clase de atropellos, retirarían a sus embajadores.
 
   Claudio Sánchez Albornoz, quien en 1933 había sido Ministro de Estado (Ministro de Asuntos Exteriores), amigo entrañable y admirador de Manuel Azaña, Presidente de la República en julio 1936, en su libro Anecdotario Político, editado en 1976, nos habla de “Sus conocidas palabras (de Azaña)  después de los crímenes  cometidos en la Cárcel Modelo de Madrid: “Yo no quiero ser Presidente de una República de asesinos”…
 
    De esto nos hemos enterado con 40 años de retraso…  También existen declaraciones muy posteriores de Indalecio Prieto (luego Ministro de la Guerra), dentro de su círculo de allegados, afirmando que en ese momento es donde la República había perdido moralmente la guerra, etc. etc.     
 
   Ya durante la época de Felipe González, TVE elabora incluso un falsificado reportaje apoyando la tesis de las sangrientas barbaridades cometidas por las tropas nacionales en Badajoz (agosto 1936) y el fusilamiento masivo de prisioneros llevados a la plaza de toros… siendo incluso banderilleados y estoqueados ante la risueña presencia de señoritas de derechas, ataviadas con mantilla, etc.   
 
   Relatos tan burdamente elaborados, con entrevistas a presuntos testigos presenciales, etc. que no se tenían de pie….  
 
   Años más tarde, afortunadamente, el sacerdote e historiador P. Martín Rubio en un minucioso trabajo objeto de su propia tesis doctoral, refuta punto por punto el prefabricado tópico de los comunistas-socialistas demostrando su falsedad… La de saliva y esfuerzo que nos ahorra con su libro conteniendo documentación irrefutable, irrebatible…  Muchas gracias, aunque sea con retraso…     
 
   Por lo que  a mí respecta, siempre  he combatido esta pretendida “teoría del empate”…-con poco éxito, dada mi nula influencia en los m. c. s. Algunos de vosotros conocéis lo escrito en el vol. IV/1 de mi obra Derecho-Estado-Sociedad (1992)  y lo que detallo en la “carta abierta “que dirigí en su día (hace ya más de 10 años) a Pedro Laín Entralgo. Sin embargo, como todos sabemos, los astutos rogelios, en estos últimos años han sabido pasar con éxito de la teoría del empate a la teoría del desempate, a la “victoria moral”… culminada con el apoyo de los majaderos de la derecha, capitaneados por el Partido Popular de José Mª Aznar… cuando contaba con mayoría parlamentaria…  año 2002… un 20 de noviembre para mayor escarnio…  Nada menos que  apoyando y liderando una propuesta de Izquierda Unida por la que en las Cortes Españolas se condenaba el Alzamiento Nacional del 18 de Julio…. ¡Así como suena!     
 
   Pretendían así hacerse perdonar su pasado y el de sus padres… Por vía de ejemplo, Jaime Ignacio del Burgo que presidía la Comisión en las Cortes, es hijo de un héroe requeté de nuestra guerra (combatiente en las Brigadas de Navarra)… Por no hablar del citado José Mª Aznar, hijo de Alférez Provisional y falangista  “rebelde” en las filas del FES en su época juvenil… (Hasta que, por consejo de su sabia esposa, supo cobijarse bajo la frondosa sombra de Fraga,  aplicándose el refrán de “a quien buen árbol se arrima…”).    
 
   Estos señores del Partido Popular ignoraron en este caso la sabiduría del refranero español… “El que al cielo escupe, en la cara le cae…”  haciendo caso omiso de la irrefutable frase evangélica: “La Verdad os hará libres”… equivalente a decir, sensu contrario:  … Y por ello, la mentira, la falsedad… derivada de vuestra cobardía… de vuestro complejo de inferioridad  ante los fraudulentos “rogelios”,  os atará, os  inmovilizará, y os llevará al abismo…     
 
   Dentro de esa “teoría del empate” hay una variante que de buena fe, desde las filas del Bando Nacional, a lo largo de los años, se ha abierto camino…  Repito, de buena fe y con gran generosidad de espíritu….  hablar de los que lucharon y cayeron por sus ideales (sic)… tanto en uno como en otro bando (sic)… Hace años lo leí en un libro de “Memorias” del  ya fallecido Tte. General Iniesta Cano…  También lo oí por la radio en cierta ocasión al excelente historiador General Casas de la Vega…  y ahora lo leo en sendas intervenciones de dos estupendos camaradas míos…   quienes con su buen corazón  escriben… :
 
   a) “… pero honor y gloria a los que en ambos bandos (… ya estamos con “la teoría del empate”…) lucharon y cayeron por sus ideales …” (*) 
 
   b)  “… por los que murieron en aras de su ideal, cualquiera que éste fuera… (Ahí tenemos  otra vez “la teoría del empate”)…     
 
   Vayamos por partes, queridos camaradas.  
 
   Analicemos despacio la Historia y huyamos de los tópicos aunque sean dichos de buena fe y con el corazón en la mano, mezclando los deseos con la realidad de los hechos históricos…..Veamos ¿cuáles eran los ideales de todo buen comunista, socialista y anarquista en 1936-1939 (e incluso antes…) … los ideales por los que asesinaron, masacraron, exterminaron…  a los representantes de las clases sociales opresoras de la clase obrera…. es decir, a los capitalistas, burgueses, fascistas… empezando, claro está, por los mayores culpables de todos ellos, es decir los curas, frailes, monjas… estuviesen donde estuviesen … en iglesias, en monasterios, en colegios, en conventos de clausura, etc. tuviesen la edad que tuviesen….  20 años; 40 u 80 años…. ?     
 
   ¿Y esos ideales son respetables?   
 
   ¿”Honor y gloria” a tales ideales?    
 
   Pues, no… me niego…   Una interpretación extensiva incluiría no sólo entre los fallecidos al comisario político Miguel Hernández -a quien el historiador P. Martín Rubio pone g. a. D. en su sitio-  sino también a Rafael Alberti -ilustre exiliado, honrado en vida  con la máxima  condecoración de la Unión Soviética (la Orden de Lenin)… que regresó a España durante la “gloriosa Transición” del bracete de la Pasionaria, con todo “honor y toda gloria”… recibiendo el homenaje póstumo de un José Mª Aznar, en su condición de Presidente del Gobierno, que se desplazó desde Madrid a Jerez de la Frontera (?) donde se encontraban sus restos mortales…. a quien izquierdas y derechas han dedicado en vida, en multitud de ciudades y pueblos, calles y plazas que llevan su nombre… Y también, por extensión a Santiago Carrillo ¿por qué no?  
 
   Él también luchó por sus ideales… No como él dice ahora, que luchó por “la democracia” y “contra el Fascismo”… sino por implantar en España un régimen soviético, a imagen y semejanza de la Unión Soviética de Stalin… igual que miles y miles de sus correligionarios…. Luego, entre los que sobrevivieron a la derrota militar… y pasaron a ser el “Ejército Rojo… cautivo y desarmado…” del que nos habla el último parte de guerra del 1º de Abril de 1939, caso de Enrique Líster,  etc. etc. se hicieron las oportunas distinciones entre aquellos que lucharon en los frentes de combate, (…Brunete, Teruel, Batalla del Ebro, etc.), y el que lo hizo desde importantes despachos ministeriales, sin correr riesgo alguno, impartiendo órdenes de asesinatos masivos (Paracuellos; Aravaca, etc.).     
 
   Cosa bien distinta es hablar -desde el punto de vista militar; de su comportamiento en las trincheras-  de su valor, arrojo, heroísmo, etc.,  con que comunistas, socialistas y anarquistas integrados en el luego derrotado Ejército Rojo… lucharon por sus pretendidos “ideales”…  es decir, el intentar lograr exterminar, extirpar de una vez por todas en España a los “enemigos del pueblo”….  
 
   Pero, afortunadamente no lo consiguieron….     
 
   (*) En el original  mi buen camarada dice “por amor”…. No, querido camarada… Los comunistas, socialistas y anarquistas de la España de 1936-1939 no lucharon, mataron y asesinaron “por amor”, sino por odio y por rencor acumulados… De ahí que les cuadre muy bien simbólicamente su saludo puño en alto… el puño bien apretado y amenazador… lleno de odio y rencor… N.B. cuyo saludo, por cierto, ya fue abolido en la URSS por Stalin al comienzo de los años 30… y los “despistados”  izquierdistas españoles sin enterarse…  Buscad por curiosidad una foto de Stalin de los años 30, presidiendo un desfile militar o cualquier acontecimiento oficial o cualquier asamblea de la Internacional comunista… Al no saludar Stalin puño en alto, nadie de los delegados-representantes de todo el mundo (la Pasionaria incluida) se atrevía a utilizar el “saludo clásico”. Hay fotos que son todo un espectáculo visual… Una Asamblea de 400 ó 500 delegados, presidida por Stalin, cantando “la Internacional” a pleno pulmón, cada uno en su idioma, y ni un solo puño en alto…     
 
   El odio -y no el amor- ha sido de siempre el combustible que ha alimentado ese “ideal revolucionario” de comunistas, socialistas y anarquistas… Así se explica la crueldad, el ensañamiento a la hora de asesinar a curas y monjas… y que conocemos gracias a los procesos de beatificación/canonización de centenares de víctimas… como  p. e. el que yo he leído muy recientemente  referido a los monjes cistercienses de Cóbreces (Cantabria)… fueron llevados al faro de Santander, para despeñarles por el acantilado rocoso…  con los labios cosidos con alambre… para impedir que sus verdugos pudieran oír sus rezos en voz alta… sus cánticos de alegría y gloria al Señor dando gracias por su martirio… y miles de otros casos de horrible sadismo…  v. gr. una monja de 84 años que una brigada de aguerridos milicianos (*) la hacen rodar a patada limpia por las escaleras desde un cuarto piso donde la encuentran refugiada en casa de una familia caritativa y valiente… llegando ya muerta, desnucada,  al rellano del portal, etc. etc.     
 
   N.B.  Una pequeña matización… La beatificación/canonización no se basa en el tipo de muerte que sufriera la víctima, por cruel y sádica que ésta fuera, sino por haber sido asesinada  “in odium Fidei”…  por odio a la Fe de Cristo, como todos sabemos… y aunque los verdugos actuasen impulsados por sus ideales… “de buena fe”, vamos…     
 
   (*) ¿Socialistas? ¿Comunistas? ¿Anarquistas?  Lo ignoro, pero… ¿Falangistas?   Podemos asegurar que no, queridos partidarios de la “teoría del empate”…”
 
    
 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía