Actualidad
 
 
 
Tres madrileños, dos mallorquines y un vasco
 
José Manuel Cansino 
Profesor Titular de Economía Aplicada (Univ. Sevilla)
 
 
 
   Un día antes de publicarse los mejores resultados en términos de empleo desde que empezó la crisis, vieron la luz las prometidas balanzas fiscales regionales. Lo hicieron en el documento titulado 'Informe sobre la dimensio?n territorial de la actuacio?n de las Administraciones Públicas' coautorizado por los economistas Ángel de la Fuente (CSIC), Salvador Barberán (Universidad de Zaragoza) y Ezquiel Uriel (Universidad de Valencia). En definitiva es un informe esencialmente económico y esto no necesariamente tranquiliza habida cuenta de la credibilidad de la profesión en esta grave crisis apenas prevista .
 
   Efectivamente, la Economía es una Disciplina demasiado compleja para considerarse una Arte, pero -dicen sus detractores- demasiado imprecisa para considerarse una Ciencia. Es un cuerpo doctrinal con pocas certezas.Pero si la Economía presenta estas objeciones, la Disciplina a la que en este caso auxilia -la Ciencia Política-, muestra muchas menos.
 
   Esta cuestión preliminar es importante porque a todos a quienes disgustan los saldos fiscales se les oyen argumentos descalificativos del tipo hay tantas balanzas fiscales como economistas y enfoques. Así las cosas, sólo hay dos formas de evaluar objetivamente la calidad del documento; a través de la solvencia intelectual de sus autores y haciendo transparentes los denominados criterios de imputación territorial del ingreso y del gasto, a partir de los cual se calcula el saldo como la diferencia entre el segundo y el primero.
 
   Pocos economistas académicos hay en España más solventes que Ángel de la Fuente. Es fácil comprobarlo. Los académicos solemos tener nuestros CV disponibles en la red, así que es cuestión de teclear en el buscador y comparar el de los autores con el de sus críticos. Una de las razones por las que hemos llegado a esta deriva insoportable en el sistema autonómico está en los asesores de los que se han rodeado unos y otros para revestir de argumentos cientifistas intereses espurios.
 
   Vayamos al análisis de los criterios que se han manejado en el cálculo de las balanzas fiscales. Para empezar la imputación territorial de los ingresos y gastos públicos se ha hecho desde una óptica de carga-beneficio. Esto significa que para los autores lo relevante a la hora de imputar los gastos y los ingresos públicos a las distintas comunidades autónomas, ha sido el lugar donde viven los ciudadanos en cuyo beneficio se diseñan y ejecutan las políticas de gasto y los contribuyentes que en última instancia soportan sus costes. Precisamente el Cuadro 8 del informe muestra de forma transparente cuales han sido los criterios de imputación y principales indicadores y fuentes utilizados para territorializar el gasto público.
 
   Sobre lo anterior, el saldo de cada región se ha calculado en primera instancia como la diferencia entre el gasto público total en cada región y la carga tributaria soportada por los residentes de la misma regio?n y la poblacio?n de la misma. Si sumáramos los saldos fiscales regionales asi? definidos, su suma no seria necesariamente cero sino igual al déficit total del sector público. Este déficit a para el año al que están referidos los cálculos -2011- fue de unos 50.000 millones de euros. Los autores del estudio argumentan que debe neutralizarse el efecto del déficit del Estado y aplican un criterio para repartirlo entre regiones. Así llegan a lo que denominan saldo fiscales relativo que origina las cifras que más han trascendido mediaticamente.De entré ellas espigamos el saldo fiscal positivo para Andalucía (7.421 millones de euros), muy negativo para Madrid (-16.723) y no tan negativo como han venido exhibiendo los nacionalistas para Cataluña (-8.455). Hasta aquí la transparencia de los criterios y algunos de los resultados que este importante estudio ofrece. A partir de aquí planteamos tres reflexiones que están fuera del objetivo del estudio.
 
   La primera es la visión de la solidaridad interterritorial vista en perspectiva temporal. Con excepciones, las mismas regiones que eran beneficiarias del sistema de financiación autonómico hace décadas siguen siéndolo ahora ¿Cómo se ve esto por parte de las regiones permanentemente 'donantes'? Ha de aceptarse una España asimétrica en términos de renta per secula seculorum. En el caso de Andalucía, ¿se puede seguir culpando al maltrato franquista de la situación económica? ¿Sigue siendo el señoritismo el responsable de esta situación?; un señoritismo que tan duramente retrataba el escritor Manuel Halcón en su novela 'Manuela' hoy casi proscrita por la filiación falangista de su autor ¿O hay que buscar a los nuevos señoritos en los 'staffs' de mangantes asentados en partidos, sindicatos y organizaciones empresariales? La segunda es que las balanzas fiscales ayudan pero no del todo a resolver la cuestión de las finanzas públicas. Por ejemplo, aquí hay que poner en negro sobre blanco que competencias revierten al Estado, cuales van ex Novo a los ayuntamientos y cuales mantienes las regiones. Por ejemplo, hasta cuando laEducación va a seguir en manos de Comunidades Autónomas para uso y disfrute de los adoctrinadores en el odio al resto de España.
 
   La tercera es la lección del Grupo 1 de los programas de gasto incluidos en el estudio. Son los gastos que incluyen a la Administración general del Estado y a los bienes y servicios públicos de ámbito nacional e interés general. Aquí están, por ejemplo, las Relaciones internacionales. El criterio de imputación de este gasto ha sido el de la población porque 'Benefician por igual a todos los ciudadanos'. Nada de esto han aceptado jamás los nacionalistas.
 
   Sin embargo es lo que va a permitir la repatriación de los tres madrileños, dos mallorquines y un vasco que formaban la tripulación del avión de Swiftair que se estrelló en Malí camino de Argelia. Ellos representaban la vida misma. La normalidad de las cosas. Aquello que te permite decir a la peor clase dirigente, lo que Vd hace es política con minúsculas y la vida es lo que nos ocurre a los demás.Estos compatriotas que no computan en las balanzas fiscales de los excluyentes vivieron la vida de casi todos. Sufrieron el despido, vieron como una empresa española se internacionalizaba, buscaron sus lentejas en el extranjero y -cada cual con sus raíces- todos se entendían en castellano entre sí y en inglés y francés con sus clientes. Arcadi Espada ha señalado que en el origen de toda esta deriva separatista está el haberse roto los afectos. Yo creo que es el fruto de un adroctrinamiento sistemático, en no más de una generación, bien diseñado y mejor pagado por todos los demás. De nada sirven los cálculos razonables cuando en frente hay algo tan irracional como el odio.
 
   ¿Estamos dispuestos a seguir financiando la educación en la inmersión, en el autismo lingüístico y en el desprecio al resto de los españoles? ¿O queremos seguir viviendo nuestra vida con la misma normalidad con la que lo hicieron estos compatriotas que encontraron su muerte en ese largo camino de supervivencia a esta crisis?
 
   Hagámoslo. En el resto de países, la revisión de competencias forma parte de la más absoluta normalidad democrática.
 
 
 
 


FUNDACIÓN NACIONAL FRANCISCO FRANCO // Avda. Concha Espina, 11, 2º - 28016 Madrid -
Tel. 91 541 21 22 - Fax 91 541 43 82 - secretaria@fnff.es
Powered by La Compañía