Crónica del acto del 127º Aniversario del nacimiento de Francisco Franco

02 de diciembre de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

Esta Fundación, el pasado viernes 29 de noviembre, en El Pardo, convocó su tradicional cena anual, con motivo del aniversario del nacimiento de Francisco Franco, cumpliéndose este año 127 años. El aforo se cubrió una semana antes de la fecha, por lo que queremos agradecer a las 450 personas que pudieron acudir, su asistencia y fidelidad, y a las más de 200 personas que no pudieron ir, que esperamos poder contar con ellos en futuras ocasiones.

Queremos agradecer especialmente las representaciones de multitud de Delegaciones de la FNFF que acudieron a la cena, a pesar de impedimientos varios, como fueron la Delegación de Valencia, con más de 30 personas; Tarragona, Galicia, Málaga, Granada, Toledo, Badajoz, Asturias, etc... Gracias por vuestra entrega.

El acto lo presidieron nuestro Presidente de Honor, D. Luis Alfonso de Borbón, nuestro Presidente D. Juan Chicharro, nuestros dos Vicepresidentes, D. José Cristóbal Martínez-Bordiú y D. Jaime Alonso, y nuestro más veterano y admirado miembro de nuestra Junta Directiva, D. Pedro González-Bueno y Benítez.

Durante la cena se proyectó un vídeo con fotografías junto a marchas e himnos, que se entonaron amenizando  a los asistentes, creándose un ambiente muy alegre.

Al comienzo de los postres, se dio comienzo al acto, con la proyección del tradicional vídeo conmemorativo del nacimiento del Caudillo, que les ponemos a continuación:

Tras dicha proyección, la Delegación de la Fundación en Galicia, le hizo entrega a nuestro Presidente de Honor de un guión con el escudo del Caudillo como Jefe de Estado.

A continuación, se quiso hacer una mención especial a Fray Santiago Cantera y al equipo jurídico de esta Fundación,  como reconocimiento a su firmeza en defender la inviolabilidad del templo durante la batalla contra la exhumación.

La Fundación Nacional Francisco Franco, al igual que hizo el año pasado, a la hora de escoger a personalidades para dar los discursos, podría haber incluido a veteranos de reconocido prestigio pero siempre prefiere mirar al futuro y optó una vez más por dar la voz al presente. Tomaron la palabra dos personas jóvenes que nos hablaron de lo que para ellos significa el legado de Francisco Franco desde su perspectiva, ellos fueron Miguel Menéndez Piñar, Patrono y miembro de nuestra Junta Directiva y Alfonso Chicharro Aznar, Patrono y Delegado de la FNFF en Austin (Texas).

Por último, cerró el acto nuestro Presidente, D. Juan Chicharro Ortega que, haciéndonos conscientes de la realidad que tenemos hoy en España, no dejó ni un solo momento de animar y dejar claro que frente a la adversidad no hay que perder la esperanza ni dejar de luchar. Y ese es el mensaje que lanzó a todos: esta Fundación nunca se va a rendir a la hora de defender la figura y legado de Francisco Franco, y con ello, una parte muy importante de la historia de España, a pesar de que sus detractores quieran "ganar" la guerra tras su muerte, creando una "nueva historia de España".

Al finalizar el General, se cerró el acto con el Himno Nacional de España.

Gracias a todos, como siempre y hasta el año que viene.

 

A continuación, les ponemos las intervenciones de la cena:

 

Intervención de Miguel Menéndez Piñar:

Presidente de Honor de la Fundación Nacional Francisco Franco, Presidente Ejecutivo, miembros y compañeros del Patronato y de la Junta Directiva. Queridos amigos, españoles todos, porque siendo españoles, con mayúscula, ya no se puede añadir nada más… porque siendo españoles, sintiéndonos profunda y orgullosamente españoles, estamos enarbolando la bandera de la dignidad, de la lealtad y del honor, que durante cuarenta años empuñó, con notable éxito, Don Francisco Franco Bahamonde.

Hemos asistido, con profundo dolor, a uno de los días más tristes de nuestra historia, en que fue atacado y herido el corazón de España, donde palpita con fuerza lo más sagrado de nuestra Patria: nuestros muertos, nuestros héroes y nuestros mártires bajo el cobijo majestuoso de la gran cruz del Valle de los Caídos. Está herido nuestro común corazón, el de todos los españoles, pero no hemos muerto, ni hemos claudicado, ni firmamos derrota alguna. No nos rendimos. No podemos hacerlo, porque somos españoles. Si débil es el pueblo que acepta su derrota, nosotros no la aceptamos. Así lo han certificado los extraordinarios abogados que han luchado hasta el final y siguen en la pelea. Así han mantenido la tensión las decenas de españoles, que por todos los rincones de nuestra Patria, han colgado carteles con la imagen de Franco y pancartas con el lema “El Valle no se toca”. Así, sin retroceder, ha actuado la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos. Así ha respondido esta Fundación, de manera constante, en la defensa del legado, de la obra y de los restos de Francisco Franco, rezando con Rafael Sánchez Mazas: “Tú no nos elegiste, Señor, para que fuéramos delincuentes contra los delincuentes sino soldados ejemplares, custodios de valores augustos, números ordenados de una guardia puesta a servir con amor y con valentía la suprema defensa de una Patria”. Así ha resistido la familia del Caudillo, sin desfallecer, pese a tener enfrente toda la fuerza de un gobierno

Fuimos abandonados por la justicia (con minúscula), esa que vela por garantizar el Estado de Derecho, al dictarse la sentencia del Tribunal Supremo que avaló la profanación. Ya sabemos qué escribió y qué no escribió Pedro Sánchez. Mientras no escribió ni una letra de su tesis doctoral -ni siquiera se la ha leído- en cambio ya sabemos que la sentencia del Tribunal Supremo fue redactada por Pedro Sánchez. Tenemos un presidente del gobierno que es doctor y, ahora, magistrado. Todo un lujo para la separación de poderes. (Por favor, si hay en esta sala algún magistrado del Tribunal Supremo, me dicen desde la cocina que ya han desplumado la gallina y pueden pasar a recoger sus plumas).

Y, ¿qué podemos decir de la Jerarquía de la Iglesia? De esos obispos arrodillados ante el poder socialista, arrodillados ante los herederos del Frente Popular, arrodillados ante quienes perpetraron la mayor persecución religiosa de la historia. Arrodillados ante quienes odian la cruz y la religión. Por su cobardía, primero, y por su traición, después, se han convertido en cómplices de la profanación de la Basílica del Valle de los Caídos y de la profanación de los restos de Francisco Franco, paradigma del soldado cristiano y español.

Pero no nos equivoquemos. A algunos os he escuchado decir estas semanas que no queréis saber nada de la Iglesia por la traición de estos obispos. Que dejáis la Iglesia. Al contrario, los que se han ido son ellos, los que han abandonado la Iglesia son ellos que han dejado de ser católicos, que han abandonado la Fe y están a merced de los enemigos de Dios. Nosotros somos católicos, no perdamos la fe ni la esperanza, y levantemos la bandera de Cristo como siempre hizo España en sus mejores épocas. Y así, sin vacilaciones, con rotundidad, podremos decirles a los obispos con San Atanasio: vosotros tenéis los templos, nosotros tenemos la Fe. Quedaos vosotros la crucecita de la renta que nosotros preferimos vivir y morir abrazados a la mayor cruz del mundo, la cruz del Valle de los Caídos que vosotros despreciáis. Quedaos con los templos que nos negáis, que no nos faltarán sacerdotes valientes que celebren una misa de campaña, si es preciso, por Francisco Franco. Sacerdotes valientes y agradecidos, que sepan predicar la verdad oportuna e inoportunamente, y conjugar las bienaventuranzas con la figura inmensa de Francisco Franco, como hizo D. Ramón Tejero en el cementerio de Mingorrubio a quien, desde aquí, con profunda emoción, agradezco su prédica en el día de la profanación. Jamás olvidaré su homilía, Pater. Creo que la Notaria Mayor del Reino, tampoco.

Dios no nos abandona y pese a la cobardía y traición de muchos, contemplamos con admiración el ejemplo de unos cuantos sacerdotes sin miedo y sin complejos.

No nos asistió la justicia. Tampoco la Jerarquía de la Iglesia. No hablemos del ejército, ni siquiera hubo un triste capitán que ofreciera su compañía para rendir los honores debidos. Pero nosotros no luchamos en función de si tenemos mayor o menor respaldo. Bienvenidos sean los apoyos a esta Fundación y cuantos más, mejor. Pero nuestro principal aliento es la Verdad y la Razón que nos acompañan, la lealtad a nuestros mayores y a nuestra historia y la fidelidad a España, a la que amamos con un corazón de hijo y un juramento de soldado.

Querida Familia Franco, vuestros hombros llevaron con inmensa dignidad los restos de vuestro abuelo y bisabuelo, en una imagen que dio la vuelta al mundo y quedará para siempre en la historia, pero sabed, que junto a vuestros hombros estaban también los nuestros, los de los buenos españoles, que llevaron con el alma y el corazón los restos del Caudillo de España.

Por eso, muchos españoles  recibimos al Caudillo en la capital de España, desde Mingorrubio, y pudimos repetirle, emocionados, con Manuel Machado:

¡Bienvenido, Capitán!

Bienvenido a tu Madrid,

con la palma de la lid

y con la espiga del pan.

(…)

Que hoy sean tu nueva hazaña

estas paces que unirán

en un mismo y puro afán

al hermano y el hermano…

Con la sombra de tu mano

es bastante, ¡Capitán!

 

La mano de Franco está en la impronta de esos cuarenta magníficos años de la historia de España, que nosotros estudiamos y difundimos. Ningún complejo ante los amigos de la mentira y la calumnia. Aquí está D. Pedro González Bueno, cuyo padre, Ministro de Franco, hizo más por la clase social y trabajadora de España que todos los socialistas, UGT y CCOO juntos. Aquí tenemos a la familia de D. José Utrera Molina, ese falangista, gobernador civil y Ministro con Franco, que entregó más viviendas sociales de verdad que todos los alcaldes y presidentes autonómicos de la democracia.

No es solo una cena de recuerdo. No es solo una cena de homenaje. Es y debe ser, como un ansia que presida todos nuestros actos, una afirmación total y rotunda por España y para España. Quedan muchas batallas y pocos o muchos, seguiremos defendiendo la obra De Francisco Franco, la obra sin igual de nuestros antepasados, que forjaron una España grande y libre que debemos reconquistar para nuestros hijos.

Arriba el ánimo, arriba los corazones. Arriba nuestras banderas flameando al viento, en la calma o en la tempestad. Arriba nuestra historia, frente a la mentira. Arriba nuestra Fe, frente al desertor y al fatigado. Arriba nuestra esperanza, para poder decir con José María Pemán que

mientras España exista,

rece y jure en español su credo,

siempre habrá en Somosierra un falangista,

un requeté en Navarra

 y un cadete en Toledo.

Con Franco, por España y para España.

Viva Franco

Arriba España.

 

Intervención de Alfonso Chicharro Aznar:

Estimados amigos, o como diría Francisco Franco “¡Españoles!”,

Hoy es una noche muy especial, no solo por el 127º aniversario del nacimiento de Francisco Franco, sino también por el contexto social, político y económico en el que se encuentra España en estos momentos, y yo añadiría aún más, es una noche muy especial por la grandeza de las más de 450 personas aquí presentes y de los otros cientos que no han podido estar entre nosotros.

Yo quería comenzar dirigiéndome a la familia Franco: Por vuestro cuerpo corre sangre de un héroe nacional, corre sangre de un héroe español; aquellas imagines sacando a hombros el féretro de Francisco Franco ha llegado al alma de mucha gente no solo en España sino en el mundo. Esa llama que nos hablaba aquí Doña Pilar Pérez García el ano pasado en este mismo evento se ha convertido en la antorcha que vosotros llevasteis a vuestros hombros ese mismo día. Quería darlos las gracias por el ejemplo que nos disteis a todos y por todo lo que vuestra familia ha dado y servido a España. ¡Muchas gracias!

En segundo lugar, me quiero dirigir al Presidente Ejecutivo de la Fundación, Juan Chicharro. Quería decirte que la verdad de Franco ya no solo se habla y se defiende en la televisión, medios, periódicos, radios como tu lo haces, sino que se defiende en los pasillos de las universidades, en las cocinas de las oficinas, en las barbacoas de familiares y amigos, se ha dado un vuelco a la situación y yo desde este púlpito te lo quiero agradecer y te quiero decir que estoy muy orgulloso de compartir el mismo apellido. ¡Muchas gracias por tu defensa de la Verdad y de España!

Hoy puede haber aquí hoy casi quinientas personas; pues yo os puedo garantizar que hoy en Estados Unidos puede haber mas de 600-700 personas que son conscientes de nuestro encuentro y que no solo lo saben, sino que están rezando para que sea todo un éxito para nosotros y para España. Me gustaría destacar entre ellos a cuatro miembros del congreso de los diputados de Estados Unidos y un senador además de un ex agente de la CIA el cual me dijo que en este tipo de eventos hay y existen los espías, y la verdad que seria bueno ya que oirían de primera mano lo que realmente pensamos y creemos respecto a la autentica historia de España y no la que nos quieren imponer. También hay que destacar la presencia entre ellos de miembros de los Caballeros de Colon, de las guadalupanas, Legión de María, guardianes de la fe, de compañeros de trabajo, de militares de las bases de San Antonio y Killeen, de sacerdotes, de miembros de los Boys Scouts de América, de sacerdotes y seminaristas y de muchos más compañeros y amigos. No estamos solos, saben lo que está ocurriendo aquí en el Pardo esta noche y rezan por nuestro gran éxito. ¡Muchas gracias a ellos, os lo tenía que transmitir!

Una de las conversaciones mas entretenidas con nuestros amigos americanos es la comparación entre la valentía de un soldado español y la de un marine americano. Os animo a que la tengáis y lo experimentéis si se os da la ocasión. Sin ninguna duda acabo cediendo y asumiendo que el marine americano es mucho más valiente, no me queda otra estando en su tierra, sin embargo les advierto que todavía no lo hemos comparado con el Legionario español al que apodan como el novio de la muerte… un día lo probare y os contaré… aunque es cierto que en esta discusión siempre les acabo preguntando donde están sus Blas de Lezo, Juan de Austria, Hernán Cortés... su Francisco Franco… donde están sus héroes de este calibre… lo que no voy a probar seguro es compararlos con nuestros Pedros y Pablos, ya que creo que primero no los conocen y segundo la imagen que están dando en el extranjero deja mucho que desear…aunque ya están empezando a surgir nombres que vuelven a imponer, que son respetados... ¡SANTIAGO ABASCAL!

Curiosamente quiero deciros que el 15 de Diciembre de 2015 justo 5 días antes de las elecciones de 2015 le dije por escrito a Santiago Abascal que independientemente del resultado , y si continuaba defendiendo los valores y las ideas que planteaba llegaría un momento en que tendría una representación muy relevante en el congreso de los diputados, me contesto con agradecimiento ofreciéndome la oportunidad de darme la mano pronto…..todavía no se la he dado, no lo he conocido pero si que esta claro que esas elecciones obtuvieron casi 50000 votos y hoy ya van por casi los 4 millones con 52 diputados sin cambiar sus ideas ni sus valores………y por qué digo esto , por que ahora yo y aquí le digo al presidente ejecutivo de la FNFF en persona y con vosotros de testigos que esta fundación basándose en; y cuyo fin es la defensa y el estudio de la obra, vida, pensamiento y legado de Francisco Franco; ¡fue, es y será el bastión contra el comunismo y todo aquello que quiera destruir a España y sino tiempo al tiempo!

Pero claro este bastión no se mantiene solo, y no únicamente se mantiene de vuestro apoyo moral y físico; necesita de vuestro apoyo económico y yo hoy aquí invito a todos los presentes y los que ahora me escuchan que donen, que participen en esta fundación, necesita de vuestro apoyo económico y sobre todo necesita de vuestras oraciones. Hoy vengo de un país en el que las donaciones forman parte de la cultura y en una iglesia católica un comité de 4 personas hemos recogido mas de 2.4 millones de dólares… ¡y si! lo habéis oído bien, para la Iglesia Católica en la diócesis de Austin.

Yo sé que estáis decepcionados con la actitud de la iglesia católica en los últimos meses en relación a lo acontecido con Francisco Franco y su profanación, decepcionados con nuestra querida conferencia episcopal, ¿pero de que os sorprende? ¿Acaso ya nuestra Señora y Virgen de Fátima no nos lo había avisado que muchos de nuestros obispos y cardenales arrastraran a muchas almas al infierno? ¿no nos lo está diciendo ahora el Cardenal Sarah que existe una crisis enorme dentro del clero de la iglesia que hasta ellos mismos se cuestionan su fe? Amigos ante estos momentos la mejor forma de actuar es rezando mucho por nuestros sacerdotes, ¡rezad mucho por nuestros obispos y por nuestros cardenales!, lo necesitan, nos necesitan. A la iglesia jamás se le abandona, y os lo digo por una simple razón, ¡Jesucristo jamás abandonara a su iglesia y nosotros tampoco!

Y yo he venido aquí a hablar de la grandeza de Francisco Franco, y mira que os podría decir muchísimas cosas que probablemente ya conocéis incluso mejor que yo: crecimiento económico, valentía, orden, ley, aumento de la clase media, estratega…héroe en muchos sentidos pero no hasta hace 3 días me cuadraba como un hombre de este calibre podía existir, como ante la gran adversidad y la crueldad desplegada por el comunismo en España surge un hombre con tal solidez y brillantez. Amigos, todo esto se lo debemos a Dios y a la influencia de su madre. Con 19 años ingresó en la adoración nocturna conservando su rigor católico hasta el fin de sus días. En su primer destino en el regimiento número 8 del Ferrol se inscribió en la Adoración Nocturna, como capitán general de Baleares adoraba nocturnamente en turnos formados por militares; aquí cerca de este lugar donde celebramos esta noche tan especial, siendo jefe del Estado mandaba al capellán del pardo a exponer el Santísimo y a solas estaba horas orando. ¡Que madre hoy invita a su hijo ni siquiera hacer oración! ¡que chaval de 19 anos ingresa hoy a la adoración nocturna!... amigos, no os imagináis el bien que hace para uno mismo, para España y para Dios la adoración nocturna. Yo aquí os invito a que la probéis, y si a corto plazo no obtenéis resultados en vuestra vida vengáis a contármelo. Un país en adoración es un país con un gran futuro. Sin ninguna duda yo aquí os digo que Dios eligió y preparo a Francisco Franco desde los 19 anos para el gran desafío del comunismo que 25 años después se iba a encontrar en España. Solo un hombre así podía hacer adoración, solo adorando se hace un hombre con tal solidez ante la gran amenaza del comunismo. Y digo esto como la mayor de su grandeza, y digo esto por que yo el 3 de diciembre de este mismo año cumplo mi primer año de adoración nocturna y ya he visto varios milagros que se han cumplido.

Por cierto, que sepáis que del dinero que recaudamos para la iglesia católica, una cantidad significante de la misma va dirigida a la construcción y ampliaciones nuevas capillas de adoración, no os imagináis la ola tan grande que sigue creciendo en Estados Unidos por la adoración, sin ninguna duda un país con un gran futuro y muy especialmente el estado de Texas.

Como veis no he mencionado al Rey, pero sí que me gustaría honrar la presencia de su Excelentísimo Señor Don Luis Alfonso de Borbón aquí entre nosotros, sin ninguna duda su presencia marca la diferencia esta noche. ¡Muchísimas gracias!

Y ya antes de concluir quisiera dedicarles unas palabras a todos ustedes:

¡No tengáis miedo al mundo, ni al futuro, ni a vuestras debilidades, Dios nos ha otorgado vivir estos momentos de la historia como lo hizo con nuestras generaciones pasadas para que con nuestra fe, firmeza y valor siga resonando el nombre de Dios y de España por toda la tierra!

Y ahora sí, para concluir os pediría que a todos aquellos que la salud os lo permita que os pongáis de pie por que estas no son palabras mías, son palabras de un hombre que sacrifico su vida por su familia, por nosotros y por España, estas palabras iban dirigidas directamente a nosotros, y hoy estoy convencido que Francisco Franco está aquí entre nosotros…y dice así:

¡QUISIERA, EN MI ULTIMO MOMENTO, UNIR LOS NOMBRES DE DIOS Y DE ESPANA Y ABRAZAROS A TODOS PARA GRITAR JUNTOS, POR ULTIMA VEZ, ¡ANTE LOS UMBRALES DE MI MUERTE!:

 ¡ ¡ ¡ARRIBA ESPANA! ! !

 ¡ ¡ ¡VIVA ESPANA! ! !

 

Intervención de Juan Chicharro Ortega:

Sí, el 24 de octubre pasado profanaron la tumba del Generalísimo Franco y exhumaron sus restos.

Pese a todo, ese día infame tuvo un momento sublime de dignidad: la que mostraron al mundo sus nietos y bisnietos, algunos de ellos hoy aquí presentes. Ruego con un aplauso nuestro reconocimiento y agradecimiento.

Sí, ese día infame del 24 de octubre, el Sr. Sánchez, no nos dejó acompañarles ni rendir nuestro homenaje al Caudillo. Pero hoy estamos aquí y ahora nos trasladamos a ese día, y ahora, SÍ, estamos aquí.

Nos llaman nostálgicos franquistas. Nos tildan de retrógrados y fuera de época.

Según la RAE nostalgia significa “tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida” .

Sí, claro que estamos en el año 2019 pero eso no obvia para que:

SÍ, tengo nostalgia por una época en la que la unidad de España era un valladar firme sin que nadie la discutiera.

SÍ, tengo nostalgia por una época en la que imperaba la seguridad en las calles y podíamos incluso dejar en la calle el coche con la puerta abierta; cuando llegabas de noche a casa ( éramos jóvenes ) y no tenía que ir mirando por las esquinas pendiente de gente extraña, cuando nuestras mujeres podían sin temor caminar por las calles a ser increpadas ni asaltadas.

SÍ, tengo nostalgia por una época en la que el paro en España era insignificante y el trabajo era un derecho alcanzado .

SÍ, tengo nostalgia por una España en la que veíamos crecer las ciudades y se construían viviendas sociales entregadas a gente humilde sin hipotecas sangrantes como las de hoy.

SÍ, tengo nostalgia por una España donde el escaso número de  políticos lo era por vocación de servicio y no profesionales al servicio de su partido.

SÍ, tengo nostalgia por una España donde cada día asistíamos a un desarrollo social y económico sin precedentes en nuestra historia.

SÍ, tengo nostalgia por una España en la que las libertades reales existían y las formales iban dando forma a un Estado social y de derecho.

SÍ, tengo nostalgia por una España donde la Justicia era independiente y no sujeta al nombramiento de los políticos de turno como hoy.

SÍ, tengo nostalgia de una España en la que los militares no necesitábamos camuflarnos de paisano en Bilbao o Barcelona. Salíamos de uniforme y bien orgullosos de serlo .

SÍ, tengo nostalgia al recordar como en mi compañía convivían , canarios, vascos , castellanos , catalanes, andaluces …reflejo de la diversidad de nuestra nación en perfecta armonía con el Norte de la Patria común España y que luego bien demostraron cuando después nos fuimos al Sáhara.

SÍ, tengo nostalgia de una España en la que íbamos a misa y las iglesias estaban llenas y no vacías como hoy merced a una Jerarquía eclesiástica que al igual que hizo hace 30 años en las Vascongadas y hoy en Cataluña se alía con los enemigos de España y nos deja desamparados a los fieles.

SÍ, tengo nostalgia de una España en la que recuerdo allá por mediados de los 60 tocado con boina roja subir a Montejurra portando cruces de madera y luego en la plaza de los Fueros de Estella asistir a mitines políticos, la mayoría de ellos en vascuence , en los que al final gritábamos enardecidos :

GORA EUSKALERRIA, GORA ESPAÑA,

GORA FRANCO, GORA FRANCO.

Hasta eso nos han quitado. Hasta el propio idioma.

SÍ, soy un nostálgico franquista que añora la España que nos dejó el Generalísimo Franco:

UNA, GRANDE Y LIBRE

Y es ahora cuando me vienen a la memoria los versos de Woodswarth cuando recitaba :

“Aunque nada pueda devolvernos la hora del esplendor en la yerba,

no debemos afligirnos porque la belleza permanece siempre  en el recuerdo” .

SÍ, estoy y vivo en el año 2019, y soy bien consciente de ello, pero nadie puede obligarme a olvidar el recuerdo.

Un recuerdo que ahora también nos quieren borrar y tergiversar a través de una sectaria y totalitaria Ley de Memoria Histórica.

Una guerra no tiene porque ser siempre cruenta :  puede ser económica, mediática , cultural y también ideológica.

Hoy nos encontramos por mor de  a donde nos han llevado los socialistas y comunistas a la misma guerra de hace 80 años , siquiera sea hoy ideológica.

De una parte nos encontramos los que defendemos la unidad incuestionable de nuestra Patria y el sentido cristiano de nuestra historia - la que significó Franco - y de otra los que quieren romperla y llevarnos a una sociedad neomarxista.

La profanación y exhumación del Generalísimo Franco no ha sido más que el primer objetivo que una izquierda rencorosa y sectaria ha alcanzado con la colaboración inestimable por omisión de una derecha cobarde representada por el Partido Popular, con la de una Jerarquía Eclesiástica traidora a quien fue su máximo protector y con la de una Justicia sumisa al poder.

Alcanzado este objetivo ahora esa izquierda no cejará hasta alcanzar los siguientes objetivos : el primero de ellos será seguramente quitarse de en medio a quienes le molestan como los que aquí estamos - ¡Vamos a ilegalizar a la FNFF! dijo el otro día el sr. Sánchez lleno de odio y rabia-, luego vendrá la desacralización del Valle y así paso a paso hasta borrar todo vestigio de la inmensa obra de Franco , incluso la propia Monarquía .

La batalla está planteada y está en el tablero.

Más no cabe desfallecer.

Hay un dicho naval marinero que dice que siempre “la hora más oscura es precisamente justo antes del amanecer”.

Y nosotros tenemos que ser la luz de ese amanecer. Nada está perdido mientras haya sólo una persona con una vela encendida. Y esa vela está en la Fundación Nacional Francisco Franco. Otros nos precedieron con su sacrificio y su sangre y nosotros sus hijos y nietos recogemos hoy su legado. No les traicionaremos. Seguiremos luchando por la España grande y cristiana que ellos nos dejaron.

Estaremos donde allá que estar defendiendo en este siglo XXI, y bien conscientes de ello, que los principios no conocen ni de épocas ni de modas: SON INMUTABLES Y PERMANENTES .

Mi General , sé que nos contemplas desde el cielo de los buenos soldados. Mi General,  aquí nos tienes a tus ordenes con fuerza renovada.

Mi General, estamos prestos al combate tal y como tu nos enseñaste dispuestos a dar hasta la última gota de nuestra sangre por Dios y por España.

Queridos amigos que hoy nos acompañáis, este es el mensaje de la Fundación Nacional Francisco Franco:

A vosotros jóvenes os corresponde el protagonismo y a los que peinamos canas transmitir la herencia recibida y en esa tarea estamos hoy aquí.

Y a todos los que estáis con nosotros y a quien nos quiera oír que se entere y tome nota porque en defensa del legado y memoria del Caudillo y pensando siempre en el futuro de España 

AQUÍ NO SE RINDE NADIE

Y ahora desde el corazón gritar conmigo y que nos oigan alto :

¡ VIVA ESPAÑA!

¡ ARRIBA ESPAÑA!   

 

 

Compartir en: