Todo está consumado, por el Gral. Rafael Dávila

12 de diciembre de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

Rafael Dávila Álvarez

General de División (R.) 

Blog

Cuando se consumó la exhumación de los restos de Franco de la Basílica del Valle de los Caídos, confundimos el gesto.

¡Que si la ley de memoria!, ¡que hay que ver!, ¡que a lo que hemos llegado!, ¡parece mentira!, ¡esto es la guerra!, ¡el Valle no se toca!… ¡Ya!

Es triste recordar aquello del muerto al hoyo y el vivo… Simplemente es. Ahí está, ahí está.

No nos dimos cuenta que Franco era una escusa, simplemente el gesto, la señal de lo que vendría detrás. Mal agüero, y hasta me atreví a recordar el canto XII de la Ilíada:

"y llevaba apresada entre sus uñas una roja serpiente color sangre…"

Ahora se van descubriendo. Ellos y los otros. Casi todo.

Resulta que iban a ganar, pero no ganaron. Lo que no están dispuestos es a perder. Nunca lo sufrieron.

El gesto es lo que significa, es el aviso de lo que con él trae. Los restos de Franco se los llevaron a otra parte. Entre las condiciones: el olvido de la derrota -por ley- y  vuelta a empezar. No era solo vencer a Franco. Un mensaje que creo no necesita más explicaciones. Obviedad.

-Si hemos sido capaces de esto. No sabéis lo que os espera.

Se cerró todo aquello y lo que aquello trajo. Hasta la Navidad; convertida en acto pagano. Volvamos a los inicios y empecemos de nuevo. A los tiempos, no del futuro, no, sino a aquellos anteriores a la derrota. Desde ahí comencemos lo que no supimos ganar con honor. La calle es nuestra. Una vez más. Constituyámonos con aquella Constitución y la ley de defensa de nuestra República.

El Pacto no se llama de San Sebastián, pero nombre tiene.

¿Que la derecha defenderá…? , ¿qué? Como entonces y como ahora. Su parcelita.

¿Presidente? Lo habrá. Hasta Puigdemont podría, que prepara su regreso. O Pujol donde todo empezó de nuevo. Por ahora el que tenemos les ha servido. En bandeja de plata; grabada.

Nosotros, todos, sigamos mirando hacia aquel lugar donde nada se ve.

¡Hechos probados!, dice uno. ¡Discrepamos! dice el otro. Y así.

"La realidad puede más que la realeza", dijo Sánchez-Guerra.

"Antes de que el sol se ponga", conminó Alcalá Zamora.

Todo está consumado. Solo hacen faltan unas municipales.

 

 

 

Compartir en: