08-09-1958: I Feria Provincial de Lugo

08 de septiembre de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

Tal día como hoy, pero en 1958, Francisco Franco seguía su viaje por tierras gallegas, visitando e inaugurando diversos centros, construcciones, etc... y no dejó de ir a la provincia de Lugo, donde inauguró, entre otras cosas, la I Feria de Exposición Provincial, donde dijo lo siguiente:

Lucenses y españoles todos:

Solamente unas palabras para agradeceros estas muestras de afecto y entusiasmo de la provincia de Lugo, congregada en esta capital, expresadas por boca de vuestro Gobernador, de vuestro Alcalde y del Delegado Sindical.

Lugo es un exponente de la necesidad de nuestra Revolución Nacional. Acostumbrados a llamar revolución a aquello que destruye, nosotros entendemos como revolución aquello que transforma y cambia. Esa Ciudad Escolar que hemos contemplado, estas obras que atravesando la campiña hemos visitado, la redención de las Tierras Llanas; de las «Terras Chas», son prueba bien elocuente de cuántas eran las necesidades de España en orden a su cambio y a su transformación, y constituyen también una acusación contra aquellos regímenes estériles, de caciquismo y politicastros, que en sus luchas Intestinas no permitieron avanzar y progresar a esta región.

Los que conocemos esta tierra, los que somos testigos de las virtudes de sus hijos, los que sabemos de la dura lucha de los campesinos con su tierra, de la degeneración de vuestros ganados, de lo rudimentario de los cultivos y explotaciones agrarias, comprendemos mejor el ansia de nuestro pueblo por una revolución que lo redima. Por eso se siente mucho más en las provincias españolas nuestro Movimiento que en los cenáculos políticos del Madrid central.

Por el esfuerzo hasta ahora desarrollado comprenderéis mejor cuál es la obra que tenemos por delante, los años que hacen falta para poderse llegar a la transformación total de España.

Desde estos edificios con los que venimos sustituyendo a aquellos otros sórdidos e indignos de la austeridad de nuestra Magistratura, como el viejo caserón de vuestra Audiencia, de las viejas escuelas insalubres, sustituidas hoy por edificios sanos y alegres; de los campos ayer estériles e invadidos por la maleza a estos otros pródigos en frutos, existe una diferencia que justifica la revolución qué transformará y multiplicará la economía de esta comarca por ocho o diez.

Todo esto representa nuestro Movimiento, la realización de unos anhelos contenidos durante más de un siglo. Lo que prueba que el Movimiento Nacional ha echado raíces en esta tierra como en todas las provincias de España, que garantiza su vida y permanencia como algo consustancial con el progreso de la Nación y el porvenir de las futuras generaciones.

Pero para que se logre hace falta mantener la unidad, una unidad sin fisuras bajo los principios proclamados del Movimiento Nacional; unidad entre los hombres, unidad entre las tierras, unidad en el espíritu de servicio, que haga que todos marchemos en una misma dirección, lo que nos dará la España grande, la España una, la España libre y la España redimida que soñamos.

¡Arriba España!

Compartir en: