13-07-1936: Asesinan a Calvo Sotelo, crimen de Estado de la II República

13 de julio de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

Encontramos diferentes sucesos acontecidos un 13 de julio en el pasado siglo.

Empezaremos con el terrible asesinato de José Calvo Sotelo, crimen del Gobierno del Frente Popular, en la madrugada del 13 de julio. José Calvo Sotelo fue detenido en su domicilio por un grupo de Guardias de Asalto y de militantes socialistas, mandados por el capitán de la Guardia Civil, Fernando Condés Romero. Hicieron subir a Calvo Sotelo a la camioneta número 17, y en el cruce de las calles de Velázquez y Ayala, recibió dos descargas provenientes de la pistola Astra de 9 mm de Luis Cuenca Estevas. El cuerpo de Calvo Sotelo se desplomó, ensangrentado, sobre el asiento que ocupaba. La muerte fue instantánea, por dos disparos en la región de la nuca, en la mencionada madrugada del 13 de julio de 1936.

Tras el entierro los congregados trataron de marchar en manifestación hacia el centro de Madrid, y después de haber sido cacheados varias veces por Guardias de Asalto, fueron tiroteados por las fuerzas de seguridad cuando se hallaban en la confluencia de las calles Goya y Alcalá. Hubo cinco muertos y treinta y cuatro heridos. El Capitán Gallego, y los Tenientes España y Artal, de la Guardia de Asalto, fueron detenidos por atreverse a protestar contra la brutal represión ejercida sobre manifestantes desarmados.
El asesinato de Calvo Sotelo fue el que decidió a Franco sumarse al Alzamiento Nacional del 18 de julio de 1936. Su primo y Ayudante Francisco Franco Salgado-Araujo, dijo: “Con gran indignación, mi primo afirmó que ya no se podía esperar más y que perdía por completo la esperanza de que el gobierno cambiase de conducta al realizar este crimen de Estado, asesinando alevosamente a un diputado de la nación valiéndose de la fuerza de orden público a su servicio”.
Ante este crimen de Estado el socialista Julián Zugazagoitia, exclamó: “Ese atentado es la guerra”.

 

Continuamos con las efemérides y, también un 13 de julio pero de 1940, se aprueba la Ley de Descanso dominical y días festivos. Dicha ley se enuncia en Boletín Oficial del Estado, página 5000 de esta manera:

 

La voluntad firme del Estado español, declarada en el Fuero del Trabajo, de renovar la tradición católica de justicia social sobre un concepto humano del ejercicio de las actividades productoras, requiere absoluto respeto a las leyes divinas, para cuyo cumplimiento, la legislación positiva debe proveer una ordenación conveniente.
El descanso dominical no puede representar, en la plenitud de su significación, un gravamen económico para el obrero y una práctica disminución del salario que percibe, con olvido de que este último ha de ser suficiente para una vida normal y holgada y de que sólo el reconocimiento el éste y otros principios de hondo contenido cristiano, puede restaurar la unidad moral de las empresas que el bien de la Patria requiere.
Estas son las finalidades perseguidas en la presente Ley, que recoge y modifica por ello las disposiciones vigentes, y cuyos preceptos de excepción no pueden suponer, en modo alguno, merma de las facultades propias de la jurisdicción eclesiástica en la materia. (Continúa aquí el extracto del BOE.13.7.1940)

 

También, un 13 de julio, pero de 1941, salió de Madrid el primer tren de españoles rumbo a Alemania. Tras cinco semanas de instrucción en el campamento de Grafenwöhr (Baviera) el grupo formado por estos se transformaría en la 250 División de Infantería del Heer, integrada inicialmente por tres regimientos de infantería y uno de artillería, con los numerales 262, 263, 269 y 250 respectivamente, más unidades divisionarias de artillería antitanque, exploración, comunicaciones, zapadores y cuartel general.

 

Por último, y no por ello menos importante, y unido al primer suceso aquí recordado, el 13 de julio de 1960, se inaugura en Madrid el monumento erigido en honor y recuerdo al protomártir de la Cruzada de liberación, don José Calvo Sotelo, al lado de la Plaza de Castilla.

Compartir en: