INCULTURA HISTÓRICA Y POLÍTICOS. Por Juan Chicharro Ortega

21 de agosto de 2020 por Redacción FNFF

Compartir en:

No tengo duda de que uno de los principales males de nuestros tiempos es el grado de incultura general de la población y en concreto el de los dirigentes políticos que por desgracia ocupan puestos de responsabilidad.

Decía el reconocido historiador británico Liddell Hart que los militares debían conocer muchas disciplinas pero destacaba entre ellas el conocimiento del pasado histórico. Alegaba que por mucho que aquellos supieran de estrategia y táctica son tantas las variables que entran en juego en el combate que nunca dos situaciones son iguales mientras que de la historia sí que se extraen enseñanzas para el futuro.

Opino que este criterio es perfectamente extrapolable a la política. Hablaba antes de la incultura general de muchos de nuestros dirigentes más si de conocimiento de la historia hablamos el problema se agrava seriamente. Y más aún cuando hay que enfrentarse a quienes desde la izquierda española están con Orwell y asumen que quien controla el pasado domina el presente y consecuentemente el futuro. La Ley de Memoria histórica, tan de actualidad hoy en día, es buen ejemplo de lo que digo.

Es cansino en estos momentos leer y ver permanentemente en los medios la campaña de descrédito contra la monarquía, al hilo de los ataques contra el Rey emérito  JC I, que la izquierda ha desatado con la única finalidad de que tarde o temprano se plantee la implantación de una nueva III República. Tal y como vamos es sólo cuestión de tiempo y oportunidad. Son lamentables y sin fuerza los escasos argumentos que emplean aquellos que defienden la Institución. Y aún más cuando al españolito medio se le hace creer que la monarquía se implantó en España de la mano del Espíritu Santo o algo así. A ver, fue Franco quien impuso a Don Juan Carlos I como rey de España. Y lo hizo en una España en la que, digan lo que digan, los monárquicos cabían en un autobús. La Ley de Memoria Histórica de obligado cumplimiento no tiene más finalidad que borrar de la historia el denominado franquismo y con esto por supuesto la propia monarquía que fue obra de Franco. O no se han leído la Ley o son sumamente inocentes.

Y siguiendo con el hilo de despropósitos históricos leo en el ABC, el otro día ,que nuestra Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso, nos habla del golpe de estado que dio Franco en 1936. A ver, Sra. Ayuso, Franco no dio ningún golpe de estado en julio de 1936. Franco se unió al alzamiento como un general más y fue ya en octubre de ese año cuando fue “alzado” como mando supremo de la España nacional. Hay una sutil diferencia.

Otrosí podríamos hablar cuando del régimen de Franco se habla. Sí, de esos casi 40 años que transformaron España de cabo a rabo. Aquí coinciden todos los políticos. De todos los partidos. De todos . No se libra ni uno. Son incapaces de reconocer los logros de ese Régimen que llevó a España de la miseria y la ignorancia a estar entre las diez potencias industriales del mundo. Cuando se les ponen delante datos irrefutables de la inexistencia en  1975 de paro, de un déficit inexistente y de una deuda pública mínima, todo ello sin apenas impuestos, la respuesta consecuente es que sí pero que todo bajo una falta de libertades y de democracia. Cabría aquí extenderse en que se entiende por libertades y democracia, lo que sería tema prolijo, pero la respuesta simple y rápida a este argumento es más sencilla : estos dirigentes no han pasado hambre en su vida y si la hubieran pasado sabrían que el primer derecho de las personas es el poder comer, tener una vivienda, sanidad, colegio para tus hijos …etc. Una vez alcanzados estos vienen todas la demás libertades de las que hablan. Esto es lo que hizo Franco : establecer las condiciones necesarias para alcanzar esa libertad de la que hablan. “Donde hay miseria e ignorancia no puede haber libertad” (son palabras del Caudillo).

Salvando las distancias, el tiempo y las circunstancias, ¿acaso no es lo que ha hecho el gobierno socialcomunista ante la crisis del Covid 19 suprimiendo toda clase de libertades al establecer el Estado de Alarma? Alegan que la acción de mando único y coordinada para vencer a la pandemia exigía la restricción de libertades. ¡Ah! ¡Caramba!

El estudioso observador de la historia pasada del comunismo en Rusia, en Cuba, o en Venezuela más recientemente, percibirá tantas similitudes con lo que está sucediendo en España que sin duda temblará ante lo que ve. Claro que para eso es necesario leer y leer sin subjetividad.

Añádase a todo esto que en España y en la sociedad occidental - salvo en los EEUU - se ha hecho cargo del poder gente relativamente joven. Personas adoctrinadas en los últimos 40 años de una manera feroz y cuya cultura histórica es mínima por no decir nula. Parecerá extraño pero no deja de ser una realidad el que continuamente estén cayendo en los mismos errores cometidos en su día por sus abuelos que no por sus padres ya que estos sí supieron estar donde había que estar en su momento.

Es por todo ello que es muy recomendable y loable la labor de culturización histórica que han emprendido determinados medios como El Correo de España o el Toro Tv u  otros en las redes sociales.  Tienen por delante una labor ímproba pero muy necesaria.

Compartir en: