VUELTA A LA IRREALIDAD. Por Juan Chicharro Ortega. Presidente Ejecutivo de la FNFF

31 de agosto de 2021 por Redacción FNFF

Compartir en:

Sí, lee Vd bien : irrealidad. Lo normal al acabar el periodo vacacional es aludir a la indeseada vuelta a la rutina y a la realidad del día a día. Bien cierto es más yo no lo veo así en su totalidad. A lo largo de la temporada veraniega yo lo que he visto es gente en las playas, en la montaña, llenando las terrazas de los bares y chiringuitos playeros. Vamos, lo que se dice disfrutando de la vida en la medida que cada uno puede y la pandemia producida por el Covid nos impone. Españoles que sólo anhelan trabajo, paz y seguridad . Esta es la realidad. Sí, también reuniones familiares y conversaciones vanas sobre la vida a la par que soportando la realidad de aspectos tan fundamentales como la constante subida del precio de la electricidad ( aquí es curioso ver la propuesta de Podemos de constituir una empresa pública para hacer frente a este problema. A este paso sin darse cuenta recrean la ENDESA del franquismo, por desgracia hoy en manos italianas. Este partido, si pudiera, con su apego por lo público nos devuelve inconscientemente al estado social de Franco, ese que con sus políticas liberales se cargaron el PSOE y el PP ) y  ¡como no! observando interesados, también, el desastre de la guerra que hemos perdido en Afganistán. Sí, la guerra que hemos perdido pues aunque en ese conflicto nuestra presencia y actuación han sido en plan de comparsa de los Estados Unidos no cabe duda de que sí hemos estado allí con una participación importante de nuestras Fuerzas Armadas. Una guerra donde 104 españoles han dejado su vida a la par que otros muchos han quedado lisiados de por vida. Impecable ha sido la actuación de nuestra Embajada y sus diplomáticos, así como la de nuestros soldados y aviadores, en la dificultosa evacuación de nuestro personal y la de los afganos colaboradores. Una labor magnífica dada la dificultad de actuar allí donde uno no es nadie y está a merced de las decisiones de otros.

Sí, esa es la realidad de nuestra vida en general. Y ya estamos, como titulo este artículo, en la irrealidad, incluso surrealista, de un presente falso.  Ya han vuelto al tajo nuestros políticos y ya comienzan su labor emponzoñadora y crispante de nuestro devenir diario ; ya comienzan las trifulcas partidistas que este nefasto sistema partitocrático propicia; ya comienzan los iletrados tertulianos a darnos la vara con sus opiniones aún más torticeras sobre esto y aquello; ya aparecen los sectarios llenos de odio a calentarnos la cabeza con sucesos de hace casi un siglo; ya aparecen nuestro Presidente Sanchez y sus esbirros acólitos a hacerse fotos aquí y allá apuntándose tantos que no les corresponden…..etc. Se nos acabó la paz veraniega. Hay que ver lo bien que estábamos sin su presencia pese a que somos conscientes de que su “dolce farniente” lo pagamos todos con nuestros impuestos que bien saben aprovechar y despilfarrar a su antojo.

Hemos vuelto a una irrealidad que nos imponen con su adoctrinamiento continuo y persistente. Un adoctrinamiento que cala en una sociedad sumida en un elevado grado de analfabetismo y que se traga lo que le echen. Es lamentable todo esto. Y no es consuelo el pensar que esto no es sólo aquí en España. Una vuelta al horizonte nos alerta de como en Hispanoamérica el comunismo va avanzando a pasos agigantados. Ya no es sólo Cuba, Venezuela o Nicaragua. Ahora es en Perú también mientras que en Chile o Argentina no se vislumbran buenas perspectivas. Los Estados Unidos que se han aficionado a perder todas aquellas guerras en la que se involucran, o que propician, se halla asimismo envuelto en una crisis social de carácter imprevisible. Europa se rompe y hace aguas en manos de una descristianización pagana al tiempo que la amenaza islámica se hace cada vez más fuerte y preocupante. Ante este panorama uno ya no sabe donde está la realidad o la irrealidad ni vislumbrar soluciones factibles de llevarse a cabo. Yo, y perdón por barrer hacia lo que represento como presidente de la FNFF, sí que las intuyo cuando leo diariamente en la página WEB de la propia Fundación extractos diarios del pensamiento de Francisco Franco. Puede decirse que no son muchos los que la leen y siguen - evidente - pero estoy seguro que cualquiera que los haya seguido y siga podrá constatar la clarividencia de esas ideas que transformaron España de cabo a rabo sacándola de la miseria y llevándola a una situación a años luz de la presente. Sí , es historia y es el pasado pero visto el presente y el panorama que tenemos por delante, a sabiendas de la imposibilidad de que nada parecido pueda aplicarse hoy, al contemplar la irrealidad en la que vivimos no puedo por menos que echar manos de la nostalgia y pensar que pese a quien le pese hubo tiempos en España mucho mejores que los actuales.    

Compartir en: