Todos callan, por el Gral. Juan Chicharro Ortega

22 de marzo de 2022 por Redacción FNFF

Compartir en:

Juan Chicharro Ortega

 

No te preocupes soldado. No todos. La confusión y desconcierto que reinan en esta sociedad ingrata y desactivada moralmente ocasiona que parezca que el silencio signifique indiferencia y no lo es tal.

El circunstancial Ministerio de Defensa actual y sus acompañantes de turno han quitado tu nombre de una calle en el Arsenal de Ferrol pero nadie podrá borrar tu nombre de la historia del heroísmo. Son muy poca cosa para poder hacerlo. Tú ya estás en los cielos. Ellos pisan el infierno diariamente sumidos en el odio y en el rencor.

Soldado de infantería de marina Lois, tu ejemplo de bonhomia, valentía y sacrificio pervivirá siempre. Los que hoy quieren ningunear tu nombre están muy lejos de comprender lo que hiciste. Es imposible.

Y aquí quedamos impotentes quienes siempre honramos tu memoria y honraremos por los siglos de los siglos.

Dudo mucho que la ignominia que se va a cometer contigo se ajuste a la sectaria Ley de Memoria Histórica; no obstante, no deja de ser eso : una decisión inmoral e injusta contra un soldado que supo dar su vida por los demás. Nada que ver con ideologías ni nada parecido.

Y yo me pregunto: ¿Acaso tu pueblo natal, Órdenes, que lleva años recordando a su vecino no dirá nada? ¿Acaso la provincia de la Coruña de la que era hijo predilecto no tiene nada qué decir?

Mucho me temo que no. No importa soldado . Por mucho que quieran hay algo que nunca podrán evitar y es que los infantes de marina de hoy y de siempre siempre honrarán tu recuerdo.

Y desde luego sepan aquellos que no creen en nada que reza aquí como nunca el viejo dicho:

ANTE DIOS NUNCA SERÁS HÉROE ANÓNIMO

Soldado Lois, ¡PRESENTE!

 

 

EN MEMORIA DE UN HÉROE ESPAÑOL: El Soldado Lois

El Ministerio de Defensa ha decidido retirar el nombre a una calle que existía en el Arsenal de Ferrol, en homenaje al Soldado de reemplazo de Infantería de Marina Manuel Lois García, héroe español.

Juan Ángel López Díaz
Coronel de Infantería de Marina ( R)
Antiguo Coronel del Tercio Norte

El soldado Lois era hijo natural de José Franqueíra Franco y de Dolores Lois Villaverde. Soltera. De familia muy modesta, comenzó a trabajar como jornalero agrícola a los trece años de edad. De fuerte complexión pero escasa talla, fue eximido por eso de cumplir el servicio militar, pero al iniciarse la Guerra Civil fue llamado a filas y declarado útil para servicios auxiliares. El 13 de Agosto de 1936, (...)

... Lois es alta en el Grupo de Fuerzas de Infantería de Marina, de guarnición en Ferrol. El 2 de octubre de 1936 embarcó en el crucero “Baleares”, a bordo del cual entró en operaciones a principios de 1937 en el estrecho y en el Mediterráneo, asignándole como puesto de combate el de telefonista del cañón nº 4 de 120 mm. Es el puesto que habría de ser testigo de la muerte de un héroe.

A las 1015 del 7 de Septiembre de 1937, navegando a unas seis millas de la costa argelina, los serviolas del “Baleares” avistan por la amura de babor una formación compuesta de cuatro vapores a los que escoltan los cruceros “Libertad” y “Méndez Nuñez”, más siete destructores de la clase “Churruca”, convoy que al parecer, procedía de Argel con importante cargamento de material de guerra destinado a Cartagena y Alicante. Pese a la superioridad enemiga, el “Baleares” rompe fuego. A las 1056 recibe el primer impacto del “Libertad” que deja sin corriente durante unos minutos las torres de proa y las direcciones de tiro y nueve minutos después se produce el segundo en la cara de proa de la chimenea. Uno de los cascotes penetra en la parte alta de la caja de urgencia situada a babor, que contiene proyectiles iluminantes, incendiándose uno de los cartuchos y produciéndose una explosión.

El Comandante de la Batería, Alférez de Navío Pardo de Donlebún, cayó herido y al observar que como consecuencia de la explosión los gases deformaban la puerta de la caja de urgencia, lo que suponía un grave peligro para el barco y su dotación, solicitó un voluntario para abrir la caja. El Soldado Lois, telefonista del cañón nº 4, cercano a la caja, al oír la voz de su oficial, sin dudarlo un momento y aun sabiendo el peligro que suponía tanto para el buque como para sus compañeros, corrió hacia la caja de iluminantes y liberó la única tuerca de sujeción que había. La puerta se abrió violentamente a causa de la presión interior y una llamarada dio de lleno al infante de Marina, quien quedó envuelto en llamas.

Pese a ello, y con absoluta decisión, cogió con sus manos el proyectil. Pero al estar el proyectil incandescente, sus músculos se carbonizaron, lo que provocó que el proyectil cayese al suelo, y aun así, Lois con su pecho empujó el proyectil, el cual rodó por cubierta y cayó al agua, pasando así el peligro. Envuelto en llamas es auxiliado por un grupo de marineros que le quitaron la ropa y le llevaron a la enfermería, allí el propio Comandante del “Balerares” le impondría la Medalla Naval, confirmada el 27 de Noviembre de ese año.

El 30 de Mayo, le fue concedida la Cruz Laureada de San Fernando. Su cadáver, desembarcado en Cádiz y sepultado con los máximos honores militares, toda la tripulación del “Baleares” desfiló ante él, fue al poco tiempo trasladado al Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando (Cádiz), y en 1965 llevado por fin al cementerio de su pueblo natal, donde se le levantó un monumento funerario. Recibió también los nombramientos de Hijo Predilecto de Órdenes e Hijo Predilecto de la provincia de La Coruña. El Real y Glorioso Cuerpo de Infantería de Marina rinde un homenaje permanente a la memoria de este humilde soldado.

En 2019, el historiador Bernardo Máiz recibió de una asociación compuesta de militares antifranquistas, el encargo de redactar un informe que justificase la demanda de supresión de las denominaciones franquistas de las calles del Arsenal de Ferrol. Máiz concluyó que los nombres de ocho de las calles del Arsenal “deben ser suprimidos por corresponder a responsables directos o indirectos de la masacre de ciudadanos civiles y militares inocentes”. Pero excluyó al Soldado Lois, ya que el historiador concluía que “no es responsable de la sublevación”, al entrar en Infantería de Marina como soldado de reemplazo.

Pero el colectivo de militares firmantes del Manifiesto contra el franquismo, votaron a favor de solicitar igualmente la supresión de la calle que lo recuerda en Ferrol. No les interesaba la justicia, solo la venganza y el rencor. Este es al soldado franquista al que la Ministra de Defensa y el colectivo mencionado, quieren retirar el nombre de una calle del Arsenal de Ferrol.

 
 
 
Compartir en: