HAN PROFANADO LA TUMBA DEL GENERALÍSIMO Y ¿AHORA QUÉ ? Por Juan Chicharro Ortega. General de División de Infantería de

30 de octubre de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

Hoy he estado en el Valle de los Caídos y observando la tumba profanada del Generalísimo mis sentimientos me han llevado al eterno interrogante de la lucha entre el bien y el mal. Sí, han levantado unos restos humanos más mis inquietudes iban más allá del mero hecho en sí. Observo nuestra sociedad española de nuevo enfrentada y con odios olvidados. Ese es el triunfo del Sr. Sánchez , alias el profanador. Exhumar al Generalísimo ha dado pie a una guerra mediática en la que unos y otros se echan a la cara acciones execrables de hace 80 años, de una cruenta guerra civil. De nuevo frente a frente dos concepciones de entender la vida : de una parte los que defendemos la integridad de nuestra Patria y el sentido cristiano de su historia y de otra los que reniegan de ella y buscan instalarnos en la utopía neomarxista y ¡ como no ! por en medio los pusilánimes y acomodaticios a lo que sea.

Sí, soy creyente y por lo tanto creo en los inexcrutables designios de la providencia. No hay mal que por bien no venga , dijo en alguna ocasión el Generalísimo en vida, y acogiéndome a esto no descarto el que la profanación de sus restos suponga un despertar de una España adormecida que no puede permanecer impasible ante los intentos reiterados de los que quieren su destrucción desde hace siglos.

Lo he reiterado en varias ocasiones, en privado y en público, la profanación no es más que el primer paso de una lucha ideológica que desde la óptica socialista/comunista tiene su hoja de ruta en la Ley de Memoria Histórica y en las subsiguientes reformas de ella que pretenden llevar a cabo.

En estos días el Sr. Sánchez nos habla del programa electoral de su partido, si bien , todo hay que decirlo, fluctuando tal que si fuera el partido Ciudadanos : ahora esto, ahora aquello, pero en lo que no se desvía es en su decisión de aplicar la más pura ortodoxia escrita del odio y del revanchismo. De obtener la victoria holgada que le dan las encuestas propias - las del Sr. Tezanos no son más que eso - nos encontraremos de repente ante unas reformas absolutamente totalitarias y sectarias que nos impondrán un único relato de la historia a través de un Consejo de la Memoria; expulsará de la legalidad a quien no piense como ellos quieren que uno piense en un ataque flagrante a la libertad; nos hablarán de fosas y cunetas obviando que en ellas yacen decenas de miles de asesinados por sus admirados asesinos del Frente Popular; convertirán el Valle de los Caídos en un cementerio civil con la consiguiente expulsión de los benedictinos en cuanto puedan y en cuanto haya lugar demolerán la Cruz. En definitiva darán carta de naturaleza a la dictadura del odio.

Ah! y en este camino ya anuncian también que someterán a revisión los bienes matriculados por la Iglesia y comprometiéndose a denunciar los acuerdos con la Santa Sede de 1979 que dan continuidad al Concordato de 1953. ¡Caramba! va a ser verdad aquello de que “ Roma no paga traidores” .

Y así, paso a paso, sin darnos cuenta transformarán nuestra sociedad - ya lo están haciendo - hasta amanecer un día en el que como sucedió en Venezuela nos encontremos sin nación y sin patria. Oigo esta mañana explicitar claramente al profanador que vamos a una España federal asimétrica y plurinacional . ¡ Toma ya ! Y todavía hay que no quiere entender lo que pretenden hacer y se refugian en sus bastidores de partido pendientes sólo de sus intereses específicos y de sus prebendas.

Nos dice el Sr. Casado que él no piensa en el pasado sino en el futuro. Hace falta ser ignorante o lerdo para no constatar que el presente no es más que el resultado del pasado y que el futuro de una nación tiene su fundamento en sus esencias forjadas a lo largo de siglos. Renunciar a nuestra historia reciente con una puesta de perfil vergonzosa y traidora como han hecho los dirigentes del Partido Popular ante la profanación de la tumba del Generalísimo Franco nos indica que no se puede esperar nada bueno de ellos. Y digo dirigentes porque me consta que no es ese el sentido de la gran mayoría de sus votantes a los que traicionan una y otra vez. Es lamentable el espectáculo de este sistema partitocrático y antidemocrático en el que nos encontramos sumidos. Más no hay que caer en la desesperanza. En la larga historia de nuestra Patria, en los momentos más crudos de ella, siempre han aparecido hombres que no han sucumbido al desánimo y hoy los veo en esos jóvenes que se suman “in crescendo” a movimientos regeneradores como el que representa el partido VOX. Gran responsabilidad recae sobre sus líderes y conscientes de ello darán respuesta al interrogante que da título a estas líneas. En ellos confiamos.

Compartir en: