¡Viva San Hermenegildo!

13 de abril de 2021 por Redacción FNFF

Compartir en:

 

Hoy 13 de abril se celebra la festividad de San Hermenegildo, en recuerdo de su fallecimiento en Tarragona en el año 585, por orden de su padre Leovigildo, al negarse a perder su fe católica.

Desde la FNFF queremos felicitar a los veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil en el día de su patrón. ¡Viva San Hermenegildo!

Además, tenemos en España la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, creada en 1815 por el rey Fernando VII, lo que quizás fue una de las pocas cosas que hizo bien, por su admiración política y la devoción religiosa del Rey hacia la figura de este Santo. Esta Real Orden, sucesora de la Medalla de la Real Efigie establecida por Felipe IV en 1664, es una de las más antiguas entre las Reales Órdenes Españolas, y es la única Orden Española que no ha sido jamás abolida desde su fundación. Además es la más "española" de todas las Órdenes porque en ella solamente pueden ingresar españoles.

Se creó la Orden de San Hermenegildo para “...recompensar y distinguir a los oficiales generales, oficiales y suboficiales del Ejército de Tierra, de la Armada, del Ejército del Aire, de los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de la Guardia Civil, por su constancia e intachable conducta en el servicio, a tenor de lo que establecen las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas

Pero quién era este Santo. Verdaderamente, no se tienen muchos datos de su vida ni fechas contrastadas de su nacimiento o muerte.

Hermenegildo y su hermano, Recaredo eran hijos de Leovigildo, rey de los visigodos de España, y de su primera esposa, Teodosia. Leovigildo, entre 572 y 586, instala su capital en Toledo y pacifica la península, consiguiendo por vez primera una entidad política independiente, aunque faltaba la unidad religiosa.

Se supone que Hermenegildo nació hacia el año 564 en Medina del Campo. Hacia el año 570 Leovigildo, al quedar viudo de Teodosia, desposó a Goswinta, viuda del rey Atanagildo. Su padre le educó en la creencia arriana pero Hermenegildo se casó en el año 579 con una nieta de Goswinta, de nombre Ingonda, de religión católica lo cual supuso un problema en la Corte. Ante ello, Leovigildo, a fin de procurar la paz, alejó a la joven pareja de Toledo, encomendando a Hermenegildo el gobierno de la Bética con residencia en Sevilla. Allí, por influencia de su mujer y del obispo católico, San Leandro, se convirtió al catolicismo, lo que provocó las iras de su padre y madrastra. Fue llamado a la Corte de Toledo, pero el príncipe se negó, declarándose así en rebeldía contra su padre quien, poniendo sitio a Sevilla durante dos años, obligó a Hermenegildo a huir a Córdoba donde fue hecho prisionero y desterrado a Valencia. Allí intentó huir pero nuevamente fue capturado y encarcelado en Tarragona. Al negarse a ser bautizado en la fe arriana, su padre le mandó matar por su carcelero Sisberto, supuestamente el 13 de abril del año 585.

A Leovigildo le sucederá su otro hijo, Recaredo que dio el paso decisivo cuando se convierta al catolicismo el 6 de mayo de 589, consiguiendo la unidad política y religiosa de la Península Ibérica.

Incomprensiblemente, la Iglesia española, aun después de la conversión al catolicismo de Recaredo, estableció una auténtica conjura de silencio sobre Hermenegildo. Su culto aparece a partir del siglo VIII fuera de España e incluso es el único santo occidental venerado en el santoral de la Iglesia armenia, pero en la Península Ibérica hay que esperar hasta el siglo XII para encontrar manifestaciones de un culto litúrgico.

El papa Sixto V lo canonizó en 1585 extendiendo su culto a toda España y Urbano VIII introdujo su nombre en el Calendario de la Iglesia universal en 1636. Su fiesta se celebra el 13 de abril, día supuesto de su muerte, aunque sin fundamento alguno. En la Iglesia Ortodoxa, también venerado, tiene fijada su celebración el 14 de noviembre.

 

 

 

(Fuente JARDOD 2021)

Compartir en: