¡¡¡ASÍ CUALQUIERA!!!, por José Luis Montero

12 de mayo de 2020 por Redacción FNFF

Compartir en:

José Luis Montero

           

Hace tiempo que vengo preguntándome ¿Cómo fue posible el cambio de España desde el año 1939 hasta el 1975?

He considerando los problemas de casos de corrupción que han aquejado a los partidos políticos, y consecuentemente a España y la transformación de la estructura del Estado con la constitución de Comunidades Autónomas, y he pensado: sin partidos políticos y sin autonomías, y me dije, ¡¡¡así cualquiera!!!

Luego pensé en las personas que actuaban en los problemas comunes, esto es, problemas políticos de los españoles y aparecieron en mi memoria un gran elenco de políticos que fueron personas que teniendo experiencia previa en afrontar situaciones y habiendo desempeñado trabajos importantes, eran llamados a colaborar desempeñando un alto cargo en la Administración. Transcurrido su servicio en el sector público, recibían al motorista comunicándoles el cese, y se incorporaban al sector del que habían salido, donde por su valía personal enriquecida con la experiencia vivida en la administración le permitían incorporarse al mundo laboral sin problema. Así pudo disponer de excelentes colaboradores, y me dije, ¡¡¡así cualquiera!!!

En un Estado se reconocen los tradicionales tres poderes, que deben gozar de independencia. La verdad es que en mi vida sólo he oído exigir la independencia cuando se habla de la justicia. La independencia del “ejecutivo” y del “legislativo”, es inexistente en una democracia parlamentaria. De hecho los gobiernos caen por no poder legislar y las campañas electorales son al legislativo, y de su resultado se deriva el ejecutivo. ¿Cabe mayor dependencia? En los años que comento los que formaban el legislativo devolvieron al gobierno 120 proyectos de ley al gobierno que estaba presidido por el Jefe del Estado. Para formarse un juicio de la calidad de esa legislación hay que valorar que tras la reforma política,  gobierno de la UCD y varios años el PSOE, habiéndose producido la entrada de España en la Comunidad Económica Europea e igualmente habiéndose constituido las Comunidades Autónomas, que requirieron cambios legislativos, hay que valorar que el 1 de enero de 1991 permanecían vigentes 94 leyes de aquellas Cortes y, de ellas, 74 siguieron vigentes en el 2018. Es también significativo que la legislación en el plano económico se redactó teniendo en cuenta la Doctrina Social de la Iglesia, para conciliar la libertad de empresa con la protección de los trabajadores, de ahí se dedujeron los escasos problemas laborales, y me dije, ¡¡¡así cualquiera!!!

Conviene recordar que las Cortes estaban formadas por los Ministros, Consejeros Nacionales (109, de ellos 12 elegidos por procuradores), Presidentes de Tribunales de Justicia y de Cuentas, de los Consejos de Estado y Justicia Militar, representantes sindicales elegidos (150), que pertenecían al sindicato único por obligación legal, algo parecido a la Trade Union del Reino Unido o como si formaran una sola entidad UGT y CCOO. Representantes de provincias (50) de las 6 o 7 ciudades más pobladas, de Ceuta y de Melilla, representantes de la familia, elegidos (100), Rectores de Universidades (10), representantes de las Academias, CSIC y colegios profesionales, cámaras oficiales y de las asociaciones de inquilinos (20) y representantes designados por el Jefe del Estado, (25). En total unos 500, que dado que integraban la representación territorial podría compararse con las dos actuales Congreso y Senado, que totalizan 350 + 265 = 515, representando a los partidos. En los años anteriores a la reforma política, la representación territorial de una provincia nunca era atribuida a “cuneros” ni existía conflicto dentro de un partido cuando existiera conflicto de intereses entre provincias, que con los partidos tiene que adoptar tener una posición única, como ocurre de hecho en la política de trasvases. Y aquellas Cortes que representaban a colectivos sociales, se disolvieron sin resistencia alguna y sin el más pequeño reconocimiento por parte de los que mantiene como un axioma “que el poder corrompe” y reflexionando sobre todo esto, y viendo cómo la sociedad estaba orgánicamente representada, pero sin enfrentamientos ideológicos me dije, ¡¡¡así cualquiera!!!

Pensé a continuación en la justicia. Y vino a mi memoria su funcionamiento al margen de los políticos. He oído decir que había mucha corrupción, pero no se sabía, afirmación gratuita mientras no se aporte algún fundamento que la sostenga, porque recuerdo que salieron a la luz los problemas de MATESA, el aceite de Redondela, UTECO, por ejemplo, y había tan pocos casos de violencia que no se me olvidará el caso de los asesinatos que hizo Jarabo, y yo tenía nueve años. Como la justicia funcionaba en los casos que se veían en el ámbito laboral eran mayoritariamente fallados en beneficio de los obreros, el ámbito judicial desempeñó su función y pensé que con una justicia independiente habrá esencialmente paz y me dije ¡¡¡así cualquiera!!!

En resumidas cuantas la realidad cómo funcionaba verdaderamente el Estado durante la Jefatura del Estado ejercida por Franco debe conocerse y muchos no saben nada. ¿Qué estaban prohibidos los partidos políticos? rigurosamente cierto, pero la participación ciudadana, esencia de la democracia, era mayor entonces que ahora, porque ahora no participa la sociedad, salvo cuando nos convocan a las urnas a elegir entre los que luchan por ejercer el poder más parecido a un combate de boxeo que a la dirección de una sociedad y tras el resultado veo que se alegran mucho cuando ganan, y nunca se les ve abrumados por la carga de responsabilidad que asumen. No en vano los Partidos son las instituciones peor valoradas por la opinión pública. ¡Qué diferencia de reacción con los que son designados a ejercer la presidencia de las comunidades de vecinos, conscientes de que asumen una carga y una responsabilidad.

Compartir en: