Sáhara, Ceuta, Melilla... Ucrania, por el Gral. Juan Chicharro Ortega

28 de marzo de 2022 por Redacción FNFF

Compartir en:

 

Juan Chicharro Ortega

General de División de Infantería de Marina (R )

 

A primeros de enero de 1976 sólo quedaban en Villa Cisneros dos unidades militares españolas: una compañía de la policía territorial al mando del siempre admirado y añorado capitán Cárdenas y una sección reforzada de Infantería de Marina al mando de quien escribe estas líneas. Durante los dos meses anteriores el ejército español del Sáhara - ese al que poco tiempo antes se le había asegurado en Smara que se lucharía y defendería el territorio con honor - había sido evacuado en buques de la Armada y otros movilizados.

Creo que fue el día 8 ó 9 de ese mes de enero cuando irrumpió en la citada ciudad de Villa Cisneros una potente columna mecanizada marroquí al mando del malogrado después coronel Dlimi. A la espera del embarque de mi unidad en el buque “Ciudad de la Laguna”, y ya sin cometido alguno, toda vez que se había transferido el control de la ciudad a los marroquíes, pude sin problema alguno curiosear el material de la citada columna estacionada en las calles. Me sorprendió mucho ver que tanto los vehículos como el armamento eran prácticamente nuevos y de origen estadounidense, o sea cedidos por los EEUU al ejército marroquí recientemente.

Estos días al ver el giro que ha dado nuestro Presidente Sánchez, últimamente alias “ Antonio”, al reconocer la autonomía de la otrora provincia española del Sáhara dentro del Reino de Marruecos, no he podido por menos que acordarme de la influencia de los EEUU en los hechos de aquel lejano 1975/76. Mismos perros distintos collares. Los EEUU nos obligaron a abandonar el Sáhara entonces y hoy culminan su tarea. Tanto ellos, como el Rey Hassan II, jugaron bien con los tiempos, tanto en aquellos días como ahora. El Caudillo agonizando (nada hubiera sido igual de haber estado en plenas condiciones físicas) y la incertidumbre ante el incierto porvenir de España tras su muerte propiciaron lo que sucedió en aquellos días. Hoy, una crisis en Europa a consecuencia de la guerra en Ucrania y las intenciones de los EEUU de asegurarse el control del norte de África y por ende del estrecho de Gibraltar han forzado la máquina y obligado a nuestro Presidente a plegarse y rendir pleitesía al Sultán marroquí . “Realpolitik” llaman algunos a lo decidido por el Sr. Sánchez toda vez que no es nada conveniente para España tener problemas con nuestro vecino marroquí. Recordemos que son miles las empresas españolas instaladas en Marruecos, que es uno de nuestros clientes comerciales más importantes y que viven en España un millón de marroquíes. Y al fondo el problema latente de la reclamación de Ceuta y Melilla. Sí, todo esto es cierto, si bien, al igual que en 1976, pero aún más hoy, intuyo que el trasfondo de todo esto es el control del potencial económico que está en juego con las conducciones de gas, con los posibles yacimientos de petróleo en el territorio saharaui y ¡como no! del potencial existente en los fondos marinos adyacentes a las Islas Canarias - el monte Tropic y cercanos - de toda clase de lo que llaman tierras raras, base fundamental para la economía del siglo XXI. Al igual que en el ajedrez, en este tablero se están moviendo fichas una a una. Perdido el Sáhara y cuasi entregadas Ceuta y Melilla, observo un gran riesgo para las Islas Canarias.

Sí, no se asuste querido lector al leer lo que he escrito sobre Ceuta y Melilla. Es lamentable y triste para el que escribe esto pero desde aquellos días en los que la incipiente Comunidad andaluza se negó a incorporar estas viejas ciudades españolas a dicha Comunidad (recuérdese que antes Ceuta estaba adscrita a Cádiz y Melilla a Málaga) y que cuando se negoció nuestra entrada en la OTAN, obviando la necesidad de su defensa a la OTAN, estas dos ciudades, españolas desde hace siglos, están entregadas a un incierto destino. Así lo dispusieron nuestros políticos de entonces. Las verdades duelen pero son verdades. Sí, las Islas Canarias son objeto de deseo desde hace mucho tiempo de quien quiere dominar el mundo. Los primeros pasos ya se están dando: reclamación de aguas territoriales por parte de Marruecos y un refuerzo notable de sus capacidades navales y, ¡como no!, siempre detrás los EEUU.

Surgen estos días toda clase de opinadores profesionales en los medios tratando de explicar o apoyar la última decisión del Sr. Sánchez, alias “Antonio”. Sucede, en el caso del Sáhara, al igual que con la guerra de Ucrania, que la valía de lo que se ve, se oye o se lee, debe ser el producto de comentarios de gente formada e informada. Son dos factores clave para obtener un criterio acertado. Veo gente formada pero desinformada (normal en el caso de la guerra de Ucrania donde toda la información posible de obtener es de puertas abiertas) caer en errores seguramente graves y al contrario, gente informada pero sin la formación suficiente para discernir la realidad, decir tonterías supinas. Así en el caso que nos atañe - el reconocimiento de las pretensiones marroquíes -  nada hubiera sido igual  de tener España unas Fuerzas Armadas con capacidad de ejercer una posición de firmeza ante las amenazas marroquíes, y es seguro que las ha habido sobre Ceuta y Melilla, al igual que sobre la posibilidad de control del estrecho de Gibraltar con implicaciones, dicho sea de paso, también en la permanente reclamación de la colonia británica. No, no es baladí lo que estoy diciendo. En 1976 España se plegó o rindió a las pretensiones marroquíes - léase USA - porque al mando del timón de la nación ya no estaba Franco (Hassan II nunca se hubiera atrevido) y hoy en el 2022 sencillamente porque durante muchos años se han menospreciado y minusvalorado la conciencia y la cultura de Defensa. Hoy no tenemos las FAS que necesita España para sentar sus reales y decir hasta aquí hemos llegado. Reitero lo de personas formadas e informadas para entender lo que estoy diciendo y para entender lo que está sucediendo. Lo diré más claro para no ser críptico: hoy merced a la inestimable ayuda y apoyo de los EEUU, Marruecos tiene unas fuerzas armadas que han cerrado las diferencias que las separaban de las de España en casi todos los aspectos. Podría extenderme y todo sería más claro si hablara de la situación de nuestros ejércitos abandonados durante tantos años pero pecaría de indiscreto de lo que sé y que me consta saben los no formados pero informados. A ver, no estoy defendiendo de ninguna manera a “ Antonio” pero por un momento me pongo en su pellejo al que supongo informado y quien seguramente por otra parte está ahora sufriendo su idea de la no necesidad del Ministerio de Defensa al verse ninguneado y despreciado en la OTAN. El mundo es así .

Y qué decir de la desgracia de la guerra en Ucrania donde jóvenes ucranianos y rusos mueren todos los días en una tragedia que podía haber sido evitada a poco que se hubiera hecho un esfuerzo de comprensión y “real politik” por ambas partes. No se ha hecho y hoy nos vemos apocados a la incertidumbre de lo que puede llegar a pasar si no se para esta carnicería. ¿Una tercera guerra mundial? Todo es posible. Cuando se acorrala a un gato contra la pared es imprevisible su reacción. Todo es muy extraño en esta guerra por más que veamos todos los días a expertos opinando de esto y aquello. Leo en determinados medios - bastantes - que las fuerzas rusas están sufriendo los efectos del armamento que algunos de los países de la OTAN están proporcionando al ejercito ucraniano, especialmente misiles contracarro y antiaéreos. La pregunta del millón que yo me hago es la siguiente: dada la superioridad aérea rusa y la supuesta inteligencia de la que disponen, ¿cómo es posible que todas estas armas lleguen a los combatientes ucranianos?

Y ya dentro del surrealismo más absurdo vemos como Alemania se constituye en el primer valedor de la economía rusa pagando diariamente 800 millones de dólares por el gas que recibe ayudando por supuesto al esfuerzo de guerra ruso. Incomprensible. Y al final pudiera ser que de obviar Europa este suministro lo obtendría más caro y menos limpio de los EEUU. Biden se ha ofrecido a ello. Buen negocio me parece que están haciendo muchos allende el Atlántico con esta guerra europea, no sólo con la venta de armas sino también con el gas y posiblemente el petróleo también. “Porca miseria" que diría un clásico.

Y termino ya alucinando al oír a nuestra Ministra de Defensa la Sra. Robles, sospechosa de muchas cosas nada limpias, decir con absoluto desparpajo que España va a enviar a Mariúpol una ambulancia blindada. ¡Asombroso! ¡Que generosidad la española! ¡Qué dispendio! 

Por cierto es necesario que alguien le diga a esta experta en Defensa que Mariúpol está rodeada y asediada por todas partes por los rusos. ¡Tiene bemoles!

Compartir en: