¿IDENTIFICARSE CON FRANCO? LAGARTO, LAGARTO, por Juan Chicharro Ortega

01 de marzo de 2020 por Redacción FNFF

Compartir en:

Juan Chicharro Ortega

Presidente Ejecutivo de la FNFF

 

Evidente: un pueblo que no pone en duda lo que le cuentan de su pasado acepta con docilidad el presente. En España se ha manipulado nuestra historia reciente con fines claramente alejados de la verdad objetiva. Cuanto se ha escrito sobre Franco responde en su mayoría no a la frialdad de la exposición histórica sino a lo que los “historiadores” dicen sobre quien fue y que hizo. Apenas encontramos una lectura metódica y reflexiva de la verdad. Sí, hay historiadores , claro que sí, y buenos, que nos hablan de quien rigió los destinos de España en el contexto social, económico, cultural, militar, etc , de la época pero comoquiera que desde el año 1975, cuando murió el Generalísimo,  el control de los medios está en manos de quienes nunca le perdonarán haber perdido la guerra nos encontramos con una deformación de su figura hasta extremos increíbles.

Lo dijo Platón: los mitos bien manejados tienen una útil función social. Y la figura que queda o ha quedado del mito, conforme a lo que la izquierda española ha inoculado en el pueblo, es la de una persona fría, calculadora, mala , contrario a las libertades, etc. Y por si fuera poco desde la llegada al poder de Zapatero, con la continuidad colaboradora de Rajoy por inacción y la última de Sánchez, con sus leyes de memoria histórica, le han dado a esta versión de nuestra reciente historia nada menos que carácter legal.

No es de extrañar por tanto que la Iglesia, las Fuerzas Armadas o la Corona, Instituciones que le deben todo, TODO, a Francisco Franco huyan como gato escaldado de cualquier identificación con su persona. Y si esto sucede con instituciones qué decir de las particulares como hoteles, restaurantes, auditorios …etc.

Es así que encontrar una iglesia donde celebrar una misa por su alma o un hotel o restaurante para presentar libros sobre su persona sea tarea casi imposible.

Me decía el otro día un General que relacionar a Franco con el centenario de la Legión era como ligar a los Reyes Católicos con el Ejército español. Y se quedó tan ancho. A partir de ahí todo es posible e inimaginable por esperpéntico y así leo al Cardenal Cañizares decir que la profanación de la tumba de Franco, había sido una polémica desafortunada y que no veía mal la resignificación del Valle de los Caídos. ¡Caramba ! si esto lo dice alguien que siquiera sea por edad sabe lo que le sucedió a la Iglesia Católica en 1936 pues “apaga y vámonos” que diría un castizo.

Y desde luego en el ámbito de la política sucede tres cuartas partes de lo mismo. Por supuesto que socialistas, comunistas y separatistas se frotan las manos de satisfacción pues es obvio que en este campo han, de momento, triunfado. No se entiende bien la postura de un partido como el PP adoptando posiciones lejanas a la máxima orwelliana de que quien controla el pasado controla el presente y consecuentemente el futuro. Su puesta de perfil respecto a la LMH y a la reciente profanación de la tumba del Generalísimo supone de entrada una ruptura con el pensamiento de los fundadores del Partido. El otro día oí a uno de sus líderes preguntarse qué era eso del franquismo como si fuera algo de ultratumba o prehistórico. A ver , respondo a este ignorante: marxista es aquel que comulga con las ideas de Marx, joseantoniano el que lo hace con las de la Falange, carlista el que lo hace con las del viejo carlismo, masón el que sigue lo que le dictan las logias ( por cierto, me temo que aquí abundan)  y franquista el que asume el legado de Francisco Franco. No es tan difícil entenderlo. Las personas desaparecen por ley de vida pero las ideas permanecen en el tiempo sean cuales sean estas. Y aquí entiendo aún menos la posición de un partido como VOX que siendo partidario de la supresión o modificación del Estado de las Autonomías, de respeto a las tradiciones católicas de España, defensor de un Estado social, anticomunista, de defensa de la vida, de la bandera de España ,de respeto a los ejércitos y fuerzas de seguridad del Estado, valiente ante el eterno conflicto de Gibraltar y heroico ante los separatismos y otros aspectos que sin duda podrían ser catalogados como franquistas huyen como gato escaldado de que le identifiquen explícitamente con Francisco Franco. El interés con el que medios de izquierda han intentado ligar a esta Fundación que lleva el nombre del Generalísimo con VOX en más de una, de dos y de tres ocasiones en entrevistas varias sólo es equiparable al que demuestra este partido queriendo desligarse al menos de forma explícita de esta circunstancia.  Supongo que esto será debido a motivos de estrategia política y no les quitaré razón; no obstante, para quien respira como soldado acostumbrado a llamar pan al pan y  vino al  vino le resulta difícil entender esto. En fin , cuestión de política y políticos. Desde luego no la de un soldado que aún habiendo leído a Liddell Hart y sus ideas respecto a la estrategia de aproximación indirecta no rehuye nunca que esta no excluye la directa en ningún caso.

Sucede que la historia nos demuestra que al final, más tarde o más temprano, la verdad permanece y el “lagarto, lagarto” acaba pasando factura a todos aquellos que hoy niegan el pan y la sal al español más grande que nos ha dado nuestra Patria en siglos.

La Fundación Nacional Francisco Franco defiende y seguirá defendiendo sin complejo alguno el legado del Caudillo. Lo del “lagarto, lagarto” queda para otros.

Compartir en: