La nueva España

12 de marzo de 2018 por Redacción FNFF

Compartir en:

Mª del Pilar A. Pérez García (Pituca)

Stalin patrocinó una enciclopedia en la que se contaba la Historia de la URSS. Pero era la Historia que a él le hubiera gustado o le convenía que hubiera sido. De este modo, se daba la paradoja que, de vez en cuando, se “arrancaban” páginas enteras de dicha enciclopedia y se sustituían por otras nuevas, donde se narraban los mismos hechos pero de manera distinta o, bien, se cambiaban por otros diferentes, a su gusto y capricho. Así continuamente y durante años.

Esta aberración parece ser que quiere ser repetida en España en nuestros días. Y mediante una nueva ley, se pretende imponer una determinada forma de contar la historia de nuestra Patria. Además, las penas que se prevén serán durísimas para todo aquel que no pase por el aro. De este modo, no se podrá decir, por ejemplo, que hubo hechos muy positivos y logros espectaculares durante el Régimen nacido el 18 de julio de 1936. Como por ejemplo:

-Se creó la Seguridad Social universal y red hospitalaria.

-Se crearon las pensiones de jubilación y viudedad. Subsidio de ancianidad. Seguro de desempleo, Ley de accidentes de trabajo y convenios colectivos.

-Se produjo la creación de cientos de miles de viviendas sociales para los más desprotegidos.

-Vacaciones pagadas y descanso dominical y festivos, así como tres pagas extras: Paga de Beneficios, extra del 18 de julio y Paga de Navidad.

-Establecimiento de una edad mínima para el comienzo de la vida laboral, edad obligatoria de jubilación y trabajos fijos. Creación de los Jurados de Empresa y Enlaces Sindicales.

-Reestructuración, modernización y enorme incremento de la red ferroviaria, con el fomento de la industria y el transporte.

-España llegó a ser la octava potencia industrial del mundo.

-Se crearon 515 pantanos para conseguir energía eléctrica y convertir en fértiles tierras de regadío millones de hectáreas. Gracias a ello España no es en nuestros días un desierto.

-Creación, estructuración y ampliación de la red eléctrica y de alcantarillado, así como de la red de carreteras, asfaltado y pavimentación de las calles.

-Creación de la ONCE, de las Apuestas Mutuas Deportivo Benéficas, de empresas petroleras estatales, de la Compañía Telefónica Nacional de España, de Radio Nacional de España y de Televisión Española.

-Creación de escuelas públicas y gratuitas para la enseñanza obligatoria, con la consecuente erradicación del analfabetismo.

-Desarrollo y fomento de la agricultura y la ganadería y creación de las condiciones para que España pasase a ser un país industrial.

-Creación de Escuelas de Formación Profesional, de las Universidades Laborales. Se consiguió que el hijo del obrero accediese a la universidad. Y, como se dijo entonces, que se pasase “de la alpargata al SEAT 600”.

-Creación de Planes de Desarrollo para las zonas más necesitadas.

Tampoco se podrá decir que no existían apenas impuestos y que el sueldo era intocable, no existiendo el IRPF, por ejemplo. Tampoco se podía cortar a nadie la luz o el agua por falta de pago, al considerarse elementos indispensables para vivir.

Pocos saben que se creó la primera Gramática de la Lengua Vasca, para evitar la desaparición de esta riqueza lingüística, así como multitud de concursos, certámenes literarios y premios para conservación del catalán, gallego, valenciano, etc. Y ni mencionar la labor impagable por parte de la Sección Femenina de FET de las JONS en cuanto a la recuperación y conservación de canciones, bailes, fiestas regionales, cocina, etc., de todas las regiones de España, como aportación a nuestra riqueza cultural.

Quizás, el logro más importante fue, y del que Franco estaba más orgulloso: la creación de la clase media, inexistente en España hasta entonces. Así podríamos llenar muchas páginas, pero para muestra basta un botón. Todo esto no se podrá decir. Bienvenidos, por tanto, a la nueva España, caracterizada por su “libertad”, “democracia” y “pensamiento único”.

Compartir en: