La Fundación Franco muestra en YouTube su ideario al cumplir 45 años, por Andrés Bartolomé

08 de noviembre de 2021 por Redacción FNFF

Compartir en:

Andrés Bartolomé

La Razón

 

Alcanzado su 45 aniversario, la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), ha lanzado una serie de vídeos en YouTube para dar a conocer su tarea a través de una «campaña de divulgación de qué es y qué hace. Ya van seis y seguiremos», según explica su presidente ejecutivo, Juan Chicharro, quien asegura que «no se hará nada especial» para conmemorar la efeméride.

Los vídeos se han preparado «para contar de forma sencilla qué es la Fundación Franco y qué es lo que hace en el uso de su libertad y derecho a expresarse», precisamente cuando la Ley de Memoria Democrática (LMD)–actualmente en trámite parlamentario– pretende la ilegalización de la entidad. «Se hace necesario ante tanta mentira y manipulación sobre quiénes somos», subraya el general de Infantería en la reserva.

Con el epígrafe común de «Historia y fines fundacionales de la FNFF», los seis vídeos, que apenas alcanzan los dos minutos de duración salvo el quinto, resumen el porqué de la existencia de la fundación: «Difundir el conocimiento de la figura y la obra de Francisco Franco, así como la difusión y conservación de sus fondos documentales», con la intención de que los interesados puedan «conocer más sobre nosotros».

Todo empezó un 8 de octubre de 1976, cuando Carmen Franco Polo, la hija de Franco, encabezó la comitiva para inscribir la fundación en el registro de entidades sin ánimo de lucro, un proyecto que alumbraron 226 socios fundadores. Arranca esta institución privada con personalidad jurídica y carácter «cultural», «sin que su actividad y objetivos sean de adscripción política o partidista en modo alguno», como explica el audio del primer vídeo, publicado el pasado 2 de septiembre.

En entregas sucesivas asistimos al relato sobre los fines de un organismo cuya presidencia fue para Carmen Franco hasta su fallecimiento en 2017 y que en la actualidad ostenta Chicharro, con la presidencia de honor en manos de Luis Alfonso de Borbón, bisnieto de Franco. Al frente, un patronato que oscila entre 40 y 50 miembros, con un millar de afiliados y cuyo «principal activo» es un fondo con más de 30.000 documentos que abarcan desde 1939 hasta 1975, «el más relevante de la España de Franco», accesible al público e integrado en el sistema español de archivos.

Se recuerda además que la FNFF ha editado para sus socios 147 boletines semestrales desde el primero, publicado en noviembre de 1977, y que recibió subvenciones por parte del Ministerio de Educación entre 2000 y 2003, para microfilmar y digitalizar su archivo –230 rollos y 27.357 documentos–, con un aporte del 10% por parte de la entidad, que no ha tenido más ayuda de ningún organismo oficial, y se financia con las «aportaciones de sus socios».

Apunta Chicharro a este diario que la FNFF «nació con objetivos culturales, humanísticos y docentes para explicar a las nuevas generaciones quién fue Franco y cuáles fueron sus obras», a la vez que denuncia cómo «en su afán de revertir la historia la izquierda frentepopulista que nos gobierna pretende ilegalizarla a través de la LMD». Considera que es «un atentado contra la libertad de expresión y de pensamiento, derechos que consagra la Constitución, muy al estilo de los regímenes totalitarios marxistas bien conocidos». «Vienen tiempos inciertos», advierte, «pero la historia nos demuestra que siempre al final la verdad acabará imponiéndose y la figura de Franco se engrandecerá, mientras que los dirigentes actuales apenas serán recordados como un mal sueño».

Compartir en: