24-07-1955/1961: Dos ejemplos, dos monumentos

24 de julio de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

Tal día como hoy, pero en 1955, Francisco Franco inaugura en Burgos el emblemático monumento al Cid Campeador, junto con el resideño de la Plaza del Mio Cid, antes Plaza de San Pablo y el puente de San Pablo, Via Cidiana, siendo por aquel entonces alcalde de la ciudad Florentino Díaz Reig. La estatua ecuestre en bronce del Cid fue esculpida por Juan Cristóbal González Quesada, que perteneció a la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, en 1933. La escultura cuenta con una altura aproximada de cuatro metros, izada sobre un pedestal de planta cuadrangular y conformado por distintos materiales: el zócalo de granito gris; el cuerpo central de granito rosáceo; y la parte superior se remata con piedra caliza.

La imagen ecuestre se dispone a cruzar el Arlanzón y salir de la ciudad de Burgos, de partida hacia el destierro, y completa ésta, las ocho figuras cidianas que simbólicamente le acompañan a lo largo del puente San Pablo justo delante.

La Base tiene dos inscripciones. Una de ella reza así:

El Campeador llevando
consigo siempre la Victoria
fue por su nunca fallida
clarividencia
por la prudente firmeza
de su carácter y por su
heroica bravura
un milagro de los grandes
milagros del Creador.

Y la otra: 

Año 1099: en España
dentro en Valencia murió
el Conde Rodrigo Díaz.
Su muerte causó el más
grave duelo
en la Cristiandad
y gozo grande entre
sus enemigos

 

También, un 24 de julio, pero de 1961, se inaugura en el Cerro de San Cristóbal, en Valladolid, el monumento en honor al Caudillo de Castilla, Onésimo Redondo, fundador de las Juntas Castellanas de Actuación Hispánicas. Éste monumento se quitó en febrero de 2016. Recordamos que a Onésimo Redondo le asesinaron en una emboscada durante la Guerra de Liberación, en 1936, no llegó a combatir en la misma.

El monumento constaba de un conjunto de cinco esculturas obra de Manuel Ramos, en el que aparecía Onésimo Redondo junto a un grupo de hombres: un campesino, un obrero, un estudiante y un combatiente.3 La escultura se situaba en el centro de un zócalo que unía dos estructuras simétricas verticales de hormigón, presididas por el yugo y las flechas. El diseño de la estructura corrió a cargo del arquitecto Jesús Vaquero. El conjunto en su totalidad tenía unas dimensiones de 31 metros (3,5 cada figura y 12 el emblema del yugo y las flechas).​ 

Compartir en: