TRANSICIÓN. Por el General Díaz de Villegas

30 de junio de 2020 por Redacción FNFF

Compartir en:

                                              generaldavila.com

 

 

Mucho se habla de la transición ¿De que transición hablamos?

La transición de la Monarquía a la República de 1931 a 1936 fue ilegítima y violenta desde su proclamación. Esta «democracia poco democrática», calificaba el historiador Javier Tusell, se desarrolló en un ambiente revolucionario cada vez más violento, imposible de asumir en democracia sin unos principios firmes. La escalada de violencia en la Segunda República empezó quemando iglesias y asesinando a más de 2.500personas (196 en 1931, 190 en 1932, 311 en 1933, 1.457 en 1934, 46 en 1935 y 428 en 1936). Asesinatos a los que hay que sumar las víctimas de la revolución de Octubre de 1934 impulsada por secesionistas, socialistas y comunistas: entre 1.500 y 2.000 en Asturias, 46 en Cataluña y 40 en Vascongadas.

La 2ª República que no fue ni un oasis de Paz ni una Democracia transitó a la guerra civil.

Dentro de la Guerra Civil, denominada Cruzada de Liberación por la lucha contra la persecución religiosa, hubo también una transición en el Gobierno de la República en 1939, cuando los comunistas, bajo el amparo del gobierno del socialista Negrín  (expulsado del PSOE), pretendieron hacerse con el poder vacante de Azaña y fueron vencidos por los socialistas de Besteiro, los anarquistas de Cipriano Mera y el General republicano Casado quienes después se rindieron a Franco. Ya antes, en 1937, se habían producido en Cataluña, enfrentamientos entre anarquistas y comunistas

De 1936 a 1939, además de los alistamientos voluntarios, la movilización forzosa afectó a los varones de entre 18 y 45 años. Los Republicanos llegaron a movilizar a 1,7 millón de hombres en 28 reemplazos, mientras que los Nacionales movilizaban a 1,2 millón de hombres en 15 reemplazos. Terminada la guerra fratricida y ante la situación provocada por la II Guerra Mundial hubo que mantener una movilización.

Terminada la Guerra, las generaciones que combatieron, las que sufrieron la guerra, y la postguerra, fueron las protagonistas de la salida del caos republicano y comunista, en aquella transición de Paz y Prosperidad. Aquellos Españoles de uno y otro bando con su sacrificio, austeridad y solidaridad nos legaron una clase media y una rica herencia moral y material. Ellos fueron sus héroes. La herencia material estaba clara: jamás España había salido de tan abajo para recuperarse y crecer tanto.

El 22 de julio de 1969, al amparo de la Ley de Sucesión, Franco designaba al Principe Juan Carlos de Borbón como su sucesor a la Jefatura del Estado, con el título de «Príncipe de España». Empezaba otra transición hacia un nuevo régimen.

El Generalísimo moría el 20 de Noviembre de 1975. Las Primeras elecciones tenían lugar el 15 de Junio de 1977 y la Constitución era aprobada el 6 de Diciembre de 1978. El Rey reinaría pero sin gobernar. Esa fue la transición de 1969 a1978. Los personajes que la favorecieron fueron todos los que estaban en el poder, desde el Rey a los Procuradores en Cortes, hoy Diputados, que representaban a la familia, a los municipios y a los trabajadores.

Todos a la muerte de Franco fueron fieles al mandato de sucesión de Paz y de Unidad. Los Ejércitos, contrariamente a la propaganda que aun continúa en boca de los “dekretadores” y cómplices, estaban y siguen al servicio de España y de los Españoles. La transición de 1969 a1978 se hizo de la Ley a la Ley.

Así, después de esas últimas transiciones, estamos ahora en un “tránsito”, que como decían los libros “oscuro y tormentoso se presentaba el reino de Witiza”…Repitiendo el engaño en la llegada al poder de la República de 1931, la revolución de 1934 y la llegada del Frente Popular en 1936, en 2019, llegaba al poder un gobierno social comunista. Y es que las Mentiras en Democracia son solo un paso para imponer una dictadura.

En este “tránsito” desde 1977 hemos gastado la herencia vaciando las conciencias morales y endeudándonos materialmente de forma irresponsable.

De entre los consejos que el General Franco daba al Príncipe el más importante fué el de la Unidad de España. Sobre la forma de gobernar le dijo al Príncipe que él debería gobernar en otras circunstancias, de otra manera.

La evolución en la aplicación de la Constitución, gracias a la deslealtad de todos los partidos, unos por acción y otros por omisión hacia la Nación Española y hacia los Españoles, ha consagrado la desigualdad y nos ha traído aquí:

  • Una España partida por Autonomías políticas, que necesitan de coordinaciones bilaterales, que se creen mejores que sus vecinas y que imponen representación en el extranjero. Un sistema administrativo convertido en feudos de eficacia cero y de eficiencia negativa con más descentralización y gasto administrativo que los Estados Unidos, Cantones Suizos o los Landers Alemanes.
  • Una España partida por los Partidos.
  • Unos Españoles divididos en banderías y apesebrados por dirigentes políticos que han convertido el Servicio a España y a los Españoles en negocio y nepotismo.
  • Una economía rota y una solidaridad desaparecida.

Al borrado de memoria, ¿en microondas?,

de los años 1939 al 1978, ninguneando aquellas lucha diaria y vivencias personales y familiares, sigue el borrado del terrorismo etarra, siempre cobarde, hasta 2011.Contrasta este hecho con el empeño revisionista de 40 años de historia de la que también se obvian los asesinatos de Paracuellos ensayo de los de Katyn.

Entre 1939 y 1978 después de un periodo duro de hambre, España creció y fué feliz. Se celebraba la compra de la nevera o del televisor que entraba en las casas. Se empezaba a comer pollo en Navidad. Aparecían los primeros Seat 600. Se veraneaba en el pueblo de la familia. Se viajaba en tren y auto-stop. El turismo extranjero en masa empezaba su andadura en España…

España, en el ranking mundial en 1975, era 7º país por su Producto Interior Bruto (PIB).  Antes de la pandemia, el PIB  había caído al puesto 13º y en el PIB per capita (2018 FMI)el puesto es el 28º.

Pero en la caída española lo más importante ha sido la pérdida de conciencia moral en un ambiente vacío de referencias por un liderazgo que olvida a los españoles y miente por acción y por omisión. Se respiran vacío y mentira en ambiente materialista.

Ahora, en este tránsito, de la ley se pasa a manchar en el barro la toga, a no identificar restos humanos de accidentes, a ensoñaciones, a contaminar y cortocircuitar desde dentro y fuera la Justicia. Inquietan las palabras del Ministro de Justicia sobre la crisis Constitucional, máxime en la situación actual, con los enemigos de España controlando el poder.

Se buscan en las cunetas restos humanos de la guerra del 36 al 39 mientras ahora, en 2020, en un alarde nazi de ingeniería funeraria, desaparecen más de 20.000 Españolas y Españoles, muertas y muertos, sin saber cuántas y cuántos, fallecidas y fallecidos de cada y cuantos LGTBI y “da igual” a pesar de un macrogobierno supuestamente sensible.

¿Quienes salen beneficiados con esa caída de España y de los Españoles?

La unión hace la fuerza” o “divide y vencerás” ¿Qué interesa a quién?

Parafraseando al poeta Hernández “España levántate brava sobre tus piedras lunares no vayas a ser esclava con todos…

España es tierra de grandes “hombres” (genérico) y aunque es atacada sistémicamente por grandes traidores se levantará a base de sangre sudor y lágrimas.

 

Compartir en: