Comunicado de la Fundación Nacional Francisco Franco del 23 de Octubre del 2019

23 de octubre de 2019 por Redacción FNFF

Compartir en:

La FNFF quiere poner en conocimiento que la Delegación de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha prohibido esta mañana llevar a cabo el llamamiento de esta Fundación que ayer mismo comunicó a dicha Delegación para ir a rezar y depositar ornamentos florales durante el acto de reinhumación del Generalísimo Franco en el Cementerio de El Pardo Mingorrubio acordado por el gobierno con el placet de la Sección 4ª de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo, a pesar de que uno y otra conocen que están pendientes de resolverse diversos recursos contencioso-administrativos, entre otros el de esta Fundación.

Como no podía ser de otra forma, la Fundación Nacional Francisco Franco acata la prohibición y en este sentido ha desconvocado dicho llamamiento para acudir al cementerio a rezar, por lo que nos desvinculamos de cualquier actuación que pudiera surgir mañana 24 de octubre en dicho lugar o alrededores con motivo de la inhumación que se pretende llevar a cabo de quien salvó a España de caer en las manos del marxismo y que, igualmente, salvó a la Iglesia Católica española de su exterminio por parte del Frente popular, que de forma fraudulenta se hizo con el gobierno de la II República.

Esta FNFF está totalmente perpleja ante los argumentos de la delegada de Gobierno de la Comunidad de Madrid que esgrime como motivos para prohibir el llamamiento a rezar “lo que está sucediendo en Cataluña” -por la inoperancia y desidia del gobierno- así como por “los incidentes del pasado sábado en la Plaza del Callao, en Madrid, entre grupos antagónicos” ya que, como es obvio, en ambos nada tiene que ver esta Fundación tanto en su participación como respecto a los motivos y los modos, ya que el llamamiento hecho por esta Fundación era para rezar y depositar ornamentos florales sobre la tumba del Generalísimo, no para quemar vehículos, contenedores y mobiliario urbano, arrojar basura, lanzar sillas, tirar bolas de acero a la cabeza de la policía y lanzarles vallas, mesas y sillas, romper escaparates y saquear comercios o gritar contra España, el orden, la ley y las libertades. Entendemos que la equiparación con un asunto tan grave que afecta a la Unidad de España y la de los españoles, para justificar la prohibición, es una broma de muy mal gusto de la Sra. delegada de gobierno en la Comunidad de Madrid o de sus asesores, que no merecen más comentarios.

Por último, ponemos en conocimiento que nuestros servicios jurídicos han interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra esta ilegal prohibición, por considerarla una afrenta humillante al Generalísimo y a los sentimientos religiosos del pueblo español, además de ser contrario a Derecho y a los derechos humanos de reunión, de expresión, ideológica y de libertad religiosa.

Compartir en: