Una deuda insostenible para España

19 de febrero de 2021 por Redacción FNFF

Compartir en:

WhatsApp_Image_2021-02-19_at_09.27.39

La noticia de que la Deuda Pública en España ha alcanzado el 117,1%, no es un tema baladí, máxime porque además de ser un dinero que tendremos que devolver algún día con intereses, ya seamos nosotros, nuestros hijos, o incluso nuestros nietos, es además una deuda que lastrará el desarrollo económico, empresarial y social de España, limitando sobremanera el crecimiento y el futuro de España, y, por ende, el de los españoles.

La deuda pública de España ha cerrado 2020 en los 1,311 billones de euros, (1.311.000.000.000 euros) lo que supone un incremento de 122.439 millones de euros respecto al cierre de 2019. Para que se hagan una idea, sólo ese aumento de la deuda equivale a más de dos veces la economía entera de países como Bulgaria o Croacia.

La realidad todavía es peor.

A los 1,311 billones de euros de deuda de 2020, habrá que sumarles los que España tenga que pedir para poder hacer frente a las erráticas políticas económicas y sociales del Gobierno social-comunista de PSOE y Podemos, por lo que según algunas estimaciones, previsiblemente España aumentará todavía más su inasumible deuda pública durante 2021, a lo que habrá que sumarle el pago del vencimiento de la deuda durante lo que queda de año, y a los que también habrá que sumar, los 140.000 millones de euros que la Unión Europea, "amable y generosamente" nos prestará.

La gran mentira

El Gobierno social-comunista de PSOE y Podemos, llevan meses difundiendo la falacia a través de sus medios de comunicación afines, que de los 140.000 millones de euros que recibiremos, la Unión Europea, nos "regalará" 72.700 millones de euros, argumentando que es un dinero entregado como "ayudas a fondo perdido" a entregar en los tres próximos años. Hasta aquí es cierto, sólo que se han olvidado de explicarnos la “letra pequeña”, y es que dicho dinero España lo tendrá que devolver a través de las aportaciones que los Estados miembros hacen cada año para sostener y costear el "circo" que es la Unión Europea. Así pues, dado que España desde hace unos años es un Estado que aporta más dinero del que recibe, concretamente en 2019 fuimos el quinto país que más contribuyó a los presupuestos de la UE, dichos 72.700 millones de euros, sí que los terminaremos devolviendo vía aportaciones.

Los 67.300 millones restantes, son a libre disposición, y son vía prestamos, o lo que es lo mismo, vía deuda pública, y España podrá disponer de ellos sí los precisa, pero viendo tal y como está la economía española, con una caída del turismo a niveles de 1969, con el consumo en descenso, con un elevado número de trabajadores en ERTE, o en ERE, con las empresas endeudadas y con un descenso importante de su negocio, eso nos avocará a pedir ese dinero, y previsiblemente, mucho más.

Tema aparte es que nuestros “amigos” europeos ya nos han dicho que, si queremos ese dinero, tendremos que hacer profundos cambios y reformas, una de ellas será tocar las pensiones, me refiero a que las pensiones bajarán, otro será derogar la reforma laboral, etc. No es que la UE nos lo haya pedido explícitamente, es simplemente que en España no podemos seguir de fiesta y de juerga constante, y menos ahora que la fiesta nos la pagará Europa, aunque eso sí, le tendremos que devolver hasta el último céntimo, y con intereses.

Tan sólo un dato, España ha tenido que pedir (de momento) 27.000 millones de euros de deuda pública adicional para poder hacer frente a la crisis económica del Covid-19. Dicho dinero no ha salido de los famosos 140.000 millones de euros, sino que han ido a engrosar la Deuda Pública.

El problema es que los 140.000 millones de euros, se presupuestaron para hacer frente a las consecuencias de la llamada 1ª Ola del Covid, y aunque ya estamos por la 3ª Ola, todavía no hemos recibido ni un solo euro de Europa, por esto las previsiones para este 2021 no son nada halagüeñas, ya que el dinero llegará tarde y será del todo insuficiente.

¿Dónde irán los 140.000 millones de euros?

El Gobierno social-comunista de PSOE y Podemos se ha olvidado de explicar a los españoles, que el regalo envenenado de la UE, irá exclusiva y únicamente destinado a la transición verde y digital, y además irá en consonancia con las recomendaciones que hace anualmente la Comisión Europea, últimamente alineadas con la Agenda 2030, o lo que es lo mismo, la Unión Europea nos obligará a gastar nuestro dinero en lo que ellos nos digan, y no necesariamente en lo que nosotros necesitemos. Un ejemplo es eso que llaman la Agenda 2030, tema el cual daría para todo un libro, pero que para resumir diré que, a priori, será un cambio social y económico, en mi opinión, pésimo para la España que muchos queremos.

¿De qué estamos hablando?

Para que se hagan una idea de las magnitudes económicas de las que estamos hablando. Los 1,311 billones de euros de deuda que tenemos actualmente, representa que todos los españoles, ya sean trabajadores, autónomos, empresarios, jubilados, pensionistas, estudiantes, ni.-ni, funcionarios, etc. tendríamos que estar trabajando durante todo un año y unos tres meses seguidos, sin cobrar absolutamente nada, y todo nuestro sueldo, beneficio, o pensión, iría directamente a pagar la deuda pública española.

Otro dato, los 122.439 millones de euros de deuda que contrajimos sólo durante el año pasado, equivalen a que España cada día se gastó y se endeudó un total de 335 millones de euros, o lo que es lo mismo, cada hora gastamos 13 millones de euros, o lo que es lo mismo, cada minuto, el Gobierno social-comunista de PSOE y Podemos, se gastó 232.950 euros.

Para entender lo que representa nuestra deuda, es como si los 47.329.981 habitantes (incluidos los 5.235.375 de inmigrantes) que, según datos publicados por el INE, había en España el 1 de enero de 2020, es como si cada uno de nosotros, esto es, usted, su mujer, sus hijos, y sus nietos, debiéramos cada uno 27.699 euros. No sé usted, pero mis tres hijos, mi mujer y yo, no podemos hacer frente cada uno a esa deuda, máxime cuando nosotros apenas nos hemos beneficiado, ni hemos recibido apenas nada del todo el despilfarro.

¿En qué despilfarró España todo ese dinero?

La respuesta a esta pregunta daría pie, no sólo a otro artículo, sino que se podrían escribir varios libros, pero para resumir, gran parte del dispendio de España se va al Estado de las Autonomías, esto es, a las Comunidades Autonómicas, plagadas de políticos y sus amiguitos que viven del chollo, además a eso hay que sumarle todas las Fundaciones, Asociaciones, y empresas semipúblicas dirigidas por los amiguetes de los políticos de turno, y todo esto hay que multiplicarlo por 17 que son las Comunidades Autonómicas, eso, (entre otras cosas), da como resultado la abultada deuda de España.

¡Con Franco esto no pasaba!

Al morir Francisco Franco, la Deuda Española era tan sólo del 7,3%, y eso fue posible gracias a que teníamos otro tipo de Gobierno, otros políticos, y, sobre todo, otro presidente del Gobierno de España.

Con Franco, en España no se pagaba el 21% de IVA, ya que este impuesto no existía. No se pagaba IRPF, ya que este impuesto no existía. No se pagaba el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, ya que este impuesto no existía. No se pagaba el impuesto sobre el Patrimonio, ya que este impuesto no existía. El impuesto de sociedades era de tan sólo el 5%. El precio de la vivienda era infinitamente más bajo que en la actualidad. Los salarios eran dignos y justos, y una familia podía vivir. No había inseguridad. El paro estaba en el 3,7% de la población activa, etc.

Las comparaciones son odiosas

Con los datos aportados en este breve artículo, ahora usted puede hacer una comparación, y así determinar cuándo se vivía mejor en España, ahora, o con el Gobierno de Franco.

Por Pablo Martín

Delegación en Barcelona de la Fundación Nacional Francisco Franco

 

Compartir en: